Posts

A Regenerative Revolution in the Poultry Industry

NORTHFIELD, Minn. ― As a farmer, Reginaldo Haslett-Marroquin would tell you himself that he produces nothing. Nature does all the work.

However what Haslett-Marroquin can be credited for is leading a regional deployment of his patented regenerative poultry system, and managing systems development, infrastructure and farms operating under it.

Haslett-Marroquin and the Tree-Range system have turned southeast Minnesota into the epicenter of a budding movement in regenerative agriculture in the Midwest and beyond. The mission of the system is to deploy regenerative poultry at scale in the bordering region southwestern Wisconsin, northeastern Iowa and southeast Minnesota. Haslett-Marroquin said so far what’s been done is the organization of foundational support for the system and its infrastructure.

Fundamental to that infrastructure is deployment of poultry processing. Haslett-Marroquin said after a few years of work, the first poultry processing facility in Stacyville, Iowa, was purchased and is now in the process of becoming operational, with plans to open for processing next year.

KEEP READING ON DULUTH NEWS TRIBUNE

Ganadería carbono positivo: el futuro de la carne verde y la madera

“Un solo árbol aporta el oxígeno necesario que respiran tres personas por día”. Moverse de manera sustentable se ha convertido en el desvelo de toda actividad productiva. Sea industrial, como agropecuaria, como minera o de cualquier tipo, todos están bajo la lupa del cambio climático. Cuánto hacen y cuánto generan, ¿cuánto contaminan? ¿Y qué devuelven a cambio?

“El cambio climático es un tema que nos tiene preocupados, cada año la temperatura de la atmósfera marca récords y en este contexto, los árboles presentan un servicio ambiental indispensable para absorber CO2, una acción positiva que puede verse reflejada en bonos de carbono”, disparó como puntapié inicial, el presidente de la Asociación Forestal Argentina (AFoA), en el seminario sobre captación de carbono como parte del negocio forestal.

Los más de 500 personas que se sumaron a las distintas exposiciones, no sólo de Argentina sino de Latinoamérica y España, reflejan la importancia que tiene este tema para distintos sectores.

CONTINUE LEYENDO EN CLARIN

Perennial Vegetables Are a Solution in the Fight Against Hunger and Climate Change

Marisha Auerbach’s home garden is an edible landscape. Archways of table and wine grapes shade the entry while tree kales, tree collards, and stinging nettles dot the pathway. Auerbach, a permaculture teacher at Oregon State University, and her partner, Zane Ingersoll, estimate roughly 80 percent of their diet comes from this 6,600-square-foot lot in Portland. About 60 percent of the garden is perennial plants, trees, and shrubs—meaning they grow all year long and don’t need to be replanted or reseeded the following year.

Perennial agriculture—including agroforestrysilvopasture, and the development of perennial row crops such as Kernza—has come to prominence in recent years as an important part of the fights against soil erosion and climate change. Not only do perennial plants develop longer, more stabilizing roots than annual crops, but they’ve also been shown to be key to sequestering carbon in the soil.

Now, a new study in the journal PLoS ONE is pointing to vegetables like the ones in Auerbach’s garden as another important addition to the list.

KEEP READING ON CIVIL EATS

Investors Say Agroforestry Isn’t Just Climate Friendly — It’s Also Profitable

In the latter part of 2016, Ethan Steinberg and two of his friends planned a driving tour across the U.S. to interview farmers. Their goal was to solve a riddle that had been bothering each of them for some time. Why was it, they wondered, that American agriculture basically ignored trees?

This was no esoteric inquiry. According to a growing body of scientific research, incorporating trees into farmland benefits everything from soil health to crop production to the climate. Steinberg and his friends, Jeremy Kaufman and Harrison Greene, also suspected it might yield something else: money.

“We had noticed there was a lot of discussion and movement of capital into holistic grazing, no till, cover cropping,” Steinberg recalls, referencing some of the land- and climate-friendly agricultural practices that have been garnering environmental and business attention recently. “We thought, what about trees? That’s when a lightbulb went off.”

The trio created Propagate Ventures, a company that now offers farmers software-based economic analysis, on-the-ground project management, and investor financing to help add trees and tree crops to agricultural models. One of Propagate’s key goals, Steinberg explained, was to get capital from interested investors to the farmers who need it — something he saw as a longtime barrier to this sort of tree-based agriculture.

Propagate quickly started attracting attention. Over the past two years, the group, based in New York and Colorado has expanded into eight states, primarily in the Northeast and Mid-Atlantic, and is now working with 20 different farms. Last month, it announced that it had received $1.5 million in seed funding from Boston-based Neglected Climate Opportunities, a wholly owned subsidiary of the Jeremy and Hannelore Grantham Environmental Trust.

A Propagate Ventures agroforestry project in Hudson, NY, planted in April 2020. Image courtesy of Propagate Ventures

“My hope is that they can help farmers diversify their production systems and sequester carbon,” says Eric Smith, investment officer for the trust. “In a perfect world, we’d have 10 to 20 percent of U.S. land production in agroforestry.”

For the past few years, private sector interest in “sustainable” and “climate-friendly” efforts has skyrocketed. Haim Israel, Bank of America’s head of thematic investment, suggested at the World Economic Forum earlier this year that the climate solutions market could double from $1 trillion today to $2 trillion by 2025. Flows to sustainable funds in the U.S. have been increasing dramatically, setting records even amid the COVID-19 pandemic, according to the financial services firm Morningstar.

And while agriculture investment is only a small subset of these numbers, there are signs that investments in “regenerative agriculture,” practices that improve rather degrade than the earth, are also increasing rapidly. In a 2019 report, the Croatan Institute, a research institute based in Durham, North Carolina, found some $47.5 billion worth of investment assets in the U.S. with regenerative agriculture criteria.

“The capital landscape in the U.S. and globally is really shifting,” says David LeZaks, senior fellow at the Croatan Institute. “People are beginning to ask more questions about how their money is working for them as it relates to financial returns, or how it might be working against them in the creation of extractive economies, climate change or labor issues.”

Agroforestry, the ancient practice of incorporating trees into farming, is just one subset of regenerative agriculture, which itself is a subset of the much larger “ESG,” or Environmental, Social and Governance, investment world. But according to Smith and Steinberg, along with a small but growing number of financiers, entrepreneurs and company executives, it is one particularly ripe for investment.

Although relatively rare in the U.S., agroforestry is a widespread agricultural practice across the globe. Project Drawdown, a climate change mitigation think tank that ranks climate solutions, estimates that some 650 million hectares (1.6 billion acres) of land are currently in agroforestry systems; other groups put the number even higher. And the estimates for returns on those systems are also significant, according to proponents.

Vulcan Farm in Illinois combines intensive perennial polyculture, windbreaks, alley cropping, and silvopasture, and also features an innovative long-term lease model that provides options to non-operator landholders and land access for agroforestry farmers. Photo courtesy of Savanna Institute.

Ernst Götsch, a leader in the regenerative agriculture world, estimates that agroforestry systems can create eight times more profit than conventional agriculture. Harry Assenmacher, founder of the German company Forest Finance, which connects investors to sustainable forestry and agroforestry projects, said in a 2019 interview that he expects between 4% and 7% return on investments at least; his company had already paid out $7.5 million in gains to investors, with more income expected to be generated later.

This has led to a wide variety of for-profit interest in agroforestry. There are small startups, such as Propagate, and small farmers, such as Martin Anderton and Jono Neiger, who raise chickens alongside new chestnut trees on a swath of land in western Massachusetts. In Mexico, Ronnie Cummins, co-founder and international director of the Organic Consumers Association, is courting investors for funds to support a new agave agroforestry project. Small coffee companies, such as Dean’s Beans, are using the farming method, as are larger farms, such as former U.S. vice president Al Gore’s Caney Fork Farms. Some of the largest chocolate companies in the world are investing in agroforestry.

“We are indeed seeing a growing interest from the private sector,” says Dietmar Stoian, lead scientist for value chains, private sector engagement and investments with the research group World Agroforestry, also known by the acronym ICRAF. “And for some of them, the idea of agroforestry is quite new.”

