Posts

Composting and Mulching to Build Healthy Soils

When weather conditions are dry, it is a good time to explore ways to conserve water. Organic material is essential to good soil. Well-decomposed organic matter helps increase water and nutrient holding capacity of the soil. Undecomposed material like leaves and clippings used as surface mulch can help conserve moisture and keep weeds under control. Nematodes, those little microscopic worms that feed on your roots, will do less damage in a high organic soil. Organic matter may also increase the minor element and microbiological activity of your soil.

For these reasons, save your grass clippings and leaves. They are like money in the bank. You can store these materials in a corner of the garden. Decay of plant material deposited in a compost pile can be hastened through the use of fertilizer.

For each bushel of leaves, grass clippings or pruning tips, add two cups of balanced fertilizer and one cup crushed coral or hydrated lime. Build the compost pile in layer-cake method, a layer of plant material 6 inches deep.

México diseña un método revolucionario para revertir la degradación de las tierras semiáridas

  • La degradación de la tierra está afectando a las tierras agrícolas de todo el mundo, afectando a casi el 40% de la población mundial. Revertir ese proceso y restaurar estas tierras de cultivo y pastos para que alcancen un nivel de productividad máximo es un gran desafío al que se enfrenta la humanidad, especialmente a medida que la sequía inducida por el cambio climático se apodera de más tierras áridas y semiáridas.
  • En México, un agricultor ideó una solución innovadora nunca antes probada que no sólo restablece la productividad de la tierra degradada, sino que también mejora en gran medida el almacenamiento de carbono en el suelo, da visibilidad a un cultivo muy valioso e incluso ofrece una esperanzadora opción de alimento para diabéticos.
  • El proceso utiliza dos plantas muy comunes en estas tierras semiáridas y que crecen bien en condiciones de sequía, el agave y el mezquite. Ambos se siembran de manera intercalada y luego el agave se fermenta y se mezcla con el mezquite para producir un forraje excelente, económico y muy comercializable para los animales de pastoreo.
  • Esta nueva técnica está teniendo éxito en México y podría aplicarse a todas las tierras degradadas del mundo. Es, dice un experto, “uno de los programas de regeneración de suelos más grandes de la Tierra … implementado en tierras degradadas, básicamente sobre pastoreadas e inadecuadas para el cultivo, sin necesidad de irrigación o insumos químicos”.

 

La degradación de la tierra es reconocida como uno de los problemas ambientales más devastadores del mundo, con aproximadamente una cuarta parte de la superficie terrestre total del mundo ya degradada, según el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). Este cambio adverso en el uso de la tierra ha dañado seriamente los medios de vida de más de 3.000 millones de personas, casi el 40% de la población mundial, al mismo tiempo que exacerba el cambio climático debido a la liberación de carbono secuestrado en el suelo por mucho tiempo y óxido nitroso, un poderoso gas de efecto invernadero, a la atmósfera.

El futuro pinta aún peor. Los científicos advierten que cada año se pierden 24.000 millones de toneladas de suelo fértil, en gran parte debido a las prácticas agrícolas insostenibles. Si esta tendencia continúa, dicen, el 95% de la superficie terrestre de la Tierra podría degradarse para 2050, una situación peligrosamente insostenible.

Sin embargo, existen soluciones prácticas, según Gary Nabhan, profesor de la Universidad de Arizona y uno de los principales expertos mundiales en agricultura en tierras áridas. “Durante los últimos 50 años, la mayoría de los proyectos de desarrollo rural verticalistas han fracasado terriblemente”, explica. “Pero hay personas que están probando nuevas ideas al margen de la agricultura convencional y es de allí donde provienen todas las innovaciones duraderas en la agricultura. Tenemos que escucharlos ”.

Una mujer cuidando una planta de agave en las tierras degradadas de México. Cuando el agave alcanza este tamaño, las plantas requieren mantenimiento. La mujer está podando pencas viejas y dañadas, quitando la “descendencia”, para que la planta madre conserve energía. Luego planta los hijuelos en otro lugar. Imagen cortesía de Alejandro Vasconcelos.

