Posts

Regenerative Agriculture Could Save the Planet. Why Doesn’t Everyone Know About It?

Food giant General Mills recently announced that the company is set to partner with farmers to advance regenerative agriculture practices on one million acres of farmland by 2030. The company committed to the idea after researching information about Will Harris’ cattle ranch in Georgia. His ranch, White Oak Pastures, uses targeted agricultural methods that have turned the land into a carbon sink, absorbing the majority of emissions caused by the beef production.

The Climate Reality Project explains that “regenerative agriculture is a system of farming principles and practices that seeks to rehabilitate and enhance the entire ecosystem of the farm by placing a heavy premium on soil health with attention also paid to water management, fertilizer use, and more. It is a method of farming that improves the resources it uses, rather than destroying or depleting them.”

In North Dakota, rancher and farmer Gabe Brown has helped lead this agricultural movement.

KEEP READING ON THE ORGANIZATION FOR WORLD PEACE

Natural, Biodiverse Forests More Reliable at Fighting Climate Change than Plantations

How reliable are long-lived plantations composed of a few species for carbon capture, when compared with natural tropical forests that comprise many species?

Fighting climate change through reforestation activities, such as large-scale plantations, has gained global traction over recent years. To reduce carbon emissions, international efforts such as the Bonn Challenge and Paris Climate Accord have promoted tapping into the power of trees that suck in and sequester carbon in multiple ways.

Researchers conducted a study in one of India’s biodiversity hotspots, the Western Ghats. They compared carbon storage and rates of carbon capture of mature mono-dominant plantations, with those of neighboring natural forests harbouring a diverse mix of native species.

Although mono-dominant plantations could match natural biodiverse forests in terms of carbon capture and storage potential, the latter were more stable and hence more reliable in their ability to capture carbon over the years, particularly in the face of droughts.

KEEP READING ON MONGABAY INDIA

Will Pandemic Push Humans into a Healthier Relationship with Nature?

ROME, May 21 (Thomson Reuters Foundation) – Daniel Wanjama had everything ready for this year’s first seed fair in the Kenyan town of Gilgil, an important event where poor farmers exchange seeds of nutritious, hardy local crops they cannot easily buy in shops or markets.

But a week before the fair Wanjama had organised for late March, the government banned gatherings in a bid to slow the spread of the novel coronavirus.

“Farmers who were ready to deliver seeds are stranded with them, and those who were to obtain seeds have not planted (their crops),” he said by email.

“This is a serious situation because not planting means not having food,” added the founder of Seed Savers Network-Kenya, a social enterprise based in Gilgil, about 120 km (75 miles) north of Nairobi.

KEEP READING ON THOMSON REUTERS FOUNDATION

 

El levantamiento de los movimientos de base: un llamado a cambiar el mundo

En esta entrevista, Ronnie Cummins, fundador de la Asociación de Consumidores Orgánicos, habla sobre su nuevo libro “Grassroots Rising: A Call to Action on Climate, Farming, Food and a Green New Deal”.

“Gran parte del libro habla de cómo necesitamos transformar nuestro sistema alimentario y agrícola, no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo, para poder resolver muchos de los problemas a los que nos estamos enfrentando: contaminación ambiental, problemas de salud, la crisis climática y el hecho de que tenemos tanta pobreza en las zonas rurales … “, dice Cummins.

La agricultura orgánica regenerativa es la respuesta a muchos problemas

Cummins hace un llamado a una transformación basada en la transición a la agricultura ecológica regenerativa, un tipo de prácticas agrícolas que tienen la capacidad de resolver muchos, si no la mayoría de estos problemas de forma simultánea.

Por ejemplo, uno de los argumentos principales a favor de los cultivos y alimentos genéticamente modificados (GE) era que iban a resolver el hambre en el mundo. La realidad, sin embargo, ha demostrado que este argumento es falso.