Part of this, he and others say, is growing awareness about agroforestry’s climate benefits.

Gains for the climate, too

According to Project Drawdown, agroforestry practices are some of the best natural methods to pull carbon out of the air. The group ranked silvopasture, a method that incorporates trees and livestock together, as the ninth most impactful climate change solution in the world, above rooftop solar power, electric vehicles and geothermal energy.

If farmers increased silvopasture acreage from approximately 550 million hectares today to about 770 million hectares by 2050 (1.36 billion acres to 1.9 billion acres), Drawdown estimated carbon dioxide emissions could be reduced over those 30 years by up to 42 gigatons — more than enough to offset all of the carbon dioxide emitted by humans globally in 2015, according to NOAA — and could return $206 billion to $273 billion on investment.

Part of the reason that agroforestry practices are so climate friendly (systems without livestock, i.e. ‘normal’ agroforestry like shade grown coffee, for example, are also estimated by Drawdown to return well on investment, while sequestering 4.45 tons of carbon per hectare per year) is because of what they replace.

Photo of silvopasture system in Georgia by Mack Evans. Image via U.S. National Agroforestry Center.

Traditional livestock farming, for instance, is carbon intensive. Trees are cut down for pasture, fossil fuels are used as fertilizer for feed, and that feed is transported across borders, and sometimes the world, using even more fossil fuels.

Livestock raised in concentrated animal feeding operations (CAFOs), produce more methane than cows that graze on grass. A silvopasture system, on the other hand, involves planting trees in pastures — or at least not cutting them down. Farmers rotate livestock from place to place, allowing soil to hold onto more carbon.

There are similar benefits to other types of agroforestry practices. Forest farming, for instance, involves growing a variety of crops under a forest canopy — a process that can improve biodiversity and soil quality, and also support the root systems and carbon sequestration potential of farms.

A changing debate

Etelle Higonnet, senior campaign director at campaign group Mighty Earth, says a growing number of chocolate companies have expressed interest in incorporating agroforestry practices — a marked shift from when she first started advocating for that approach.

“When we first started talking to chocolate companies and traders about agroforestry, pretty much everybody thought I was a nutter,” she says. “But fast forward three years on and pretty much every major chocolate company and cocoa trader is developing an agroforestry plan.”

What that means on the ground, though, can vary widely, she says. Most of the time it is a company’s sustainability department that is pushing for agroforestry investment, not the C-suite. Some companies have committed to sourcing 100% of their cacao from agroforestry systems. Others are content with 5% of their cacao coming from farms that use agroforestry.

Alley cropping is a common form of agroforestry, where annual crops like hay, grains, or vegetables are grown between long rows of useful fruit or fodder trees. Here livestock advisor Gaabi Hathaway and herding dog Bohdi inspect ‘mulberry alley’ at Tennessee’s Caney Fork Farms. Image by Sherman Thomas courtesy of Caney Fork Farms.

What a company considers “agroforestry” can also be squishy, she points out — a situation that makes her and other climate advocates worry about companies using the term to “greenwash,” or essentially pretend to be environmentally friendly without making substantive change.

“What is agroforestry?” says Simon Konig, executive director of Climate Focus North America. “There is no clear definition. There’s an academic, philosophical definition, but there’s not a practical definition, nothing that says, ‘it includes this many species.’ Basically, agroforestry is anything you want it to be, and anything you want to write on your brochure.”

He says he has seen cases in South America where people have worked to transform degraded cattle ranches into cocoa plantations. They have planted banana trees alongside cocoa, which needs shade when young. But when the cocoa is five years old and requires more sun, the farmers take out the bananas.

“They say, ‘it’s agroforestry,’” Konig says. “So there are misunderstandings — there are different objectives and standards.”

He has been working to produce a practical agroforestry guide for cocoa and chocolate companies. One of the guide’s main takeaways, he says, is that there is not a one-size-fits-all approach to agroforestry. It depends on climate, objectives, markets, and all sorts of other variables.

This is one of the reasons that agroforestry has been slow to gain investor attention, says LeZaks of the Croatan Institute.

“There really aren’t the technical resources — the infrastructure, the products — that work to support an agroforestry sector at the moment,” LeZaks says.

Pigs raised on New Forest Farm in Wisconsin benefit from tree shade, fruits and nuts. Livestock serve multiple purposes in agroforestry, such as pest management, soil fertilization, and additional farm revenue. Photo courtesy of Savanna Institute.

While agroforestry is seen as having significant potential for the carbon offset market, its variability makes it a more complicated agricultural investment. Another challenge to agroforestry investment is time.

Tree crops take years to produce nuts, berries or timber. This can be a barrier for farmers, who often do not have extra capital to tie up for years.

It can also turn off investors.

“People are bogged down by business as usual,” says Stoian from World Agroforestry. “They have to report to shareholders. Give regular reports. It’s almost contradictory to the long-term nature of agroforestry.”

This is where Steinberg and Propagate Ventures come in. The first part of the company’s work is to fully analyze a farmer’s operation, Steinberg says. It evaluates business goals, uses geographic information system (GIS) components to map out land, and determines the trees most appropriate for the particular agricultural system. With software analytics, Propagate predicts long-term cost-to-revenue and yields, key information for both farmers and possible private investors.

After the analysis phase, Propagate helps implement the agroforestry system. It also works to connect third-party investors with farmers, using a revenue-sharing model in which the investor takes a percentage of the profit from harvested tree crops and timber.

Additionally, Propagate works to arrange commercial contracts with buyers who are interested in adding agroforestry-sourced products to their supply chains.

“Here’s an opportunity to work with farmers to increase profitability by incorporating tree crops into their operations in a way that’s context specific,” Steinberg says. “And it also starts addressing the ecological challenge that we face in agriculture and beyond.”

This report is part of Mongabay’s ongoing coverage of trends in global agroforestry, view the full series here.

Reposted with permission from Mongabay

El levantamiento de los movimientos de base: un llamado a cambiar el mundo

En esta entrevista, Ronnie Cummins, fundador de la Asociación de Consumidores Orgánicos, habla sobre su nuevo libro “Grassroots Rising: A Call to Action on Climate, Farming, Food and a Green New Deal”.

“Gran parte del libro habla de cómo necesitamos transformar nuestro sistema alimentario y agrícola, no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo, para poder resolver muchos de los problemas a los que nos estamos enfrentando: contaminación ambiental, problemas de salud, la crisis climática y el hecho de que tenemos tanta pobreza en las zonas rurales … “, dice Cummins.

La agricultura orgánica regenerativa es la respuesta a muchos problemas

Cummins hace un llamado a una transformación basada en la transición a la agricultura ecológica regenerativa, un tipo de prácticas agrícolas que tienen la capacidad de resolver muchos, si no la mayoría de estos problemas de forma simultánea.

Por ejemplo, uno de los argumentos principales a favor de los cultivos y alimentos genéticamente modificados (GE) era que iban a resolver el hambre en el mundo. La realidad, sin embargo, ha demostrado que este argumento es falso.

La agricultura transgénica en realidad hace todo lo contrario. Destruye nuestros suelos y hace que los alimentos sean más tóxicos y menos nutritivos. La agricultura regenerativa, por otro lado, ha demostrado ser superior con respecto al rendimiento y la nutrición, todo sin usar productos químicos tóxicos. Como Cummins señaló:

“La forma en que tradicionalmente hemos cultivado alimentos durante los últimos 10,000 años y la forma en que hemos criado animales en los últimos 20,000 o 30,000 años es realmente orgánica y de pastoreo.

Este experimento salvaje al cual la industria nos ha expuesto desde la Segunda Guerra Mundial, utilizando productos químicos tóxicos, fertilizantes sintéticos, semillas genéticamente modificadas y granjas industriales de animales, ha demostrado ser un desastre, no solo para los granjeros, los animales y la tierra, sino también para nuestra salud pública.