 

La necesidad es la madre de la invención

Una de esas soluciones está surgiendo en el estado de Guanajuato, en el centro de México. Ciertamente se necesitan nuevas ideas en esta nación latinoamericana que enfrenta una severa sequía inducida por el cambio climático, que actualmente afecta al 85% del país. En las últimas semanas, las lluvias trajeron algo de alivio a Guanajuato, aunque muchas otras partes del país siguen resecas.

Pero incluso cuando las precipitaciones finalmente se extienden al resto de México, las perspectivas para los agricultores no son buenas. Según Rafael Sánchez, experto en agua de la Universidad Autónoma de Chapingo, los acuíferos están completamente agotados. “No tengo ninguna duda de que en 2022 habrá una crisis, una gran crisis”, advirtió, anticipándose al malestar social.

Los más afectados por las sequías en México son las familias campesinas, muchas de las cuales trabajan en tierras comunales, conocidas como ejidos. La mayoría de los ejidos ya son económicamente inviables y, para algunos, una mayor sequía podría ser, paradójicamente, la gota que haga colmar el vaso.

Cada vez más agricultores podrían verse obligados a abandonar sus tierras, y los hombres emprenderán el peligroso viaje hacia el norte hasta la frontera estadounidense ahora cerrada con la esperanza de ganar dinero en efectivo para enviar a casa, mientras que las mujeres, los ancianos y los niños sobreviven en granjas arruinadas. Sin las remesas de la familia en los EE. UU., muchas de estas granjas habrían desaparecido hace mucho tiempo.

A principios de este año, miembros de la comunidad del Ejido Los Toriles pasaron un día en La Huizachada, el ejido de Doña Juana (vestida de rosa), para asistir a un taller sobre “La prevención, detección y tratamiento de plagas y enfermedades del agave”. El evento fue organizado por un grupo comunitario, Somos Mezcaleros, y dirigido por el agricultor y agrónomo Alejandro Vasconcelos. Imagen cortesía de Alejandro Vasconcelos.

Ahora, una nueva iniciativa ofrece una solución para estas familias. Es una iniciativa no de una empresa de alta tecnología o del gobierno, sino de un agricultor local, José Flores González, quien, con sus dos hermanos, maneja una finca en el municipio de Luis de La Paz, que limita con San Miguel de Allende. Su finca una vez cubrió 1.000 hectáreas (alrededor de 2.500 acres), pero poco a poco la familia se vio obligada a vender parcelas, hasta que se quedaron con una décima parte de su tamaño original.

Como tantos otros, los tres hermanos buscaron empleo fuera de su granja. Flores González estudió ingeniería mecánica y se convirtió en profesor en una universidad local.

Con el paso de los años, la situación de degradación de la tierra y sequía en la vasta región semiárida empeoró. Con pocas opciones, las familias pastorearon en exceso sus pastos, tratando de exprimir el sustento de subsistencia que podían, agotando aún más la tierra. Francisco Peyret, director de medio ambiente y sustentabilidad del municipio de San Miguel de Allende, dice que la magnitud del desastre es evidente para todos: “Algunas de las áreas por aquí parecen ser de Marte. Realmente no tienen suelo “.

Creciendo por todas partes: “el forraje más barato del mundo”

Flores González era consciente de  los apremios económicos en los  que se encontraba no solo su familia sino también sus vecinos. Pero no se desesperó. En cambio, trabajó para sacar provecho de su formación académica y aprovechar los peculiares hábitos de crecimiento de las pocas plantas resistentes que florecen en las tierras secas y degradadas de la región. Finalmente, encontró una manera de restaurar el ecosistema y potencialmente reactivar la economía de la comunidad agrícola campesina.

