Una superficie como un campo de fútbol se erosiona cada cinco segundos

Está ahí, justo bajo los pies, pero subyacente en el sentido amplio de la palabra. Bajo los cimientos de las casas, los cines y las fábricas, sustentando las carreteras que llevan a las playas, nutriendo a los alimentos exquisitos, acunando los lagos y ríos.., pero la función de este recurso, no renovable, va más allá. “Los niños que han tenido la dicha de jugar con el suelo saben un poco lo que es, pero los de la ciudad no tanto. Y es nuestro aliado silencioso, la mayoría de la comida se produce ahí, y también es un almacén natural de carbono, asume más que la vegetación terrestre y la atmósfera juntas, y eso es importante contra el calentamiento global. Además de aguardar microorganismos que proporcionan biodiversidad”, resume con brevedad Ronald Vargas, secretario de la Alianza Mundial por el Suelo, consciente de que este recurso natural no capta tanta atención como el agua en el mundo.

CONTINUE LEYENDO EN EL PAIS

México: el secreto de un proyecto que restaura ecosistemas golpeados por la deforestación

Escuela de técnicas de agroecología trabaja en restaurar el sistema hídrico, los suelos, la biodiversidad y articular la economía local en un distrito de Guanajuato. Alrededor de 200 familias campesinas de San Miguel de Allende se han beneficiado de los talleres y comienzan a aplicar lo aprendido. Hoy cuentan con nuevos espacios para vender sus productos orgánicos.

Don Manuel García Pacheco, parado en el borde de su campo de cultivo, ese que lo vio nacer hace más de seis décadas, cuando la tierra era arada por bueyes, sonríe ampliamente mientras observa a un enérgico equipo que ha llegado a trabajar a su milpa en el distrito de San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato. «Estoy feliz como una lombriz», dice con entusiasmo.

Y con razón. Mucho ha cambiado en su localidad desde su regreso de los Estados Unidos, a donde emigró como millones de agricultores de subsistencia de México que ya no podían ganarse la vida con los suelos degradados y el clima árido.

“Se llegó el día en que la gente emigró pa’l norte por la pobreza, porque aquí no había ni para comprarse un buen pantalón, mucho menos un carro”, narra el agricultor, mientras dos jóvenes siembran una hilera de maguey pulquero en su parcela.

Don Manuel no duda en decir que nunca fue fácil vivir de la agricultura. No lo es para muchos mexicanos. Un estudio de 2012, elaborado por expertos de la Universidad Autónoma de Chapingo, precisa que de las 26 millones de hectáreas cultivables que posee México, casi la mitad están abandonadas. Y, básicamente, por tres razones: la migración, la ausencia del Estado y la poca rentabilidad.

Pero también están las tierras que simplemente ya no pueden ser trabajadas, porque están degradadas y en camino a la desertificación. Este problema es el responsable de que México pierda más de 100 000 hectáreas de tierras de cultivo cada año, como precisa un estudio científico.

Por eso Don Manuel García no deja de repetir que lo que le pasó fue un golpe de suerte. Y comenzó cuando su vecina convirtió su parcela en un rancho ecológico destinado a la regeneración de sus suelos en el 2009. El proyecto fue bautizado como Vía Orgánica y se convirtió en un modelo para los campesinos de la región.

Un nuevo comienzo

Don Manuel confiesa que al principio no estaba muy seguro. Recuerda que «Doña Rosana», su vecina, le hacía ver que estaba envenenando el suelo, el aire y el agua, e incluso sus cultivos, usando productos químicos.

 “Antes hasta le echábamos químicos por ignorancia y me decía: ‘Te va a hacer daño, eso no sirve’. Ya cuando me hicieron ver las cosas le paramos, desperté y me di cuenta», narra Don Manuel. “Ahora solamente le ponemos el estiércol de borrego, de res y vemos mucha cosecha. Nomás de que Dios mande lluvia”.

El proyecto de su vecina solo seguía los pasos de un creciente movimiento que desarrolla una agricultura que va más allá de lo sostenible en las granjas.

En una zona tan deteriorada de Guanajuato, uno de los estados más deforestados del país, la conservación no es suficiente, dicen los cofundadores de Vía Orgánica Rosana Álvarez , Ronnie Cummins y Rose Welch. Por eso se trazaron una meta bastante ambiciosa: nada menos que la regeneración del ecosistema —del suelo, del ciclo hidrológico, de la economía local, e incluso de las vidas de sus habitantes.

Y fue así como lo que empezó en un rancho de 25 hectáreas, se convirtió en un programa de educación agrícola que hoy se expande rápidamente hacia las poblaciones locales.