Nuestro llamado a cuidar de su salud y de su dieta está directamente relacionado con cuidar de nuestro medio ambiente y de todo nuestro sistema económico, y transformar este sistema degenerativo de alimentos, agricultura y uso de la tierra en un sistema orgánico y regenerativo “.

Cuatro impulsores del cambio

En su libro, Cummins detalla cuatro factores principales de cualquier sistema, ya sea, como en este caso, el sistema degenerativo que tenemos actualmente o el sistema regenerativo que nos gustaría tener:

  1. Educación y sensibilización: esto también incluye poner en práctica la información, es decir, cada vez que saque su billetera, está decidiendo si su dinero va a apoyar un sistema degenerativo o regenerativo. El verdadero cambio se produce cuando las personas trasladan sus creencias en el mercado.
  2. Innovación: esto incluye las innovaciones de los agricultores, ganaderos, personas que cuidan nuestros bosques y humedales y personas innovadoras en el área de la educación pública.
  3. Cambios en las políticas: esto incluye cambios de política desde las juntas escolares locales y los distritos de parques hasta la Casa Blanca. En la actualidad, nuestras políticas favorecen intereses especiales corporativos como Monsanto, Dow, DuPont, la industria farmacéutica y Wall Street. Una vez que obtengamos políticas que apoyen los productos orgánicos, la agricultura regenerativa y la salud natural, el crecimiento de estas áreas será mucho más fácil y rápido.
  4. Financiación e inversión: esto incluye tanto a inversores privados como a fondos públicos.

Como señaló Cummins, “educación, innovación, cambios en las políticas e inversión son los cuatro factores que impulsan este cambio de paradigma”. Sin embargo, a menudo el cambio es lento, y una de las razones por las que Cummins escribió “Grassroots Rising” fue para inspirar optimismo y esperanza.

“Obviamente, todavía estamos en una fase degenerativa, pero podemos salir de esto”, dice. “Creo que este año, el 2020, va a ser el comienzo de un enorme despertar global”.

Aumentar las mejores prácticas

Cummins es codirector de una granja orgánica de investigación y centro de conferencias a las afueras de San Miguel de Allende, México, donde coordina un sistema agrícola regenerativo que integra la producción orgánica de vegetales, semillas y forraje con el manejo integral regenerativo de aves, ovejas, cabras y cerdos. Él y otros buscan constantemente las mejores prácticas que se puedan ampliar e implementar con éxito en millones de granjas. Cummins explica:

“Llevamos 10 años dirigiendo una granja de investigación y educativa [Vía Orgánica] a las afueras de San Miguel de Allende, justo en el centro de México. Es la zona alta del desierto …

Si nos fijamos en las estadísticas, el 40% de la superficie del mundo corresponde a zonas semiáridas o áridas, y ese es el tipo de área donde nos encontramos aquí, … de hecho, este un paisaje muy común a nivel global.

Lo que es difícil como agricultor o ganadero, si vives en las partes semiáridas o áridas del mundo, es que no solo la lluvia es estacional y no recibes mucha, sino que es casi imposible de cultivar en la mayor parte de este terreno.

Lo que la gente ha hecho durante cientos de años es pastorear ganado en estas tierras áridas y semiáridas degradadas. El problema es que han sobrepastoreado gran parte de este 40% de la superficie del mundo”.

Las innovaciones simples pueden resolver problemas complejos

Durante uno de los talleres facilitados por Cummins sobre composta orgánica, dos granjeros locales se le acercaron diciendo que habían desarrollado una técnica muy simple usando el agave y los árboles de mezquite para producir forraje para animales sumamente económico y nutritivo.

Estas dos plantas, que crecen juntas de manera natural en áreas áridas y semiáridas, no requieren riego, y la fotosíntesis del agave se encuentra entre las más eficientes del mundo. El agave crece rápidamente, produce grandes cantidades de biomasa y secuestra y almacena enormes cantidades de carbono, tanto por encima como por debajo de la superficie del suelo, al mismo tiempo que produce alimento para animales o forraje económico y nutritivo y restaura la tierra.

Como señaló Cummins, el hecho de que los agaves y los mezquites (u otros árboles fijadores de nitrógeno) crezcan juntos de forma natural es la manera que tiene la naturaleza de reparar los paisajes erosionados. Las raíces del árbol de mezquite pueden alcanzar los 38 metros, fijan nitrógeno de la atmósfera en el suelo y absorben minerales desde las profundidades del suelo.

Mientras tanto, el agave agrega enormes cantidades de biomasa a la tierra cada año, de manera que se reduce el exceso de CO2 de la atmósfera, y extrae nitrógeno y otros minerales del suelo para alimentar su rápido crecimiento. Es más, cuando se cultiva junto a un árbol fijador de nitrógeno, se obtiene un sistema de biodiversidad que continuará creciendo y prosperando de forma continua.

El agave fermentado es un alimento para animales muy económico

El agave fermentado producido por este sistema es un alimento para animales que solo cuesta 5 centavos por kilo. La clave es la fermentación. Para los animales, las hojas crudas de agave son desagradables y difíciles de digerir debido a sus niveles de saponinas y lectinas, pero una vez fermentadas se vuelven digeribles y sabrosas.

La fermentación también aumenta el valor nutricional. Estaba tan impresionado con lo que Cummins me contó que coseché alrededor de 100 kilos de plantas de sábila y les apliqué este proceso para ver si las podía convertir en un alimento excelente para mis seis pollos. Este es un resumen del proceso:

  • Corta algunas de las hojas inferiores del agave y pícalas en trozos grandes con un machete. Uno de los agricultores, Juan Frías, inventó una máquina simple que muele la hoja y la deja fina como una ensalada de col.
  • Coloque las hojas de agave picadas en un balde grande y cuando esté lleno a la mitad presiona las hojas para eliminar el oxígeno. Continúa llenando el balde hasta arriba. Presiona de nuevo las hojas y ponle una tapa. (Como se explica más adelante, agregar vainas de mezquite a una tasa óptima del 20% aproximadamente duplicará el contenido de proteínas del producto final).
  • Déjalo reposar 30 días. El proceso de fermentación convierte las saponinas y lectinas en azúcares y carbohidratos naturales. El puré resultante se mantendrá fresco por hasta dos años.

Cummins y otros campesinos orgánicos mexicanos han hecho la prueba y han alimentado a diversos animales como ovejas, cabras, pollos y cerdos con el forraje de agave, y todos lo aman.

“La importancia de esto es, en primer lugar, si usted es un pequeño agricultor que no puede permitirse el lujo de comprar alfalfa, y no puede pagar el heno durante la estación seca. Es demasiado caro … Hace que los huevos y la carne se encarezcan demasiado para que la gente los compre.

Cuando comienzas a mirar … de reducir los costos de alimentación en un 50%, o incluso tres cuartos con estas cosas que cuestan un centavo, entonces no es necesario llegar al sobrepastoreo de mis animales. Todavía pastorean porque es bueno para ellos … pero no tendrías que tenerlos al aire libre todos los días, sobrepastoreando los pastos que ya están deteriorados.

Estamos hablando de algo increíble… El análisis de laboratorio del agave fermentado [muestra] que contiene aproximadamente de 5% a 9% de proteína, lo cual es bastante bueno. La proteína de la alfalfa es de 16% a 18%.

Lo que estos agricultores, que también son científicos retirados, descubrieron es que si pones un 20% de vainas de los árboles de mezquite en tu fermentación, se disparará el nivel de proteína hasta aproximadamente un 18%, casi lo mismo que contiene la alfalfa.

Hay muchas otros factores que hacen que el agave sea mejor opción que la alfalfa. Una de las cosas sobre la alfalfa es que requiere mucha agua … El agave usa una vigésima sexta parte de la cantidad de agua que la alfalfa necesita para producir un gramo de biomasa.

Estas plantas del desierto han evolucionado durante millones de años para utilizar el agua y la humedad de una manera realmente eficiente … La apertura en las hojas, llamada estomas … solo se abre por la noche, después del atardecer.