Ronnie Cummins, fundador de la Asociación de Consumidores Orgánicos, que  vive parte del año en San Miguel de Allende trabajando con Vía Orgánica, integrante de la ONG Regeneration International, recuerda su repentina emoción cuando se dio cuenta de lo que Flores González había imaginado.

“Estábamos impartiendo un taller sobre composta” en 2019, recuerda Cummins. “Se me acercó un científico, Juan Frías, y me dijo que tres hermanos habían desarrollado un nuevo y revolucionario sistema de cultivo intercalado de agave con árboles de mezquite para producir “el forraje más barato del mundo’, que también era capaz de secuestrar “carbono del aire.” Parecía casi demasiado bueno para ser verdad, pero Flores González había descubierto algo bastante nuevo.

Ronnie Cummins frente a las plantas de agave que su organización, Vía Orgánica, parte de Regeneration International, está animando a los campesinos a cultivar. Imagen cortesía de Vía Orgánica.

 

El agave y el mezquite son plantas nativas muy comunes en las tierras semiáridas de México. Las poblaciones indígenas han usado el agave tal vez durante milenios, convirtiéndolo en bebidas alcohólicas como el tequila, el pulque y el mezcal. Las vainas de mezquite se han utilizado tradicionalmente para hacer atole, una bebida popular durante las festividades del Día de Muertos en México.

Las dos plantas sobreviven en el desierto de formas muy diferentes. Los agaves, conocidos como maguey en México, tienen sistemas radiculares poco profundos y extraen la humedad directamente del aire, almacenándola en sus hojas gruesas y espinosas, conocidas como pencas. A diferencia de muchas plantas, absorben la mayor parte del dióxido de carbono por la noche. Esto significa que se evapora mucha menos agua de las hojas a través de la transpiración, lo que permite que la planta produzca cantidades significativas de biomasa, incluso en condiciones donde la disponibilidad de agua es severamente restringida y de sequía prolongada.

Por el contrario, los mezquites, el nombre común de varias plantas del género Prosopis, tienen raíces extremadamente largas y buscan agua en las profundidades del subsuelo. Como leguminosa, son una de las pocas plantas en el desierto que capturan nitrógeno del aire y, como resultado, mejoran la fertilidad del suelo.

Los agaves contienen saponinas y lectinas altamente indigeribles, un recurso de la naturaleza para proteger las plantas de los depredadores, por lo que los agricultores nunca han podido lograr que sus animales se coman fácilmente las pencas. En el mejor de los casos, las secan, de manera que pierden todos los valiosos nutrientes que se encuentran en el líquido de sus hojas, y luego mezclan la materia vegetal restante con otros forrajes.

Murales de temática agrícola en la pared  de Vía Orgánica en San Miguel de Allende, México. Imágenes cortesía de Vía Orgánica.

 

Una semana después de conocer a Frías, Cummins y otras personas de Vía Orgánica vieron a un grupo de ovejas y cabras devorar pencas y vainas de mezquite en la finca de Flores González. “Se lo comían como si fuera un caramelo. ¡Fue increíble!” exclama.

Cuando más tarde visitó la granja, Nabhan estaba igualmente asombrado. Recuerda: “antes de que pudieran abrir las puertas, los perros pastores entraron corriendo e [incluso ellos] empezaron a comer el agave fermentado y el mezquite y, una vez que las puertas se abrieron, hubo un frenesí alimenticio. ¡Al ganado le encantó! “

La explicación del extraordinario cambio en la conducta alimentaria es el uso, de nuevo, de un proceso casi tan antiguo como la agricultura. Flores González había descubierto que la fermentación podía convertir las pencas de agave en un forraje digerible. “Pican finamente las pencas y las ponen en recipientes herméticos durante un mes o mes y medio. Las pencas fermentan y se vuelven digeribles ”, explica Cummins. “Estos agricultores habían descubierto algo que nadie más había hecho, ni siquiera los indígenas”.