La agricultura transgénica en realidad hace todo lo contrario. Destruye nuestros suelos y hace que los alimentos sean más tóxicos y menos nutritivos. La agricultura regenerativa, por otro lado, ha demostrado ser superior con respecto al rendimiento y la nutrición, todo sin usar productos químicos tóxicos. Como Cummins señaló:

“La forma en que tradicionalmente hemos cultivado alimentos durante los últimos 10,000 años y la forma en que hemos criado animales en los últimos 20,000 o 30,000 años es realmente orgánica y de pastoreo.

Este experimento salvaje al cual la industria nos ha expuesto desde la Segunda Guerra Mundial, utilizando productos químicos tóxicos, fertilizantes sintéticos, semillas genéticamente modificadas y granjas industriales de animales, ha demostrado ser un desastre, no solo para los granjeros, los animales y la tierra, sino también para nuestra salud pública.

Nuestro llamado a cuidar de su salud y de su dieta está directamente relacionado con cuidar de nuestro medio ambiente y de todo nuestro sistema económico, y transformar este sistema degenerativo de alimentos, agricultura y uso de la tierra en un sistema orgánico y regenerativo “.

Cuatro impulsores del cambio

En su libro, Cummins detalla cuatro factores principales de cualquier sistema, ya sea, como en este caso, el sistema degenerativo que tenemos actualmente o el sistema regenerativo que nos gustaría tener:

  1. Educación y sensibilización: esto también incluye poner en práctica la información, es decir, cada vez que saque su billetera, está decidiendo si su dinero va a apoyar un sistema degenerativo o regenerativo. El verdadero cambio se produce cuando las personas trasladan sus creencias en el mercado.
  2. Innovación: esto incluye las innovaciones de los agricultores, ganaderos, personas que cuidan nuestros bosques y humedales y personas innovadoras en el área de la educación pública.
  3. Cambios en las políticas: esto incluye cambios de política desde las juntas escolares locales y los distritos de parques hasta la Casa Blanca. En la actualidad, nuestras políticas favorecen intereses especiales corporativos como Monsanto, Dow, DuPont, la industria farmacéutica y Wall Street. Una vez que obtengamos políticas que apoyen los productos orgánicos, la agricultura regenerativa y la salud natural, el crecimiento de estas áreas será mucho más fácil y rápido.
  4. Financiación e inversión: esto incluye tanto a inversores privados como a fondos públicos.

Como señaló Cummins, “educación, innovación, cambios en las políticas e inversión son los cuatro factores que impulsan este cambio de paradigma”. Sin embargo, a menudo el cambio es lento, y una de las razones por las que Cummins escribió “Grassroots Rising” fue para inspirar optimismo y esperanza.

“Obviamente, todavía estamos en una fase degenerativa, pero podemos salir de esto”, dice. “Creo que este año, el 2020, va a ser el comienzo de un enorme despertar global”.

Aumentar las mejores prácticas

Cummins es codirector de una granja orgánica de investigación y centro de conferencias a las afueras de San Miguel de Allende, México, donde coordina un sistema agrícola regenerativo que integra la producción orgánica de vegetales, semillas y forraje con el manejo integral regenerativo de aves, ovejas, cabras y cerdos. Él y otros buscan constantemente las mejores prácticas que se puedan ampliar e implementar con éxito en millones de granjas. Cummins explica:

“Llevamos 10 años dirigiendo una granja de investigación y educativa [Vía Orgánica] a las afueras de San Miguel de Allende, justo en el centro de México. Es la zona alta del desierto …

Si nos fijamos en las estadísticas, el 40% de la superficie del mundo corresponde a zonas semiáridas o áridas, y ese es el tipo de área donde nos encontramos aquí, … de hecho, este un paisaje muy común a nivel global.

Lo que es difícil como agricultor o ganadero, si vives en las partes semiáridas o áridas del mundo, es que no solo la lluvia es estacional y no recibes mucha, sino que es casi imposible de cultivar en la mayor parte de este terreno.