Estas plantas literalmente succionan la humedad del aire durante toda la noche, y luego, cuando llega el amanecer, los estomas se cierran … Pueden pasar años sin lluvia, y pueden sobrevivir a temperaturas bastante duras … [y] no se requiere ni un solo químico en todo este proceso. Todo este proceso es orgánico de forma inherente”.

Otras ventajas

Un certificador orgánico ahora está evaluando una de las operaciones que utilizan este proceso de alimentación a base de agave, que puede contribuir en gran medida a crear productos orgánicos menos costosos. Por ejemplo, en lugar de gastar 45 centavos por kilo en alimento orgánico para pollos, los criadores de pollo pueden reducir el gasto a entre 5 y 10 centavos por kilo.

Al final, eso hará que los pollos y huevos de corral orgánicos sean mucho más asequibles para el consumidor promedio. Lo mismo ocurre con los productos de cerdo, oveja y cabra.

Otros beneficios incluyen una mejor función inmune en los animales, similar a la observada en humanos que comen muchos alimentos fermentados. Además, alrededor del 50% del alimento de agave fermentado es agua, lo que significa que los animales no necesitan tanta agua.

Cummins y otros defensores de las granjas orgánicas ahora están tratando de convencer al programa mexicano de reforestación para que también participe. Esto resolvería varios problemas. En primer lugar, es difícil reforestar en climas áridos, que corresponden al 60% de México, ya que incluso los árboles de mezquite necesitan agua en su primera etapa de desarrollo hasta que se establezcan. Cultivar agave en áreas que ya tienen mezquite u otros árboles fijadores de nitrógeno aceleraría el proceso y reduciría la demanda de agua.

En segundo lugar, cultivar agave y mezquite juntos con el fin de reforestar, al mismo tiempo que se cuenta con instalaciones para producir alimentos fermentados de agave para la venta, permitirá que los agricultores que no están dispuestos a cultivar sus propios agaves aún pueden beneficiarse de esta económica alternativa de alimento. En tercer lugar, este proyecto también ayudaría a reducir la pobreza rural, que es lo que está impulsando la inmigración a los EE. UU.

“Si las personas no fueran tan pobres, si no vivieran en estos paisajes tan secos y degradados, no intentarían ir a los EE. UU., solamente irían de visita”, dice Cummins.

“Podemos resolver este problema de inmigración. Podemos resolver este problema de pobreza rural. Muchos de estos pequeños agricultores, ni siquiera pueden permitirse comer su propio animal, como el cordero, regularmente.

Lo tienen para celebraciones, pero, en las zonas rurales, deberían poder comer hamburguesas de cordero de forma regular. Ahora podrán hacerlo. A la larga, si restauramos el paisaje, cultivos como el maíz, los frijoles y la calabaza volverán a crecer … ”

Otra pequeña industria artesanal también está empezando a crecer alrededor del agave. Las fibras del agave son muy fuertes, por lo que la gente ahora las está comenzando a usar para hacer bloques o ladrillos de construcción livianos.

Por último, Cummins estima que si se siembran 2.5 millones de plantas de agave en 12,000 hectáreas durante la próxima década, se podrán eliminar todas las emisiones de gases de efecto invernadero creadas por el municipio de San Miguel en este momento.

Más información

Para obtener más información acerca de cómo la agricultura regenerativa puede ayudar a resolver muchos de los problemas que enfrenta el mundo en este momento, asegúrese de obtener una copia de “Grassroots Rising: A Call to Action on Climate, Farming, Food and a Green New Deal” (estamos trabajando en la traducción al español del libro y saldrá a la venta próximamente).

“Esta práctica regenerativa en tierras secas representa un cambio de las reglas del juego”, dice Cummins. “Hay prácticas en humedales y en el norte global, [donde] ya estamos viendo cosas como el manejo holístico del ganado y prácticas orgánicas biointensivas.

Precisamente, son todas estas prácticas juntas, las mejores prácticas implementadas en diferentes partes del mundo, en diferentes ecosistemas, lo que va a marcar la diferencia.

Es usted, el consumidor, el lector, el que necesita difundir estas buenas noticias, y espero que considere comprar una copia de mi nuevo libro, ‘Grassroots Rising’, donde trato de dibujar una hoja de ruta de cómo podemos regenerar los paisajes del mundo lo más rápido posible para que podamos volver a disfrutar de la vida “.

Publicado con permiso de Mercola.com

El poder del agave: cómo un revolucionario sistema agroforestal y de pastoreo en México puede ayudar a revertir el calentamiento global

“El uso de la tierra y las insostenibles emisiones de gases de efecto invernadero están dando un golpe tras otro a los ecosistemas naturales, claves para la lucha contra el cambio climático global.

Y sin grandes reducciones de emisiones y transformaciones en la producción de alimentos y la gestión de la tierra, el mundo no tiene ninguna posibilidad de evitar un calentamiento planetario catastrófico “.

Los agaves, cuyo ejemplar más conocido es el agave azul que se usa para producir tequila, en conjunto con especies fijadoras de nitrógeno a menudo arbustivas, como el mezquite, el huizache, el palo fierro del desierto y las variedades de acacia que crecen fácilmente junto al agave, se encuentran entre las plantas más comunes, prolíficas y, sin embargo, habitualmente denigradas o ignoradas en el mundo. Como señala el científico climático de la India, el Dr. Promode Kant:

“El agave es para las partes más secas del mundo lo que el bambú es para las zonas más húmedas. La captura de CO2 atmosférico de la vegetación está severamente limitada por la disponibilidad de tierra y agua. La mejor opción serían las especies que pueden utilizar tierras no aptas para la producción de alimentos y, sin embargo, acelerar la dinámica del secuestro de carbono.

Hasta un 40% de tierra en el planeta es árida y semiárida, principalmente en los trópicos, pero también en las zonas templadas y frías del norte. En casi la mitad de estas tierras, con una precipitación anual mínima de unos 250 mm y suelos ligeramente refractarios, la valiosa especie de agave crece razonablemente bien ”. (Kant, P. 2010)

Cuando los agaves y los árboles fijadores de nitrógeno son cultivados juntos y densamente intercalados, tienen la capacidad de extraer grandes cantidades de CO2 de la atmósfera y producir más biomasa (y forraje animal fermentado) en la superficie del suelo y en las capas subterráneas de forma continua cada año que cualquier otra especie desértica y semidesértica.

Ideal para climas áridos y cálidos, los agaves y sus árboles compañeros, una vez establecidos, requieren poca o ninguna irrigación para sobrevivir y prosperar. Los agaves solos pueden extraer y almacenar en la superficie del suelo el equivalente en peso seco de 30-60 toneladas de CO2 por hectárea.

Ahora, un nuevo modelo agroforestal y de alimentación de ganado basado en agave y desarrollado en el estado de Guanajuato, México, promete revitalizar la producción ganadera de campesinos y al mismo tiempo almacenar grandes cantidades de carbono atmosférico en la superficie del suelo.

Si estos sistemas de agave / agroforestería son ampliados e implementados en millones de pastizales actualmente degradados y sobrepastoreados, tienen el potencial no solo de mejorar la salud del suelo y el pasto, sino también ayudar a mitigar y potencialmente revertir el cambio climático.

Emergencia climática 

Como nos advierten los científicos de todo el mundo, los activistas y nuestra propia experiencia cotidiana, nos enfrentamos a una emergencia climática. El “ganar dinero a cualquier precio”, la economía sobrealimentada con combustibles fósiles, junto con la agricultura y las granjas industriales, el uso destructivo de la tierra y el consumismo sin sentido han bombeado al cielo una carga peligrosa de CO2 y contaminación por gases de efecto invernadero, provocando el calentamiento global y el cambio climático violento.

Las prácticas degenerativas de producción de alimentos, agricultura y uso de la tierra han decarbonizado y eliminado gran parte de la vida biológica y la capacidad natural de captura de carbono de nuestros suelos, bosques y ecosistemas.

Esta degradación y desertificación de los paisajes mundiales ha oxidado y liberado miles de millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera, y ha eliminado gran parte de la biomasa superficial que alguna vez se almacenó en nuestros bosques y paisajes.