El método de Flores González, que él llama Sistema Agroforestal Zamarripa, intercala agave con mezquite. Cummins dice que las dos plantas crecen bien juntas: “El mezquite, u otros árboles fijadores de nitrógeno como el huizache o la acacia, fijan el nitrógeno y los nutrientes en el suelo y el agave los utiliza para crecer y producir cantidades significativas de forraje animal.”

Las plantas ni siquiera necesitan riego, y esto es una enorme ventaja. Guanajuato solo recibe 500 milímetros (20 pulgadas) de precipitación en una “temporada de lluvias” promedio de julio a octubre. A eso le siguen ocho meses con poca o ninguna lluvia. La mayoría de los agricultores se las arreglan con la lluvia que pueden recolectar y almacenar.

El abundante suministro de ingredientes básicos y la simplicidad del nuevo proceso hacen que el forraje sea extremadamente barato, con un costo de producción de solo 5 centavos de dólar por kilogramo (alrededor de 2 centavos por libra), mucho más barato que la alfalfa o el heno que los agricultores suelen utilizar como forraje. Es importante destacar que el proceso de agave-mezquite es un gran paso para hacer viable nuevamente la agricultura campesina a pequeña escala en el México semiárido. Y como beneficio adicional, podría reducir el éxodo de refugiados climáticos que llegan a Estados Unidos.

José Flores González y su familia junto a una planta de agave. Imagen cortesía de José Flores González

En 2019 y 2020, miembros de la comunidad del Ejido Los Toriles, con la ayuda de un especialista en comunidades, manejo, recuperación de suelos y reforestación, construyeron barreras de piedra, conocidas como gaviones. Estas barreras detendrán la escorrentía de la cuenca después de las fuertes lluvias, lo que permitirá que la tierra y la vegetación comiencen a acumularse en el gavión, lo que resultará en la recuperación del suelo. Como muestra la foto, los agaves también se plantan en lugares estratégicos para fijar el suelo en su lugar con mayor firmeza. Imagen cortesía de Alejandro Vasconcelos.

 

Resistencia local a lo nuevo, luego aceptación lenta

Aún así, a Flores González no le ha resultado fácil lograr que los agricultores tradicionales acepten su innovación. “Hemos estado promoviendo enérgicamente la idea durante cuatro años pero, lamentablemente, sin mucho éxito”, lamenta.

Ercila Sahores, directora para América Latina de Regeneration International , admite que es difícil superar actitudes arraigadas: “Los campesinos han creído durante siglos que el agave no es digerible”.

Además, el control comunitario de la tierra hace que este proceso deva hacerse con tiempo: “Muchos campesinos trabajan en tierras colectivas, donde el cambio tiene que introducirse por consenso y esto lleva tiempo”, dice Sahores.

Quizás el mayor problema de todos es que gran parte de la tierra local está ahora tan degradada que la reforestación, incluso con agave y mezquite, es un proceso lento y tedioso.

Sin embargo, en los últimos dos años, gracias a la creciente participación de Vía Orgánica, otras ONG y el gobierno municipal de San Miguel de Allende, la implementación de este sistema ya es una realidad.

Campesinos, principalmente mujeres, cuidando el agave. Con la escalada de la crisis económica rural en pleno apogeo, muchos hombres no tienen más remedio que emigrar a los Estados Unidos, donde esperan poder encontrar trabajo y enviar dinero a sus familias. Muchas mujeres se quedan a cargo de las granjas, con la ayuda de ancianos y niños. Imagen cortesía de Alejandro Vasconcelos.

 

“Nosotros, el gobierno municipal, trabajamos con las comunidades”, explica Peyret. “Vamos a los ejidos y ellos deciden lo que quieren restaurar. Hace mucho que son conscientes de la urgente necesidad de restaurar la tierra, pero por sí solos no han tenido los recursos para llevar a cabo este trabajo “.