Lo que la gente ha hecho durante cientos de años es pastorear ganado en estas tierras áridas y semiáridas degradadas. El problema es que han sobrepastoreado gran parte de este 40% de la superficie del mundo”.

Las innovaciones simples pueden resolver problemas complejos

Durante uno de los talleres facilitados por Cummins sobre composta orgánica, dos granjeros locales se le acercaron diciendo que habían desarrollado una técnica muy simple usando el agave y los árboles de mezquite para producir forraje para animales sumamente económico y nutritivo.

Estas dos plantas, que crecen juntas de manera natural en áreas áridas y semiáridas, no requieren riego, y la fotosíntesis del agave se encuentra entre las más eficientes del mundo. El agave crece rápidamente, produce grandes cantidades de biomasa y secuestra y almacena enormes cantidades de carbono, tanto por encima como por debajo de la superficie del suelo, al mismo tiempo que produce alimento para animales o forraje económico y nutritivo y restaura la tierra.

Como señaló Cummins, el hecho de que los agaves y los mezquites (u otros árboles fijadores de nitrógeno) crezcan juntos de forma natural es la manera que tiene la naturaleza de reparar los paisajes erosionados. Las raíces del árbol de mezquite pueden alcanzar los 38 metros, fijan nitrógeno de la atmósfera en el suelo y absorben minerales desde las profundidades del suelo.

Mientras tanto, el agave agrega enormes cantidades de biomasa a la tierra cada año, de manera que se reduce el exceso de CO2 de la atmósfera, y extrae nitrógeno y otros minerales del suelo para alimentar su rápido crecimiento. Es más, cuando se cultiva junto a un árbol fijador de nitrógeno, se obtiene un sistema de biodiversidad que continuará creciendo y prosperando de forma continua.

El agave fermentado es un alimento para animales muy económico

El agave fermentado producido por este sistema es un alimento para animales que solo cuesta 5 centavos por kilo. La clave es la fermentación. Para los animales, las hojas crudas de agave son desagradables y difíciles de digerir debido a sus niveles de saponinas y lectinas, pero una vez fermentadas se vuelven digeribles y sabrosas.

La fermentación también aumenta el valor nutricional. Estaba tan impresionado con lo que Cummins me contó que coseché alrededor de 100 kilos de plantas de sábila y les apliqué este proceso para ver si las podía convertir en un alimento excelente para mis seis pollos. Este es un resumen del proceso:

  • Corta algunas de las hojas inferiores del agave y pícalas en trozos grandes con un machete. Uno de los agricultores, Juan Frías, inventó una máquina simple que muele la hoja y la deja fina como una ensalada de col.
  • Coloque las hojas de agave picadas en un balde grande y cuando esté lleno a la mitad presiona las hojas para eliminar el oxígeno. Continúa llenando el balde hasta arriba. Presiona de nuevo las hojas y ponle una tapa. (Como se explica más adelante, agregar vainas de mezquite a una tasa óptima del 20% aproximadamente duplicará el contenido de proteínas del producto final).
  • Déjalo reposar 30 días. El proceso de fermentación convierte las saponinas y lectinas en azúcares y carbohidratos naturales. El puré resultante se mantendrá fresco por hasta dos años.

Cummins y otros campesinos orgánicos mexicanos han hecho la prueba y han alimentado a diversos animales como ovejas, cabras, pollos y cerdos con el forraje de agave, y todos lo aman.

“La importancia de esto es, en primer lugar, si usted es un pequeño agricultor que no puede permitirse el lujo de comprar alfalfa, y no puede pagar el heno durante la estación seca. Es demasiado caro … Hace que los huevos y la carne se encarezcan demasiado para que la gente los compre.

Cuando comienzas a mirar … de reducir los costos de alimentación en un 50%, o incluso tres cuartos con estas cosas que cuestan un centavo, entonces no es necesario llegar al sobrepastoreo de mis animales. Todavía pastorean porque es bueno para ellos … pero no tendrías que tenerlos al aire libre todos los días, sobrepastoreando los pastos que ya están deteriorados.