Esta degeneración global ha causado la disminución de tanto carbono y vida biológica en nuestros suelos árboles y plantas, que estos sistemas naturales ya no pueden extraer y secuestrar (a través de la fotosíntesis natural) el exceso de CO2 y gases de efecto invernadero en la atmósfera suficientes para mantener el equilibrio necesario entre el CO2 y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera y el carbono almacenado en nuestros suelos, árboles y plantas.

La Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación (UNCCD) estima que las tierras áridas y semiáridas constituyen el 41.3% de la superficie terrestre de la tierra, incluido el 15% de América Latina (la mayor parte de México), el 66% de África, el 40% de Asia, y 24% de Europa.

Los agricultores y pastores en estas áreas enfrentan desafíos tremendos debido al aumento de las sequías, las lluvias irregulares, los suelos degradados, los pastizales sobrepastoreados y la escasez de agua. Muchas de estas áreas están en peligro de degenerar aún más hacia la desertificación, totalmente incapaces de sostener cultivos o ganado.

La mayoría de las tierras áridas del mundo se encuentran en las regiones subdesarrolladas económicamente del Sur Global, aunque también hay millones de acres de tierras áridas en los Estados Unidos, Australia y el sur de Europa. La agricultura, la ganadería y la conservación del ecosistema se están volviendo cada vez más problemáticas en estas tierras áridas, especialmente porque la mayoría de las granjas y ranchos en estas áreas no tienen pozos de riego o acceso a las aguas superficiales durante todo el año.

Los niveles de producción de cultivos y ganado se están deteriorando, los árboles y las plantas perennes generalmente se han eliminado o quemado estacionalmente, y las praderas y pastizales se han sobrepastoreado. Los niveles de pobreza, desempleo y desnutrición en estos paisajes degradados son rampantes y dan lugar a la violencia, el crimen organizado y la migración forzada.

Sin embargo, tenemos una solución que nos llega de México y es aplicable a muchas otras regiones. Siempre y cuando los agricultores y los ganaderos detengan el pastoreo excesivo en los pastizales y eliminen las prácticas de tala y quema, y en lugar de eso se enfoquen en reforestar, revegetar, rehidratar y volver a carbonizar los suelos agotados mediante la implementación de prácticas tradicionales y autóctonas de captación de agua, agrosilvicultura, ganadería y gestión de la tierra junto con agroforestería basada en agave, entonces quizás podamos enverdecer las áreas secas y secuestrar y almacenar grandes cantidades de carbono.

Vía Orgánica

Después de décadas como activista por la alimentación y el clima y oponiéndome a las prácticas pro-transgénicos para la Asociación de Consumidores Orgánicos en los Estados Unidos, ahora paso una buena parte de mi tiempo administrando un rancho orgánico y regenerativo y centro de capacitación, Vía Orgánica, en la zona alta del desierto del Bajío en el centro-norte de México.

El ecosistema semiárido y de temporal (lluvia estacional) y clima en el estado de Guanajuato es similar al de muchas partes de México, y al del 40% del mundo. En nuestro valle, generalmente tenemos 500 milímetros de precipitación en la “temporada de lluvias” (julio-octubre), que enverdece el paisaje, seguido de ocho meses con poca o ninguna lluvia.

En el Rancho Vía Orgánica hemos estado tratando de regenerar nuestro ambiente de alto desierto (1,920 metros de elevación). Para lograrlo hemos desarrollado prácticas agrícolas, ganaderas y de manejo del paisaje que producen alimentos y semillas orgánicas saludables, secuestran carbono en el suelo, preservan nuestro monte o áreas naturales densamente vegetadas, disminuyen la velocidad del agua e infiltran el agua de lluvia (incluida la escorrentía que baja por las montañas y laderas) para recargar nuestra capa freática y reforestan y revegetan nuestros campos de maíz y pastizales todavía algo degradados.

Si observamos nuestro valle de montaña, la flora más prominente son los cactus y los agaves (algunos de los cuales son bastante grandes) junto con cientos de mezquites, huizaches y acacias en forma de arbustos y árboles, espinosos y típicamente de tamaño pequeño.

En Vía Orgánica, igual que la mayoría de los pequeños agricultores y ganaderos en México, irrigamos únicamente con el agua de lluvia que podemos recolectar y almacenar en cisternas, estanques y suelos. De esta manera podemos cultivar nuestros vegetales y cultivos de cobertura, mantener nuestros olivos, moreras, cítricos y granados, y proporcionar agua y forraje para nuestros animales.

El 86% de los agricultores y pastores mexicanos no tienen pozo ni fuente de riego, aparte de la lluvia estacional, y por lo tanto luchan para cultivar sus milpas (maíz, frijoles y calabaza) y criar a sus animales en estos paisajes áridos o semiáridos.

Enverdecer las tierras áridas: un nuevo modelo de agroforestería

Hace unos meses, el Dr. Juan Frías, profesor universitario retirado y científico, se me acercó después de asistir a un taller en nuestro rancho. Mientras discutíamos sobre la agricultura regenerativa, la captura de carbono en el suelo y el cambio climático, Juan me habló de un nuevo sistema de manejo agroforestal y ganadero de tierras áridas (ovejas y cabras), basado en agaves y árboles de mezquite en la comunidad cercana de San Luis de la Paz. Ellos llaman a su sistema agroforestal Modelo Zamarripa.

Estos agricultores están transformando su paisaje y sus medios de vida al plantar, podar e intercalar densamente especies de agaves de crecimiento rápido y de alta producción de biomasa y forraje (1600-2000 por hectárea) entre especies de árboles preexistentes de arraigo profundo fijadores de nitrógeno, como el mezquite, o entre plántulas de árboles.

Cuando los agaves tienen tres años, y durante los siguientes cinco a siete años, los agricultores pueden comenzar a podar las hojas o pencas, cortarlas finamente con una máquina y luego fermentar el agave en contenedores cerrados durante 30 días, idealmente combinando las hojas del agave con un 20% o más de vainas de mezquite por volumen para darles un mayor aporte de proteína. En nuestra región, los árboles de mezquite comienzan a producir vainas que se pueden cosechar a los cinco años.

Para el séptimo año, el mezquite y los agaves han crecido y han creado un bosque bastante denso. En los años octavo a décimo, el tallo de la raíz o piña del agave (que pesa entre 45 y 90 kilos) está listo para la cosecha y producir un licor destilado llamado mezcal. Mientras tanto, los hijuelos o crías de las plantas de agave madre se trasplantan continuamente al sistema agroforestal, lo que garantiza el crecimiento continuo de la biomasa (y el almacenamiento de carbono).

Como parte de su sistema agroforestal o silvopastoril, los agricultores de Zamarripa integran el pastoreo rotativo de ovejas y cabras en su rancho, y complementan el forraje de los pastizales que sus animales consumen con ensilado fermentado. El forraje fermentado también parece proporcionar un excelente ensilaje para otros animales, incluidos el ganado, los cerdos y las gallinas.

La innovación revolucionaria de estos agricultores ha sido convertir las hojas de agave, una fuente de biomasa hasta ahora indigesta pero enorme y accesible, en un valioso alimento para animales, utilizando el proceso natural de fermentación para transformar los compuestos indigeribles de saponina y lectina de las plantas en carbohidratos y fibra digeribles.

Para hacer esto, han desarrollado una máquina relativamente simple, conectada a un tractor, que puede cortar las hojas muy duras del agave. Después de picar el agave, lo fermentan anaeróbicamente en un recipiente cerrado (nosotros usamos baldes de 18 litros con tapa).

Después de 30 días, el producto final fermentado es un ensilaje o forraje para animales nutritivo pero muy económico; producirlo cuesta menos de un peso mexicano (o cinco centavos de dólar) por kilo.

Según el Dr. Frías, las ovejas convierten diez kilos de alimento en un kilo de peso corporal fácilmente. Por menos de 5 centavos por kilo, este forraje puede marcar la diferencia entre la supervivencia y la quiebra para las decenas de millones de pequeños agricultores y pastores del mundo.