Una vez que los campesinos deciden en comunidad en qué área trabajar, se comprometen a no pastorear a sus animales allí durante varios años. Peyret continúa: “El agave es una de las primeras cosas que plantamos. Se siente cómodo en los peores lugares y en las peores condiciones, incluso en una fuerte sequía, como hemos tenido este año. Incluso si lo plantas sobre una roca donde casi no hay suelo, crecerá con mucha más fuerza que en una tierra cultivable en un área plana. De hecho, la gente dice ‘haz sufrir al agave’ porque tendrás un mejor resultado “.

El gobierno brinda incentivos a los campesinos: trabajos temporales, la posibilidad de reconstruir sus huertas, la donación de plantas y árboles nativos, incluido el agave, y la construcción de sistemas de captación de agua.

Los campesinos también están interesados ​​en cultivar agave, aunque muchos de ellos aún se muestren escépticos sobre el nuevo proceso de fermentación, porque saben que, después de una década más o menos de cultivarlo, podrán producir pulque, una bebida fermentada tradicional elaborada fermentando la savia de agave, conocida como aguamiel. Mucho antes de eso, pueden comenzar a experimentar con el proceso de fermentación. La aceptación ahora se está extendiendo.

Recipientes utilizados para fermentar el agave en la finca ecológica Cañada de la Virgen. Imagen cortesía de Alejandro Vasconcelos.

Expansión de la producción de forraje de agave y mezquite

Una red de ONGs, coordinada por el gobierno municipal, ha organizado el Plan de Acción Climática. Juntos, están combatiendo la erosión del suelo y promoviendo el Sistema Agroforestal Zamarripa. Peyret estima que los agricultores comunitarios ya han restaurado unas 1.500 hectáreas (3.700 acres). Pero eso es solo el comienzo.

Alejandro Vasconcelos, agricultor recibido en agricultura sostenible y ecológica, se ha convertido en capacitador del programa. “He capacitado a más de 400 agricultores del estado de Guanajuato y otros 100 de otros estados. La gran mayoría son muy pobres y no tienen acceso al riego”. Está muy entusiasmado: “La fermentación produce forrajes que cuestan solo 1 peso mexicano el kilo. Y, una vez que los agricultores se dan cuenta de que pueden engordar su ganado de una manera tan barata, aceptan totalmente la tecnología”.

Cummins está de acuerdo. “Nuestro centro recibió la visita de 30 agricultores de Tlaxcala [otro estado del centro de México]. Tan pronto como vieron a los animales comerse las pencas picadas, fue como si se hubiera encendido una bombilla. Al día siguiente ordenaron cinco máquinas [de fermentación] [de Flores González]. Cuando se dieron cuenta de que iba a haber un retraso, encargaron otra máquina a la industria del tequila y le modificaron las cuchillas [para usarla con el agave]. Luego comenzaron a darles forraje a sus burros, ovejas y cabras, y tuvieron mucho éxito”.

Alejandro Vasconcelos con sus hijos. Vasconcelos ha jugado un papel clave en la promoción del sistema de fermentación del agave. Imagen vía Facebook.

Participantes de un curso de “Introducción al Agave” realizado en el estado de Guanajuato, y que incluye a la comunidad de San Miguel de Allende. Solo tres o cuatro participantes provienen de la misma comunidad, por lo que los agricultores pueden regresar a casa y enseñar a sus vecinos. Los agricultores escuchan sobre los orígenes del agave y son capacitados para aumentar sus ingresos provenientes del cultivo del agave, con todas las técnicas basadas en una forma de policultivo ecológico. Imagen cortesía de Alejandro Vasconcelos.

 

Vía Orgánica espera que los agricultores puedan diversificarse a largo plazo. “La carne de animales alimentados con las pencas puede certificarse como orgánica y biodinámica”, explica Cummins. “El cordero orgánico puede alcanzar un precio elevado. Y luego está el colágeno, el caldo de huesos, etc. ” Un futuro brillante se avecina, si la iniciativa puede establecerse en esta tierra completamente seca.