Estamos hablando de algo increíble… El análisis de laboratorio del agave fermentado [muestra] que contiene aproximadamente de 5% a 9% de proteína, lo cual es bastante bueno. La proteína de la alfalfa es de 16% a 18%.

Lo que estos agricultores, que también son científicos retirados, descubrieron es que si pones un 20% de vainas de los árboles de mezquite en tu fermentación, se disparará el nivel de proteína hasta aproximadamente un 18%, casi lo mismo que contiene la alfalfa.

Hay muchas otros factores que hacen que el agave sea mejor opción que la alfalfa. Una de las cosas sobre la alfalfa es que requiere mucha agua … El agave usa una vigésima sexta parte de la cantidad de agua que la alfalfa necesita para producir un gramo de biomasa.

Estas plantas del desierto han evolucionado durante millones de años para utilizar el agua y la humedad de una manera realmente eficiente … La apertura en las hojas, llamada estomas … solo se abre por la noche, después del atardecer.

Estas plantas literalmente succionan la humedad del aire durante toda la noche, y luego, cuando llega el amanecer, los estomas se cierran … Pueden pasar años sin lluvia, y pueden sobrevivir a temperaturas bastante duras … [y] no se requiere ni un solo químico en todo este proceso. Todo este proceso es orgánico de forma inherente”.

Otras ventajas

Un certificador orgánico ahora está evaluando una de las operaciones que utilizan este proceso de alimentación a base de agave, que puede contribuir en gran medida a crear productos orgánicos menos costosos. Por ejemplo, en lugar de gastar 45 centavos por kilo en alimento orgánico para pollos, los criadores de pollo pueden reducir el gasto a entre 5 y 10 centavos por kilo.

Al final, eso hará que los pollos y huevos de corral orgánicos sean mucho más asequibles para el consumidor promedio. Lo mismo ocurre con los productos de cerdo, oveja y cabra.

Otros beneficios incluyen una mejor función inmune en los animales, similar a la observada en humanos que comen muchos alimentos fermentados. Además, alrededor del 50% del alimento de agave fermentado es agua, lo que significa que los animales no necesitan tanta agua.

Cummins y otros defensores de las granjas orgánicas ahora están tratando de convencer al programa mexicano de reforestación para que también participe. Esto resolvería varios problemas. En primer lugar, es difícil reforestar en climas áridos, que corresponden al 60% de México, ya que incluso los árboles de mezquite necesitan agua en su primera etapa de desarrollo hasta que se establezcan. Cultivar agave en áreas que ya tienen mezquite u otros árboles fijadores de nitrógeno aceleraría el proceso y reduciría la demanda de agua.

En segundo lugar, cultivar agave y mezquite juntos con el fin de reforestar, al mismo tiempo que se cuenta con instalaciones para producir alimentos fermentados de agave para la venta, permitirá que los agricultores que no están dispuestos a cultivar sus propios agaves aún pueden beneficiarse de esta económica alternativa de alimento. En tercer lugar, este proyecto también ayudaría a reducir la pobreza rural, que es lo que está impulsando la inmigración a los EE. UU.

“Si las personas no fueran tan pobres, si no vivieran en estos paisajes tan secos y degradados, no intentarían ir a los EE. UU., solamente irían de visita”, dice Cummins.

“Podemos resolver este problema de inmigración. Podemos resolver este problema de pobreza rural. Muchos de estos pequeños agricultores, ni siquiera pueden permitirse comer su propio animal, como el cordero, regularmente.

Lo tienen para celebraciones, pero, en las zonas rurales, deberían poder comer hamburguesas de cordero de forma regular. Ahora podrán hacerlo. A la larga, si restauramos el paisaje, cultivos como el maíz, los frijoles y la calabaza volverán a crecer … ”

Otra pequeña industria artesanal también está empezando a crecer alrededor del agave. Las fibras del agave son muy fuertes, por lo que la gente ahora las está comenzando a usar para hacer bloques o ladrillos de construcción livianos.