Para Álvarez, Cummins y Welch, la agricultura regenerativa es la respuesta a muchos de los problemas que arrastra México. Se refieren a la agricultura industrial que,  como indican algunos estudios científicos, pueden impactar fuentes de agua, bosques y suelos, sin contar que está entre las principales fuentes generadoras de gases de efecto invernadero.

Cuando Vía Orgánica lanzó su proyecto en el 2009 —con 25 hectáreas en total— se enfrentó a un terreno que en un buen momento albergó un vasto bosque de encinos gigantes y que tras la colonización y deforestación agresiva se transformó en un cúmulo de tierra arcillosa dura, malezas secas y suelo pelado. Pero diez años de arduo trabajo bastaron para que  el rancho vuelva a ser un oasis floreciente y altamente productivo.

170 hectáreas más se sumaron al poco tiempo a este ambicioso proyecto, al que se han unido agricultores como Don Manuel.

Hoy alrededor de 200 familias de San Miguel de Allende se han beneficiado y tienen en el centro histórico de la cercana ciudad, el restaurante y el mercado del proyecto —en el que trabajan 45 empleados locales— un espacio donde pueden vender sus productos orgánicos.

Ahora cada año miles de personas llegan para aprender sobre agricultura regenerativa y llevar de vuelta esas técnicas, en muchos de los casos, a sus comunidades y granjas.

Una escuela orgánica

El propósito de la escuela, para Rose Welch, es compartir  las técnicas que serán necesarias para regenerar la tierra y fortalecer las economías con la producción local de alimentos.

“Al presentar a los estudiantes y al público ejemplos del bosque de alimentos y huertos —explica Welch— dándoles la oportunidad de hablar con la gente local que trabaja en la granja, lo que estamos haciendo es crear esperanza y mostrar que las cosas pueden comenzar a cambiar con un proyecto pequeño que no necesita una gran cantidad de recursos o tierra para iniciar la transformación”.

Y desde afuera este esfuerzo comienza a ser reconocido. Para Narciso Barrera Bassols, antropólogo y geógrafo afiliado a la Universidad Nacional Autónoma de México, que coordina a su vez un proyecto de agroecología en la Universidad Autónoma de Querétaro, lo que han logrado es “magnífico.”

“Este espacio que tiene Vía Orgánica en San Miguel de Allende es un oasis en un mar de degradación”,  dice Barrera, autor de estudios científicos enfocados en la investigación de temas agrícolas y de sostenibilidad. “La respuesta de alguien como yo que he caminado sus proyectos es que esta isla se tiene que repetir.”

Barrera se refiere a la agroforestería, a la reforestación, a la recuperación de los suelos y a la capacidad de estos para captar el agua y el carbono. Todas estas estrategias son claves, explica, para restaurar ecosistemas altamente degradados como los del Bajío de Guanajuato, especialmente en tiempos de cambio climático.

Eliane Ceccon, experta en ciencias forestales, destaca también en su libro “Más allá de la ecología de la restauración: Las perspectivas sociales en América Latina y el Caribe” que el concepto de restauración ecológica no es justificable a menos que fortalezca la sostenibilidad social tanto como la ambiental.

“Tú no puedes llegar a un agricultor —asegura Ceccon— tan pobre como existe en la mayoría de Latinoamérica y decirle: ‘Sabes qué, tienes que restaurar este ecosistema.’ Muchos de ellos viven con problemas de inseguridad alimentaria, entonces lo primero en lo que tienes que trabajar es en la seguridad alimentaria. En segundo plano tratar de restaurar algunos elementos de la estructura del ecosistema; trabajar con plantas nativas multipropósitos, siempre dentro del concepto que produzca bienes y servicios”.

El reto de trabajar en suelos áridos

Ronnie Cummins, cofundador de Vía Orgánica, es de origen tejano, pero se considera mexicano de corazón. Él y su esposa Rose Welch fundaron la Asociación de Consumidores Orgánicos en los EE. UU. en 1998, y abrieron su primera sede mexicana en Chiapas.

Con el tiempo trasladaron el proyecto a San Miguel de Allende y se dieron cuenta que estaban en el lugar ideal para comenzar una granja orgánica.

“La agricultura orgánica no es una invención traída de los Estados Unidos; en realidad, es la forma tradicional de agricultura practicada por los pueblos indígenas de estas tierras durante miles de años», dice Cummins.

La biodiversidad era una característica de la agricultura indígena y campesina, con la milpa tradicional, que generalmente contiene hasta 50 tipos diferentes de plantas, la mayoría de ellas comestibles o medicinales: plantas silvestres como el amaranto, las verdolagas y el huazontle, conocidos colectivamente como quelites.

Estas prácticas tradicionales son las que han sido rescatadas y valoradas, y se han incorporado productos nativos como el mezquite, cuyas vainas de semillas son ricas en nutrientes; el nopal, un alimento básico de la dieta mexicana; y el agave, que antes de que los españoles comenzaran a destilarlo en tequila y mezcal, se cultivaba tradicionalmente para el nutritivo y delicioso aguamiel.

