La Milpa Muere, Tiene Sed

Print More

Autor: Diana Manzo  |  Publicado: 8 de febrero de 2017

La milpa es el sistema agrícola tradicional que los campesinos zapotecas preservan para el cultivo de maíz, tomate, calabaza, melón y sandía en un mismo espacio dinámico de recursos genéticos, forma parte de la economía campesina que no sólo les da para comer sino también para vivir en familia; este modo de vida la han heredado y conservado a través de varias generaciones y desde hace siete años las milpas en el Istmo de Tehuantepec han aprendido a sobrevivir ante el cambio climático, ya no llueve como antes y el agua de riego también se ha escaseado, la presa Benito Juárez y los pozos artesianos están casi secos, las milpas tienen sed y se están muriendo.

Jesús Toledo Pineda, Pedro Carrasco de la Cruz y Silviano Ruíz Vásquez, son tres de los campesinos zapotecas originarios de Juchitán que han aprendido a cosechar con escasa agua y vientos fuertes; su vida es el campo y allí piensan morir. Sus mañanas y sus tardes al inicio de cada ciclo agrícola, las dedican en cuidar que los pájaros no se lleven sus semillas recién sembradas, luego que los borregos y las plagas no se coman la milpa; y todo el tiempo pedirle a la naturaleza que se apiada de ellos.

En esta zona oaxaqueña aproximadamente 25 mil personas se dedican al campo, de ellos cerca de dos mil son campesinos juchitecos, quienes se dedican a la siembra de la milpa, aunque cerca de 500 han migrado al monocultivo como el sorgo y ajonjolí. El sorgo ha sido seriamente afectado por el cambio climático con la aparición de la plaga del pulgón amarillo, en los tres últimos ciclos agrícolas.

LEER MÁS
LEER MÁS ARTÍCULOS EN ESPAÑOL AQUÍ

Comments are closed.