Los agaves y el almacenamiento y captura de carbono

El sistema de forestación y silvopastura de las tierras áridas de Zamarripa extrae grandes cantidades de CO2 de la atmósfera. Algunos agrónomos estiman que ciertas variedades de agave pueden producir hasta 43 toneladas por hectárea de biomasa en peso seco por año, de forma continua.

Estas variedades de agave de alta producción de biomasa probablemente prosperarán en muchos de los ecosistemas áridos del mundo, donde sea que esté creciendo cualquier tipo de agave y árboles fijadores de nitrógeno.

Se pueden encontrar especies de agave y árboles compañeros fijadores de nitrógeno como el mezquite en la mayoría de las regiones áridas y semiáridas del mundo. El mezquite crece fácilmente no solo en Texas y el suroeste de los EE. UU., México, América Central, Argentina, Chile y otras naciones latinoamericanas, sino que también “prospera en regiones áridas y semiáridas de América del Norte, África, Medio Oriente, Túnez, Argelia, India, Pakistán, Afganistán, Myanmar (Birmania), Rusia, Hawai, Antillas, Puerto Rico y Australia “.

En Vía Orgánica, en las afueras de San Miguel de Allende, Guanajuato, utilizamos cercas solares móviles en los potreros para nuestras ovejas y cabras con el fin de proteger las plántulas de árboles, evitar el pastoreo excesivo o el pastoreo insuficiente, eliminar los pastos muertos y las especies invasoras, y distribuir las heces y la orina de los animales en el paisaje de manera controlada.

Al mismo tiempo, rotamos y movemos nuestro ganado diariamente y de forma paralela, estamos trasplantando, podando, cortando finamente (con maquinaria) y fermentando (en contenedores cerrados) las pesadas hojas de biomasa o pencas de agave salmiana. Algunas pencas u hojas de agave pueden pesar (mojadas) hasta 40 kilos.

La abundante cosecha de este sistema regenerativo, de alta biomasa y alto secuestro de carbono, incluye no solo forraje nutritivo de muy bajo costo para animales, sino también cordero, queso, leche, aguamiel (savia de agave), pulque (una bebida ligeramente alcohólica) y licor de agave destilado (mezcal). Todos estos productos son producidos orgánicamente sin químicos sintéticos o pesticidas de ningún tipo, a precios asequibles, y generan un exceso de biomasa y fibra de agave disponible para textiles, composta, biocarbón y materiales de construcción.

Un potencial enorme de reducción del carbono atmosférico

Desde la perspectiva de la crisis climática, este sistema agroforestal puede ser transcendental y tener un enorme impacto para mitigar y eventualmente revertir el calentamiento global, especialmente si es implementado a gran escala en las tierras áridas y semiáridas del planeta. Las cuarenta y tres toneladas de biomasa de peso seco sobre el suelo que este sistema produce de forma continua por hectárea por año representa una de las tasas más altas de extracción y almacenamiento de carbono atmosférico en el mundo, además de los bosques sanos.

Imagine el potencial de secuestro de carbono si los agricultores y pastores rurales pueden establecer sistemas agroforestales basados ​​en el agave durante la próxima década en solo el 10% de los cinco mil millones de acres degradados del mundo (500 millones de acres o 202 millones de hectáreas), áreas no aptas para la producción de cultivos pero donde los agaves son adecuados. Los árboles nativos fijadores de nitrógeno (como las variedades de acacia en África) ya están creciendo o podrían crecer.

Siendo conservadores y estimando una tasa de almacenamiento de carbono de biomasa en la superficie del suelo de 10 toneladas de carbono por acre por año en estos 500 millones de acres, (contando tanto el agave como los árboles complementarios, la biomasa superficial y subterránea), podríamos secuestrar acumulativamente cinco mil millones de toneladas de carbono (18 mil millones de gigatoneladas de CO2) de la atmósfera cada año.

Cinco mil millones de toneladas de carbono adicional secuestradas en los suelos y la biota de la Tierra equivalen a casi el 50% de todas las emisiones humanas de gases de efecto invernadero en 2018.

El poder de un sistema agroforestal a base de agave

Un poco más de información sobre los agave y los árboles que fijan nitrógeno como el mezquite, el huizache u otros árboles productores de forraje y alimentos como la moringa puede ser de ayuda para comprender mejor el potencial de este sistema agroforestal / de pastoreo holístico.

Numerosas variedades de agaves (junto con sus parientes de cactus y árboles compañeros fijadores de nitrógeno) crecen en aproximadamente el 20% de las tierras del planeta, esencialmente en la mitad de las tierras secas del mundo donde hay una precipitación anual mínima de aproximadamente 250 mm, donde la temperatura nunca llega a menos de 10 grados centígrados negativos.

El Dr. Promode Kant ha descrito la enorme producción de biomasa y el potencial de almacenamiento de carbono de los agaves en áreas secas:

“El agave puede … usarse para proyectos de secuestro de carbono bajo el MDL [Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo Climático de Kioto] aunque por sí mismo no constituya un cultivo arbóreo y no pueda proporcionar la cobertura mínima requerida de la copa de los árboles para crear un bosque como lo requieren las reglas del MDL.

Sin embargo, si la cobertura de copa mínima requerida se crea plantando un número adecuado de especies de árboles compatibles en plantaciones de agave, entonces el carbono secuestrado en los agaves también será elegible para la medición como biomasa seca en la superficie del suelo y proporcionará unos bonitos créditos de carbono…

No causa ninguna amenaza a la seguridad alimentaria y no demanda agua, que es escasa y, dado que se puede cosechar anualmente después de un corto período inicial de gestación y proporciona muchos productos que tienen mercados existentes, también es adecuada para la erradicación de la pobreza … “

Con más de 200 variedades que crecen en todo el mundo, los agaves pueden prosperar incluso en tierras secas y degradadas no aptas para la producción de cultivos gracias a su metabolismo ácido de las crasuláceas (CAM) (los cactus y otras plantas desérticas similares también tienen un mecanismo CAM ). Este mecanismo permite a estas plantas extraer la humedad del aire y almacenarla en sus hojas gruesas y duras durante la noche. En cambio, durante las horas del día la apertura de sus hojas (los estomas) se cierra, de manera que la evaporación se reduce drásticamente.

Al mismo tiempo, sus raíces relativamente poco profundas se extienden horizontalmente, absorbiendo la humedad y los nutrientes disponibles de la capa superior del suelo, especialmente durante la temporada de lluvias.

Además, su sistema de propagación de hijuelos o retoños (hasta 50 entre algunas variedades) que crecen de sus raíces horizontales hace que el agave sea una planta perenne auto reproductora, capaz de mantener un alto crecimiento de biomasa, y almacenamiento y secuestro de carbono a largo plazo.

Incluso cuando un agave en crecimiento se poda a partir del tercer año (para producir ensilaje fermentado) y toda la planta de agave madura (la piña) se cosecha al final de su vida útil para hacer mezcal, en nuestro caso después de 8-10 años, deja atrás una familia de retoños que realizan fotosíntesis y producen biomasa (hojas y tallo) a una velocidad igual o mayor que la planta madre.

En otras palabras, se puede mantener un nivel muy alto de almacenamiento de carbono sobre la superficie del suelo y secuestro subterráneo (10-17 toneladas de carbono por acre) año tras año. Todo esto se puede lograr sin riego y sin fertilizantes sintéticos o productos químicos, siempre que los agaves se intercalen junto con árboles fijadores de nitrógeno como el mezquite, huizache, moringa u otras especies de tierras secas como las acacias que crecen en áreas áridas o semiáridas.

Los agaves y varios de sus árboles compañeros han sido utilizados como fuente de alimentos, bebidas y fibra por las sociedades indígenas durante cientos, de hecho miles de años (Álvarez-Fuentes et al, 2015). Sin embargo, hasta hace poco los agricultores no habían sido capaces de descubrir cómo utilizar la gran cantidad de biomasa de las hojas del agave que, a menos que estén fermentadas, son básicamente indigestas (llenas de saponinas y lectinas) e incluso dañinas para el ganado.