Este esfuerzo trae otros beneficios significativos a los agricultores, aunque no conlleven rendimientos económicos inmediatos. Una ventaja es la capacidad del agave para secuestrar carbono. Según Cummins, la agrosilvicultura basada en agave, con 2.000 agaves por hectárea, puede almacenar alrededor de 73,6 toneladas de carbono en la superficie del suelo durante un período de 10 años, sin contar el carbono almacenado por árboles o arbustos acompañantes como mezquites y acacias.

Ha hecho otros cálculos interesantes y de gran alcance: “Este sistema tiene la capacidad de secuestrar el 100% de las emisiones actuales [anuales] de gases de efecto invernadero de México (590 millones de toneladas de CO2) si se implementa en aproximadamente 1,1% o 2,2 millones de hectáreas (5,4 millones acres) de la masa terrestre total de la nación”. Es, dice, “uno de los programas de suelo más regenerativos en la Tierra, especialmente considerando el hecho de que se puede implementar en tierras degradadas, básicamente sobrepastoreadas e inadecuadas para cultivos, sin necesidad de irrigación o insumos químicos”.

Nabhan señala otro beneficio. “México tiene ahora la tasa más alta de diabetes de aparición tardía de todos los países del mundo, y la obesidad infantil alcanzará tasas aún más altas en el futuro”, dice. El agave y el mezquite podrían ser parte de la solución. Contienen una sustancia química llamada inulina, que promueve la salud digestiva al tratarse de un prebiótico que ayuda a las bacterias intestinales buenas, dice.

“No solo tiene un alimento para animales barato y nutritivo, sino también una forma de combatir la diabetes”, concluye Nabhan. Esto podría ahorrarle millones de dólares al servicio de salud de México, dice.

Nabhan señala que la agricultura campesina en México ha estado en declive durante más de medio siglo. “Ver la posibilidad de renovación es casi como un milagro”, exclama.

El potencial es tan grande para el proceso de fermentación de agave-mezquite que ya se está implementando en otra región y nación azotada por la sequía: justo al norte de la frontera entre México y los EE. UU., en el estado de Arizona. Pero Nabhan piensa que el proyecto avanzará más rápidamente en México: “Si la necesidad y el hambre agudizan el ingenio, la presión sobre Ronnie y el Sistema Agroforestal de Agave Zamarripa rema a su favor. Las personas necesitan una alternativa porque no pueden cultivar o criar ganado como lo hacían en el pasado. Lo que proponen es realmente una de las únicas formas de salir de esta encrucijada”.

Cummins cree que el Sistema Agroforestal Zamarripa de Flores González podría aplicarse en muchas otras partes del mundo. “Creemos que la agrosilvicultura está a la vanguardia de la regeneración agrícola. Aproximadamente el 40% del terreno del mundo es árido o semiárido y en la mitad de estas áreas ya están creciendo diferentes variedades de agave y árboles nativos fijadores de nitrógeno. Las posibilidades son inmensas “. Las opciones para combatir la degradación del suelo son escasas, así que muchos agricultores y naciones seguirán el experimento de Guanajuato con gran interés.

Cummins cree que el Sistema Agroforestal Zamarripa de Flores González podría aplicarse en otras partes del mundo y que la agrosilvicultura está a la vanguardia de la regeneración agrícola.

Publicado y traducido con permiso de Mongabay

No nos podemos permitir perder el suelo

El 7 de julio se celebra el Día Internacional de la Conservación del Suelo. Este recurso natural, puede que no luzca tanto como un bosque verde ni parezca tan vital como el agua dulce. Pero lo cierto es que la tierra, a pesar de su aspecto áspero y austero, es igual de esencial para sostener la vida en nuestro planeta.