Por último, Cummins estima que si se siembran 2.5 millones de plantas de agave en 12,000 hectáreas durante la próxima década, se podrán eliminar todas las emisiones de gases de efecto invernadero creadas por el municipio de San Miguel en este momento.

Más información

Para obtener más información acerca de cómo la agricultura regenerativa puede ayudar a resolver muchos de los problemas que enfrenta el mundo en este momento, asegúrese de obtener una copia de “Grassroots Rising: A Call to Action on Climate, Farming, Food and a Green New Deal” (estamos trabajando en la traducción al español del libro y saldrá a la venta próximamente).

“Esta práctica regenerativa en tierras secas representa un cambio de las reglas del juego”, dice Cummins. “Hay prácticas en humedales y en el norte global, [donde] ya estamos viendo cosas como el manejo holístico del ganado y prácticas orgánicas biointensivas.

Precisamente, son todas estas prácticas juntas, las mejores prácticas implementadas en diferentes partes del mundo, en diferentes ecosistemas, lo que va a marcar la diferencia.

Es usted, el consumidor, el lector, el que necesita difundir estas buenas noticias, y espero que considere comprar una copia de mi nuevo libro, ‘Grassroots Rising’, donde trato de dibujar una hoja de ruta de cómo podemos regenerar los paisajes del mundo lo más rápido posible para que podamos volver a disfrutar de la vida “.

Publicado con permiso de Mercola.com

Regenerar como fórmula para la vida

Sin cabida para fórmulas simplistas y en medio de una paulatina y cada vez más estruendosa caída de los viejos paradigmas de la productividad sin límite, la economía sin ética, la política sin liderazgo y la tecnocracia sin valores; ha emergido una nueva alternativa llamada “desarrollo regenerativo”.

En esta nueva edición de Próxima Frontera entrevistamos a Eduard Müller, presidente y rector de la Universidad para la Cooperación Internacional (UCI) quien desde su experiencia práctica, y basado en evidencia científica, nos señala que para promover el bienestar y salvar la viabilidad ecológica, debemos transitar hacia acciones holísticas, co-creando soluciones transdisciplinarias que asuman la regeneración como práctica clave para la recuperación de los ecosistemas naturales.

En la entrevista Müller explica cómo desde hace más de una década, junto con un equipo interdisciplinario comenzó a elaborar lo que denominaron “Desarrollo regenerativo”, lo cual va un paso adelante de la sostenibilidad y que se enfoca en acelerar los procesos naturales de recuperación ecosistémica. Con datos comprobados desde la investigación, el entrevistado desglosó una serie de fenómenos ambientales cuyo impacto, de continuarse dando, puede llevarnos a condiciones ambientales distópicas.

CONTINUE LEYENDO EN DELFINO

Restoring Soils Could Remove up to ‘5.5bn Tonnes’ of Greenhouse Gases Every Year

Replenishing and protecting the world’s soil carbon stores could help to offset up to 5.5bn tonnes of greenhouse gases every year, a study finds.

This is just under the current annual emissions of the US, the world’s second largest polluter after China.

Around 40% of this carbon offsetting potential would come from protecting existing soil carbon stores in the world’s forests, peatlands and wetlands, the authors say.

In many parts of the world, such soil-based “natural climate solutions” could come with co-benefits for wildlife, food production and water retention, the lead author tells Carbon Brief.

Ground up

The top metre of the world’s soils contains three times as much carbon as the entire atmosphere, making it a major carbon sink alongside forests and oceans.

Soils play a key role in the carbon cycle by soaking up carbon from dead plant matter. Plants absorb CO2 from the atmosphere through photosynthesis and this is passed to the ground when dead roots and leaves decompose.