De hecho, esta es la razón por la cual, además de las espinas y las pieles gruesas de las hojas, los animales generalmente no se las comen, a menos que se mueran de hambre. Según el Dr. Juan Frías, una vez que sus enormes hojas (que contienen 30% de azúcar) se cortan y se fermentan en recipientes cerrados, después de un corto período de ajuste, los animales que pastan (cerdos y aves de corral) engullen este forraje dulce y nutritivo como si fuera caramelo.

El desarrollo de un sistema de especies nativas / agroforestería / ganadería en 5-10 millones de acres (2-4 millones de hectáreas) de tierra no aptos para cultivos alimentarios en un país de gran superficie como México (posee 144 millones de hectáreas de tierras de cultivo y pastizales, gran parte de los cuales están degradados) podría literalmente secuestrar 37-74 % de las emisiones netas actuales de combustibles fósiles del país (las emisiones netas actuales son 492 millones de toneladas de CO2).

Y, por supuesto, donde se implementen estos sistemas de agave / agroforestería / pastoreo holístico, los agricultores y ganaderos también restaurarán la fertilidad y la capacidad de retención de humedad de millones / billones de acres de pastizales y praderas, promoviendo así la autosuficiencia alimenticia y la prosperidad de las áreas rurales.

Aumentar la implementación de las mejores prácticas regenerativas en los miles de millones de hectáreas de tierras de cultivo, pastizales y tierras forestales del mundo, especialmente aquellas tierras degradadas que ya no son aptas para cultivos o pastoreo, junto con la transición de combustibles fósiles a energías renovables, puede tener un papel muy importante para detener y revertir el cambio climático.

 

Ronnie Cummins es el director internacional de Organic Consumers Association (OCA) y miembro de la junta directiva de Regeneration International (RI). Su Nuevo libroGrassroots Rising: A Call to Action on Climate, Farming, Food, and a Green New Deal” saldrá a la venta en febrero de 2020. 

 

Referencias y fuentes
1. HuffPost 8 de agosto, 2019
https://www.huffpost.com/ entry/united-nations-ippc-report-climate-land_n_5d4b872ce4b09e729740d9fb

2. Institute of Green Economy, Could Agave be the Species of Choice for Climate Change Mitigation?
https://www.igrec.in/ could_agave_be_the_species_of_choice_for_climate_change_ mitigation.pdf

3. Facebook, Hacienda Zamarripa https://www.facebook.com/ haciendazamarripa/

4. Institute of Green Economy, Could Agave be the Species of Choice for Climate Change Mitigation?
https://www.igrec.in/ could_agave_be_the_species_of_choice_for_climate_change_ mitigation.pdf

5. Texas Almanac, The Ubiquitous Mesquite
https://texasalmanac.com/topics/environment/ubiquitous-mesquite

6. Institute of Green Economy, Could Agave be the Species of Choice for Climate Change Mitigation?
https://www.igrec.in/ could_agave_be_the_species_of_choice_for_climate_change_mitigation.pdf

The Secret Behind Costa Rica’s Remarkable Green Transformation

Aldo Sánchez surveys a field of lofty banana trees with cacao plants bursting with fruit nestled beneath them. “Two and a half years ago, this was pure pasture,” he says. Indeed, his neighbor’s field is just grass.

Four decades ago, a swath of land including Sánchez’s farm in Jabillos in central Costa Rica was deforested to plant coffee. It was later turned over to cattle, but ranching dried up when prices collapsed. Cacao — the raw material for chocolate — had not been planted since the late 1970s, when the monilia fungus destroyed 80 percent of the national crop.

“Even 10 kilometers [6 miles] away, people couldn’t believe we were planting cacao because the last people to do that were their grandparents,” Sánchez says.

His farm is a successful example of agroforestry — the sustainable combination of crops with trees — that is complementing Costa Rica’s remarkable reforestation in the past three decades.

Today, with exuberant tropical vegetation cloaking its countryside, it’s hard to imagine that the Central American nation of 5 million people could once have been any greener.

 

KEEP READING ON OZY

How Regenerative Agroforestry Could Solve the Climate Crisis

  • Farming is responsible for almost 30% of global greenhouse gas emissions.
  • Agriculture is the root cause of 80% of tropical deforestation.
  • Regenerative agroforestry, an agricultural method that mimics natural ecosystems, could help reverse these trends.

Our world is changing. The EU has just declared a climate emergency and stated that Europe must reach zero greenhouse gas emissions by 2050 – in the same year, our planet’s population is expected to hit 10 billion people. Global food production needs to prepare for an uncertain future and rising populations.

Climate, soil and farming: an intimate relationship

How we produce food is having a massive impact on our planet and driving the climate crisis. Farming is responsible for almost 30% of global greenhouse gas emissions. Land conversion and external inputs required for industrial agriculture lead to ecological dead-zones. Mechanization and commonly used synthetic fertilizers cause various emissions, while intensive management to raise crop yields releases carbon from the soil.

KEEP READING ON WORLD ECONOMIC FORUM

Inga Foundation: cambiando vidas de una manera revolucionaria

Mike Hands, de Inga Foundation, un afiliado de Regeneration International (RI), trabaja en Honduras con campesinos de tala y quema con un promedio de 20 acres (ocho hectáreas) de tierras. Eso es considerablemente más grande que la mayoría de las granjas de tala y quema, que Mike estima que no sobrepasan los cinco acres (dos hectáreas).

Si usa esa cifra de dos hectáreas como punto de referencia y la multiplica por los 300 millones de granjas de tala y quema en todo el mundo, tiene 1.5 mil millones de acres. Esa es una gran cantidad de acres de tala y quema, acres que con mejores prácticas agrícolas, podrían convertirse en granjas que secuestran carbono.

Según Hands, la conversión de tala y quema al método de cultivo con el árbol Guama (en inglés, Inga) de Inga Foundation secuestra alrededor de 35 toneladas de carbono por acre por año durante un período de 12 años.

Multiplique eso por 1.5 mil millones de acres, y si cada granja de tala y quema en todo el mundo se convirtiera al modelo con la guama de Inga Foundation, podría secuestrar hasta 52.5 mil millones de toneladas (gigatoneladas) de CO2 en un período de 12 años.

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU., un gigatón de carbono secuestrado reduce los niveles de carbono atmosférico en casi 0,5 partes por millón.

Entonces, si todos los agricultores de tala y quema en todo el mundo cambiaran al modelo con la guama de Inga Foundation, sería suficiente para reducir el nivel tan peligrosamente alto de carbono del mundo de 400 partes por millón (ppm) en unos 25 ppm, a aproximadamente 375 ppm, acercándonos mucho más al nivel de 350 ppm que 350.org exige para estabilizar el clima mundial.

Claramente, Inga Foundation está en lo cierto.

El periódico The Guardian parece pensar que sí. Clasificó a Mike Hands en el número 44 en una lista de las 100 personas más importantes para salvar el mundo, por delante de luminarias como Henry David Thoreau, Mahatma Gandhi, Charles Darwin y el Dalai Lama. Una compañía bastante estimulante.

Inga Foundation está activa en Costa Rica, el Congo, la República Democrática del Congo, Madagascar y el Reino Unido. Pero el proyecto más grande de la fundación está en Honduras, donde se está trabajando con 300 agricultores familiares. Eso está muy lejos de los 250 millones. Pero es un comienzo. Y está creciendo.

Cuando hablé con Mike desde su base en el Reino Unido, dijo que los agricultores hondureños que han visto el rendimiento de los cultivos de sus vecinos que emplean la guama se están alineando para aprender las técnicas con la guama y obtener ayuda de Inga Foundation para empezar, especialmente a raíz de una gran tormenta en 2016 que causó inundaciones generalizadas y literalmente arrasó con las granjas de muchos campesinos de tala y quema que no usan la guama.