Los suelos son un recurso natural esencial y no renovable que proporcionan bienes y servicios vitales para los ecosistemas y la vida humana. Son fundamentales para la producción de cultivos, piensos, fibra, combustible y filtran y depuran el agua. Aproximadamente el 95% de los alimentos mundiales se producen en el suelo. Este proporciona nutrientes, agua y minerales para las plantas y los árboles, almacena carbono y es el hogar de miles de millones de insectos, pequeños animales, bacterias y muchos otros microorganismos.

Si queremos asegurar la supervivencia futura de la humanidad, es necesario que lo conservemos, porque sin él no sería posible la producción de alimentos y ¿cómo subsistiría la sociedad?

CONTINUA LEYENDO EN EL ECONOMISTA

¿Hasta qué punto las pérdidas de carbono del suelo a la atmósfera pueden acelerar el cambio climático?

Los microorganismos del suelo descomponen la materia orgánica y liberan dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera a través de la respiración heterótrofa. Un aumento en la actividad de estos microorganismos, algo que puede ser propiciado por el calentamiento global, libera carbono del suelo, que contribuye a aumentar la concentración de CO2 atmosférico.

Un estudio internacional, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, evidencia grandes pérdidas de carbono orgánico del suelo a través de la descomposición microbiana provocada por el calentamiento antropogénico. El trabajo indica que las regiones árticas y subárticas son las que almacenan más carbono en el suelo. Estas zonas, a su vez, se están calentando a un ritmo aproximadamente dos veces superior a la media mundial, lo que podría provocar elevadas pérdidas netas de carbono del suelo a nivel global.

“Hay más carbono en la biosfera que en la atmósfera. De hecho, la mayor reserva de carbono biológicamente activo de los ecosistemas terrestres se encuentra en los dos primeros metros de suelo, donde se almacenan más de 2.200-2.500 petagramo (Pg) de carbono.

CONTINUE LEYENDO EN NOTICIAS DE LA CIENCIA

This Forest Has Remained Wild for 5,000 Years-thanks to the Soil

We sometimes think that the Amazon rainforest has not been modified by humans and can peep into the Earth’s past. In the last few years, scientists have learned that many parts of the Amazon are completely untouched. The Amazon has been cultivated by indigenous peoples for thousands of years, and only centuries ago there were cities and farmlands. But that’s not the case everywhere.In a new study at PNASResearchers have found that the rainforests of the Putumayo region of Peru have been home to relatively unaltered forests for 5,000 years, and that the people who lived there have found a long-term way to coexist with nature. .. Silica and charcoal in the soil.

“Even experienced ecologists find it very difficult to tell the difference between a 2,000-year-old forest and a 200-year-old forest,” said Nigel, an ecologist and co-author of the paper at the Field Museum of Natural History in Chicago.・ Pitman says. PNAS paper. “There are more and more studies showing that many of the Amazon forests we consider to be wilderness are actually only 500 years old, because the people who lived there were also by Europeans. He died in a pandemic and the forest grew again. “

KEEP READING ON FLORIDA NEWS TIMES

How Pesticides Are Harming Soil Ecosystems

The first year after Jason Ward began transitioning his newly purchased conventional farm to organic production, he started seeing more earthworms in the soil beneath his corn, soybeans, and wheat fields. By the third year, he had spotted numerous nightcrawlers—big worms reaching up to eight inches long—on his 700-acre farm in Green County, Ohio.

With conventionally farmed land, “anything synthetic is hurting the natural ecosystem of the soil,” said Ward, whose acreage is now largely certified organic. “As you transition away from that, the life comes back.”

By life, Ward means the rich diversity of insects and other soil invertebrates—earthworms, roundworms, beetles, ants, springtails, and ground-nesting bees—as well as soil bacteria and fungi. Rarely do conversations about the negative impacts of pesticide use in agriculture include these soil invertebrates, yet they play a vital role in soil and plant health and sequestering carbon. Worms eat fallen plant matter, excrete carbon-rich casts and feces, cycle nutrients to plants, and create tunnels that help the soil retain water. Beetles and other soil insects feed on the seeds of weeds, or prey on crop pests such as aphids.