“Lo que están haciendo con su proyecto es rescatar historia, rescatar memoria, rescatar cultura, innovar”, señala Barrera. “Y lo más importante: ¿cuántos investigadores en México están dedicados al estudio de la transición agroecológica de las áreas áridas del país? La mayor parte está concentrada en el sur o sureste del país, que no son las áridas. Entonces que haya un proyecto que está haciendo eso me parece muy importante.”

Los sistemas agroecológicos de los ranchos intercalan hileras de diversos cultivos arbóreos como el mezquite, el olivo y la granada, a esto se suma el pastoreo de cabras, ovejas y caballos con manejo holístico y pollos, que fertilizan los árboles y que ayudan en el control de plagas.

La estrategia ha sido comenzar poco a poco, pero no ha sido fácil. Toda la región depende de las 20 pulgadas (500 mm) de agua que se generan al año, la mayor parte entre los meses de junio y agosto. La escasez de agua en una región que es, naturalmente, semiárida se ha visto agravada por el crecimiento de las agroindustrias, que son los grandes productores que pueden obtener un permiso del gobierno que les permite regar con agua subterránea de los pozos.

Según Cummins, alrededor del 14 % de los agricultores en la región tiene pozos. El otro 86 % depende de la captación del agua de las lluvias para poder cultivar fuera de esta breve temporada. Por eso se han desarrollado una serie de sistemas que se valen de los techos de las casas, las cisternas y estanques para almacenar el agua que los agricultores usarán a lo largo del año.

Gerardo Ruiz Smith, ingeniero agrícola y experto en permacultura, ha contribuido también con el diseño de un sistema que contornea los terrenos y los caminos para canalizar las aguas de lluvia hacia cuatro grandes estanques. A esto se suma que la restauración de los suelos ayuda también a mejorar la capacidad de estos para retener el agua.

«El problema real es que en los suelos muertos no puede infiltrarse mucha agua. Si tenemos escorrentía superficial, encuentro una manera de reducirla e infiltrarla, pero prefiero concentrarme en mejorar la vida del suelo y la capacidad de retención de agua», precisa.

«El terreno lo tengo que recuperar»

Para Azucena Cabrera, Lourdes Guerrero y Martín Tovar restaurar sus tierras se ha convertido no solo en un reto, sino también en una deuda pendiente que tienen con sus  ancestros.

Azucena, como tantos hijos de campesinos, recuerda que en un momento su padre se vio obligado a abandonar el campo y mudarse a la ciudad para trabajar como electricista y fontanero. No tenía otra salida, la agricultura no le permitía mantener a su familia.

Pero nunca renunció del todo a su parcela, siguió regresando cada fin de semana.

 “Él dijo: ‘Aquí nací, en estos terrenos comí y tengo que recuperarlos’”, cuenta Azucena Cabrera, quien por la decisión de su padre tuvo la oportunidad de crecer jugando en la milpa, de probar los tomatitos silvestres y el huitlacoche, de recoger flores y admirar a las abejas. Su infancia fue la que la convenció de estudiar agronomía, aunque asegura que buscar empleo era uno de los temas que más le preocupaba.

“Los modelos agrícolas me hacían pensar, ‘¿Qué haré cuando termine?”, confiesa Azucena Cabrera, quien encontró pronto una salida en Vía Orgánica, ahí donde hoy trabaja como coordinadora y maestra para cientos de habitantes de la zona. Ella heredó el vínculo inquebrantable que tiene su padre con la tierra.

Por eso está convencida de que es necesario “voltear a ver el sistema en su comunidad” y acercarse al abuelo para preguntarle: ”¿Qué fue, qué hacía, qué comía, cómo sabía? Porque hay mucho conocimiento nuevo y el instinto se queda dormido, y ahora el conocimiento moderno nos deslumbra”.

Hoy es testigo de cómo la agricultura orgánica va regenerando las vidas de sus compañeros de trabajo. Es el caso de Don Martín Tovar, que tras trabajar 12 horas al día en una fábrica procesadora de pollos en Estados Unidos, se siente ahora satisfecho de haber vuelto a su tierra natal y de poder mostrarle a su hijo cómo sembrar, cultivar y hacer abonos orgánicos.

Lourdes Guerrero fue de las que prefirió quedarse en México para encontrar su suerte. Sin embargo, no deja de lamentar el “terrible error” que cometió al dedicarle tantos años de vida a la industria de pollos. Aún se estremece al recordar las condiciones bajo las cuales trabajaba. Ahora se siente orgullosa de cuidar su “Granja regenerativa”,  donde circulan las aves abonando los árboles frutales mientras producen huevos orgánicos.

