06/03/2016

Enterrando el Carbono: Revirtiendo el Calentamiento Global

global-warming-who-pressed-the-pause-button

photo credit: business insider

[ English | Español ]

Por Ronnie Cummins, OCA, septiembre de 2014, Traducción de Ercilia Sahores, Vía Orgánica AC

“Si la humanidad quiere preservar un planeta similar a aquel en el cual la civilización se desarrolló y al que la vida en la tierra se adapta, la evidencia del cambio climático y el paleoclima sugieren que el CO2 debe reducirse de sus niveles actuales de 398 ppm. a un máximo de 350 ppm “ ~ Dr. James Hansen 

Revirtiendo el Calentamiento Global.  Poco se ha hecho desde que en 2008 el Dr. James Hansen, un destacado climatólogo, advirtiera que debemos reducir la cantidad de CO2 en la atmósfera terrestre a 350 partes por millón (ppm) para preservar la vida en la tierra.

Se está haciendo tarde. Si vamos a preservar un planeta vivible, nosotros, los movimientos de base debemos hacer más que mitigar el calentamiento global:

Debemos revertirlo

¿Cómo?

Pista número uno: no pidiendo a las corporaciones y a los políticos, que están completamente fuera de nuestro control, que dejen de destruir el planeta.

Pista número dos: no cifrar nuestra esperanza para la supervivencia y la estabilidad climática en “soluciones” tecnológicas, no probadas y peligrosas tales como la ingeniería genética, la geoingeniería o la captura del carbono y su secuestro para plantas de carbón. Pista número tres: no creer inocentemente que pronto (o lo suficientemente pronto) los consumidores en todo el globo abandonarán espontáneamente sus autos, viajes aéreos, aires acondicionados, calefacción central y una dieta basada en combustibles fósiles y su estilo de vida justo a tiempo para prevenir las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero para que pasen desde el punto de inflexión de 450 ppm o más de CO2 hasta un catastrófico punto de no retorno.

Podemos revertir el cambio climático al capturar varios billones de toneladas de exceso de CO2 utilizando las ‘herramientas” que ya tenemos a mano: la agricultura y ganadería y el uso de suelo orgánico y regenerativo. Podemos lograr esta transición que cambiará el mundo al movilizar una multitud de grupos verdes de campesinos, rancheros, jardineros, consumidores, activistas climáticos y conservacionistas para que comiencen la tarea monumental de mover el monstruo de carbono allí donde está seguro: debajo de la tierra, oculto.

Como está siendo demostrado por miles de campesinos, granjeros e investigadores alrededor del mundo, al reducir las emisiones de CO2 producidas por el gas del efecto invernadero (GEI), el metano, el óxido nitroso y el hollín, y en forma cualitativa mejorar la cooperación de la fotosíntesis de las plantas ( la capacidad de las plantas, árboles y pastizales para mover el CO2 de la atmósfera a través de las raíces y hacia el suelo) en billones de acres de tierras cultivables, tierras de pastoreo y bosques, con lo cual podemos capturar el suficiente CO2 como para volver a estabilizar el clima.

Sepultando el Carbono. Estamos hablando de movilizar los movimientos de base globales, no como testigos pasivos sino como participantes activos, productores y consumidores conscientes que implementen y promuevan a gran escala, de manera probada y confiable y sin ayuda de la tecnología, prácticas benéficas que naturalmente capturarán enormes cantidades de carbono atmosférico en la tierra.

Estas prácticas regenerativas tradicionales incluyen el cultivo orgánico sin arado, el pastoreo rotativo, retención de carbono mediante la agricultura tradicional, composta de desecho orgánico, el uso de cultivos de cobertura, el plantar árboles, preservar y restaurar los bosques, los humedales y zonas ribereñas, pastizales, turberas y la biodiversidad.

En palabras de Courtney White, autora del libro “Pasto,Suelo,Esperanza” (Grass, Soil, Hope):

“El suelo ralo, degradado, arado o que no ha tenido rotación de cultivos puede ser restaurado y ser nuevamente sano a través de un ciclo apropiado de carbono, agua, minerales y ciclos de nutrientes, mientras esté cubierto a lo largo del año por una diversidad de plantas de raíces profundas. De esa manera la suma de CO2 atmosférico que puede ser almacenado en el suelo es potencialmente alto.

“Globalmente, el suelo contienen unas tres veces la cantidad de carbono que es almacenado en la vegetación y el doble del que es almacenado en la atmósfera. Dado que dos tercios de la masa de la tierra es pastizal, un almacenamiento adicional de CO2 en el suelo a través de mejores prácticas, ya fuere a pequeña o gran escala, tendría un impacto tremendo.”

LEE MÁS ARTÍCULOS EN ESPAÑOL

Comments are closed.