CONTINUE READING ON CIVIL EATS

Soil Conservation Plants Hope

The soil beneath our feet might save the planet.

“If we get the soil right we can fix a lot of our issues,” Ray Archuleta says. “Healthy soils lead to a healthy plant, a healthy animal, a healthy human, healthy water, and ultimately a healthy climate and planet.”

Archuleta, a Certified Professional Soil Scientist with the Soil Science Society of America, has a calling – soil conservation. He’s traveled the United States as well as abroad to plant the seeds of thought about the negative effects of a problem that he sees everywhere he goes. That problem is soil erosion.

In the film “Kiss the Ground,” released in 2020, the problem of rapid soil erosion is said to have begun long ago when mankind invented the plow. As the plow became popular vast areas around cities were plowed to grow grain for food. As the soils eroded so did those early empires until they eventually vanished into the dust. The film describes the 1930s Dust Bowl era as the largest manmade disaster in history. By the end of 1934, millions of cropland acres were permanently damaged.

KEEP READING ON KMA LAND

From the Ground up — the Soil Can Make All the Difference in Healthy, Thriving Plants

Gardeners can get pretty excited when choosing flowers or vegetables for their gardens, but to have success with growing, you need a strong foundation — and that is the soil.

Healthy soil leads to healthy and happy plants. It all starts from the ground up.

Soils vary tremendously from state to state and even from neighborhood to neighborhood. Some places have deep, rich native soils, while others have poorly drained clay soils, and others are a haven of rocks. Some soils are very acidic while others can be very alkaline.

Knowing what your yard contains to begin with is the starting point in knowing how to improve it. You should start with a soil test.

To take a soil sample, try to get a “core” of soil, a good trowel-full, roughly 6 inches deep from several areas in the garden. Mix the cores together and take one pint to your county office of the University of Arkansas Division of Agriculture Cooperative Extension Service (uaex.edu). Within a few weeks, you will get a computer analysis back, giving you a lot of information about your soil.

CONTINUE READING ON NWAONLINE

Soil Fungi Act like a Support Network for Trees, Study Shows

Being highly connected to a strong social network has its benefits. Now a new University of Alberta study is showing the same goes for trees, thanks to their underground neighbours.

The study, published in the Journal of Ecology, is the first to show that the growth of adult trees is linked to their participation in fungal networks living in the forest soil.

Though past research has focused on seedlings, these findings give new insight into the value of fungal networks to older trees–which are more environmentally beneficial for functions like capturing carbon and stabilizing soil erosion.

“Large trees make up the bulk of the forest, so they drive what the forest is doing,” said researcher Joseph Birch, who led the study for his PhD thesis in the Faculty of Agricultural, Life & Environmental Sciences.

When they colonize the roots of a tree, fungal networks act as a sort of highway, allowing water, nutrients and even the compounds that send defence signals against insect attacks to flow back and forth among the trees.

KEEP READING ON EUREKA ALERT

 

Cattle Might Be Secret Weapon in Fight Against Wildfires, Experts Say. Here’s How

Evidence shows that wildfires have become more widespread and severe over the years, with the ongoing West Coast blazes bearing testament to the worrying trend.

Firefighters and farmers have tricks of their own to prevent fires from sparking and to contain them enough for successful defeat. But there might be a secret weapon that hasn’t been getting the attention it deserves.

Cattle.

Researchers with the University of California Cooperative Extension set out to evaluate how much fine fuel — grasses and other plants known to start fires — cattle eat and how their feeding behavior affects flame activity.

The team concluded that without cattle grazing, there would be “hundreds to thousands” of additional pounds of fine fuels per acre of land, which could lead to “larger and more severe fires.”

The team’s study results have yet to be published, but they offered their preliminary findings in a blog post published Aug. 31.

KEEP READING ON THE SACRAMENTO BEE