KEEP READING ON RESILIENCE

You’ve Heard of Offsetting, But What in the World Is Carbon Insetting?

These days, paying to plant trees or investing in green projects as a way to balance out your carbon emissions is a pretty standard method of easing your environmental conscience. Known as carbon offsetting, the process has spawned a thriving business making billions of euros every year as companies trade carbon credits to reach climate change goals.

You can now even offset to undo your own personal environmental damage, with airlines and organisations offering to help you take full responsibility for your residual emissions. For a small fee, of course. Increasingly, however, this sustainability solution has come under fire from activists as being little more than greenwashing. Critics have compared it to the practice of selling indulgences in the ancient Catholic church; you can live how you want as long as you have the money to buy off your sins.

What if, instead of making environmental protection a side issue, businesses made these kinds of carbon-absorbing projects a part of the new normal?

KEEP READING ON EURONEWS

 

 

Cows and Cropland to Help Save the Planet

The calls to shift to a plant-based diet to help mitigate climate change are getting louder. Farmer Daniel Slabbert and their supporters, however, look at it differently. They believe cows and cropland can help save the planet.

In South Africa, there are still plenty of grasslands or veld. Farmers such as Slabbert are practicing regenerative agriculture, farming, and grazing that rebuild soil organic matter and restores degraded soil biodiversity.

The practice, according to Slabbert, is just like trying to mimic nature. He rejuvenates the land by increasing the cattle herd. Herds are enclosed in a rectangular patch of grassland with a low-voltage wire. The herd consumes all the grasses they can find before the wire lifts, and they move to a new section as it replenishes the land. Eventually, crops are planted in the grazing area.

Cows contribute to 145 of all global emissions. A single cow, according to researchers at UC Davis, can belch around 220 pounds or approximately 100 kilograms of methane each year.

KEEP READING ON NATURE WORLD NEWS

 

A Green Reboot After the Pandemic

NEW YORK – The COVID-19 coronavirus has forced entire countries into lockdown mode, terrified citizens around the world, and triggered a financial-market meltdown. The pandemic demands a forceful, immediate response. But in managing the crisis, governments also must look to the long term. One prominent policy blueprint with a deep time horizon is the European Commission’s European Green Deal, which offers several ways to support the communities and businesses most at risk from the current crisis.

COVID-19 reflects a broader trend: more planetary crises are coming. If we muddle through each new crisis while maintaining the same economic model that got us here, future shocks will eventually exceed the capacity of governments, financial institutions, and corporate crisis managers to respond. Indeed, the “coronacrisis” has already done so.

The Club of Rome issued a similar warning in its famous 1972 report, The Limits to Growth, and again in Beyond the Limits, a 1992 book by the lead author of that earlier report, Donella Meadows.

KEEP READING ON PROJECT SYNDICATE

Salvar la naturaleza: es ahora o nunca

El mundo está en una encrucijada. El futuro de la vida en el planeta (nuestro futuro) está en peligro. La humanidad fue demasiado lejos buscando riqueza. Los datos muestran que hemos alterado más del 75 por ciento de las áreas libres de hielo del mundo. Más de la mitad de la superficie habitable del planeta se está usando para producir alimento, y las tierras vírgenes constituyen menos del 25 por ciento del total.

No le fue mejor al océano: en los últimos cien años hemos extraído del mar el 90 por ciento de los grandes peces, y hay sobrepesca.

Para colmo de males, la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de la industria, la agricultura y la deforestación aumentó considerablemente desde 1970. La aceleración del calentamiento global antropogénico hace imposible ignorar la pérdida de áreas naturales o la amenaza del cambio climático.

Ya sabemos que si de aquí a 2030 no reducimos la conversión de tierras y las emisiones de GEI, será imposible limitar el calentamiento global a no más de 2 °C por encima de los niveles preindustriales, como prevé el acuerdo climático de París (2015).

SIGA LEYENDO EN EL TIEMPO