Las granjas de tala y quema tienden a estar en laderas, a menudo laderas empinadas, donde el terreno accidentado, el difícil acceso y la vulnerabilidad a la erosión hacen que la tierra sea menos deseable y disminuye la competencia por la tierra. Todos estos factores se combinan para ofrecer al menos cierto grado de protección contra las grandes y crecientes plantaciones de aceite de palma como biocombustibles que a menudo usan la violencia e incluso el asesinato para desplazar a los agricultores en las llanuras costeras de Honduras.

Pero esas ventajas tienen un costo, y cuando los agricultores que usan la guama se recuperaron de la tormenta de 2016 y la devastadora sequía que siguió a la tormenta, sus vecinos se dieron cuenta y el interés en los métodos de Inga Foundation aumentó.

Los conceptos básicos de la guama no son muy complicados. Plantas hileras de árboles de guama, que tienen sistemas de raíces extensos, poco profundos y de rápido crecimiento, entre hileras de cultivos, en un método conocido como cultivo en callejones. Esto aumenta la retención del suelo, especialmente frente a desafíos como lluvia intensa, sequías y huracanes. Luego, complementa la nutrición del suelo con el follaje en descomposición de los árboles de guama y con suplementos minerales, lo que es más importante, fosfato de roca, no fosfato estándar que es arrastrado y se pierde mucho más rápidamente.

La tala y quema es difícil para los agricultores porque la tierra que se limpia pierde la nutrición del suelo tan rápido que los agricultores tienen que limpiar nuevas tierras cada 5-7 años. Eso es trabajo duro. Altera las familias y la vida familiar. Y la búsqueda interminable de nuevas tierras para limpiar y cultivar lleva a los agricultores a conflictos a veces violentos con otros agricultores, terratenientes y pueblos indígenas.

Además, cada vez que los agricultores cortan y queman una hectárea de tierra (2.5 acres), se liberan al menos 100 toneladas de carbono a la atmósfera, según Mike Hands. Y en este momento, el mundo observa con horror cómo se desarrolla este proceso, y se acelera, en las selvas tropicales amazónicas de Brasil y Bolivia, particularmente en Brasil, donde el nuevo gobierno de extrema derecha de Jair Bolsonaro está haciendo la vista gorda, o incluso alentando, lo que a menudo es robo de tierras y posterior quema ilegal.

Es un largo camino pasar de las 300 familias de Inga Foundation hasta la cifra global de 250 millones de agricultores de tala y quema. No es sorprendente, Hands dice, que el mayor desafío para el crecimiento de Inga Foundation es la financiación. Y las burocracias gubernamentales tampoco están ayudando. En Honduras, un envío de la fundación de 18.800 kilos de fosfato de roca se ha retrasado en la aduana desde 2017. Y las tarifas de aduana y almacenamiento siguen aumentando, lo que hace que la eventual liberación del fosfato de roca sea cada vez menos probable y esté cada vez más lejos de su alcance.

A pesar de todos los desafíos que enfrenta Inga Foundation, Mike Hands es optimista. “El modelo de la guama está cambiando vidas y medios de vida de una manera revolucionaria”, me dijo Mike. “Estimamos que las familias en nuestro programa Land for Life han plantado más de 3 millones de árboles desde 2012”.

Eso parece un muy buen comienzo.

Lawrence Reichard es periodista independiente. Para mantenerse al día con las noticias y los eventos, suscríbase aquí para recibir el boletín Regeneration International.

Regeneration: Updates from Around the World

Leer en español aquí

Ever since its creation in 2015, Regeneration International has been working locally to strengthen a global movement of solidarity. So far, 218 regenerative farms or projects located in 55 different countries are part of the Regeneration International Partner Network.

Since the beginning of the year, several workshops, conferences and regional and international meetings have been held to nourish and connect the global regeneration movement. Regeneration Belize held its first General Assembly. In Kenya, we will be present at World Soil Week. And in Chiapas, Mexico, we will participate in the First Mexican Congress of Agroecology.

BELIZE: Regeneration Belize Holds First Annual General Meeting in Belmopan

Regeneration Belize held its first General Assembly meeting on February 13 in the National Agriculture & Trade Show (NATS) conference room in Belmopan, compliments of the Ministry of Agriculture.

Regeneration Belize is the result of the common effort of producers, educators, consumers and educators from Belize and international allies. The first step for the formation of this group was taken during the First Tropical Agriculture Conference that took place in Belmopan in November 2018.

On March 19, Regeneración Belice organized a biocarbon workshop, by Christopher Nesbitt from Maya Mountain Research Farm and board member of Regeneration Belize, with a participation of 51 people. A seed preservation workshop is planned for June with the participation of RI, Sustainable Harvest International (SHI), the Ministry of Agriculture and others involved in seed preservation. Regeneration Belize continues to develop numerous events for 2019, from its Second Conference on Regenerative Tropical Agriculture in November to its participation in World Food Day in October.

URUGUAY: Regeneration Movement Gaining Traction in Uruguay!    

On February 14, the workshop “José Ignacio, Regenerative Lighthouse: Water and Soil Free of Agrochemicals” was held La Excusa restaurant, in José Ignacio, Uruguay. The event was held in conjunction with the local Gastronomic Fair, sponsored by several local, national and international organizations and NGOs, including Savory International.

Workshops on regenerative farming practices will be held monthly, in order to spread the regenerative movement across Uruguay. For more information, call or WhatsApp: 598-98106116.

UNITED STATES: Global Earth Repair Conference, Port Townsend, Washington (USA), May 3-5, 2019

The Global Earth Repair Conference will bring together about 500 people to talk about earth repair at local, regional, state, national and international levels. The Global Earth Repair Conference facilitates the exchange of information between earth repair practitioners.

This year’s event will focus on how to apply earth repair to urban areas, farmland, forests, rangeland, shrub steppes, deserts, streams, rivers, coral reefs, oceans and other ecosystems.  Seed collecting, earthworks, swales, nurseries, native plants, plant establishment, hoedads, live staking, sprigging, and much else will be on the menu.

MEXICO: 1er. Congreso Mexicano De Agroecología, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, May 12-17, 2019

Regeneration International and the Organic Consumers Association (OCA), together with the Mexican Seeds Network, will participate in the First Mexican Congress of Agroecology with a series of activities related to the defense of seeds and agricultural diversity.

On Wednesday, May 15, there will be workshops on seed production and on the 100% nixtamalized tortilla. There will also be a presentation of “SIEMBRA!,” an educational series on seed production, and a seed exchange.

On Thursday, May 16, there will be a table entitled “seeds and resilience: learning, resistance and construction through the defense, conservation and production of seeds,”  which will feature speakers from the academic and public sector and nonprofits.

EAST AFRICA: Global Soil Week, Nairobi, Kenya, May 27-30, 2019

Global Soil Week will bring soil scientists and practitioners to deliberate on how to create environments that enable the Land Degradation Neutrality in Africa. Regeneration International’s Precious Phiri will partner with the German Federal Office for Agriculture and Food (Viridiana Alcántara) to conduct a field trip to the Kenyan Savory Hub on the Masai Mara lands. This event will showcase the potential for soil health regeneration in the dry lands of Kenya. The hope is that this will trigger interest among scientists to partner with Savory Hubs on projects geared toward regenerating rangelands.

UNITED STATES: Green New Deal Incites Hope for Comprehensive Ag Policy Change

Regeneration International supports the Green New Deal (GND), a 10-year mobilization plan to address climate change and income inequality in the U.S. The GND offers an unprecedented opportunity to finally unite the environmental, climate, food, labor and economic justice activists in the U.S.  around one policy platform that offers solutions for the multiple crises we face.

RI is working behind the scenes in the U.S. to build a national coalition of farmers and ranchers for a GND with the ultimate goal of drafting and building support for major agricultural policy reforms to address global warming and other crises, including deteriorating public health, water pollution, the collapse of family farms and their communities, loss of wildlife and biodiversity, and low wages for farm and food industry workers.

We’ll make some important announcements about our partnership with the Sunrise Movement in the coming months. For now, if you live in the U.S., please use this form to ask your members of Congress to support the Green New Deal.

Are you a farmer or rancher in the U.S.? Please sign this letter to Congress urging support for a Green New Deal.

Thank you!