Rosana Álvarez ha visto muchos cambios a lo largo del trabajo con los productores. Algunos han dejado de usar agroquímicos; otros, que estaban a punto de usarlos, han tomado la decisión de resistir a las ofertas del paquete convencional del gobierno. Algunos han aprendido a hacer composta y cubrir la tierra expuesta con un colchón de materia orgánica para protegerla. La mayoría ha tomado clases y talleres, que son gratis para los campesinos.

«Están entendiendo más —dice Álvarez—, sus ojos están más abiertos, más brillantes. Están más felices, están haciendo lo que aman. Solo necesitaban una manera de mantener su economía en marcha».

Este aspecto económico es la clave del cambio, es lo que ha impulsado la aparición de más mercados orgánicos y artesanales, y es también lo que está regenerando el paisaje, sostiene Álvarez.

En marzo de este año, el proyecto dio otro gran paso:  lanzó el primero de una serie de Campamentos de Regeneración de Ecosistemas junto con el reconocido científico de suelos y experto en restauración ambiental, John D. Liu. Treinta personas de siete países llegaron a San Miguel de Allende para estudiar y con la intención de difundir luego estas técnicas en sus localidades.

«Los centros de agricultura regenerativa como Vía Orgánica están restaurando tierras degradadas y creando modelos reproducibles para reparar ecosistemas completos, literalmente desde cero», dijo Liu. «Estos métodos se están propagando como semillas para que broten en otras regiones del mundo».

Publicado con permiso de Mongabay

Regeneración: noticias locales para un movimiento global

Desde su creación en 2015, Regeneration International ha estado trabajando de manera local para fortalecer un movimiento de solidaridad global. Hasta el momento, 218 proyectos regenerativos ubicados en 55 países forman parte de la Red Internacional de Afiliados de Regeneration.

Desde comienzos del año se han realizado diversos talleres, conferencias y encuentros regionales e internacionales que nutren y conectan el movimiento de regeneración global. Queremos por este medio compartirte información para que sepas más de lo que está ocurriendo y puedas acercarte y formar parte de este movimiento. Regeneration Belice celebró su primera Asamblea General, en Kenia, estaremos presentes en la Semana Mundial del Suelo y en Chiapas, México, participaremos del Primer Congreso Mexicano de Agroecología.

Sigue leyendo para saber más sobre estos eventos regenerativos internacionales.

BELICE: Regeneración Belice celebra su primera reunión general anual en Belmopan

Regeneración Belice celebró su primera Asamblea General el 13 de febrero en la sala de conferencias de la Feria Nacional de Agricultura y Comercio en Belmopan.

Regeneración Belice es el resultado del esfuerzo común de productores, educadores, consumidores y educadores de Belice y aliados internacionales. El primer paso para la conformación de este grupo se dio durante la Primera Conferencia de Agricultura Tropical que tuvo lugar en Belmopan en noviembre de 2018.

El 19 de marzo, Regeneración Belice organizó un taller de biocarbón a cargo de Christopher Nesbitt de Maya Mountain Research Farm e integrante de la junta de Regeneración Belice, con una participación de 51 personas. Se está planeando un taller de preservación de semillas para junio con la asistencia de RI, Sustainable Harvest International (SHI), el Ministerio de Agricultura y otros involucrados en la preservación de semillas. Regeneración Belice continúa desarrollando numerosos eventos para 2019, desde su Segunda Conferencia sobre Agricultura Tropical Regenerativa en noviembre, como su participación en el Día Mundial de la Alimentación en octubre.

URUGUAY: ¡El movimiento de regeneración está ganando terreno en Uruguay!

El 14 de febrero tuvo lugar el taller “José Ignacio, Faro Regenerativo: agua y suelo libres de agroquímicos” en las instalaciones del restaurante la Excusa, en José Ignacio, Uruguay. El evento se llevó a cabo conjuntamente con la Feria Gastronómica local, patrocinada por varias organizaciones locales, nacionales e internacionales y ONG’s, incluida Savory International.

Los talleres sobre prácticas agrícolas regenerativas se llevarán a cabo mensualmente, a fin de difundir el movimiento regenerativo en todo Uruguay. Para más información, llame o WhatsApp: 598-98106116.

ESTADOS UNIDOS: Global Earth Repair Conference, Port Townsend, Washington (EE. UU.), 3-5 de mayo de 2019

La Global Earth Repair Conference (Conferencia Global de Reparación de la Tierra) reunirá a unas 500 personas para hablar sobre la reparación de la tierra a nivel local, regional, estatal, nacional e internacional. La Conferencia Global de Reparación de la Tierra facilita el intercambio de información entre los profesionales de la reparación de la tierra.

El evento de este año se centrará en cómo aplicar la reparación de la tierra en áreas urbanas, tierras de cultivo, bosques, pastizales, estepas arbustivas, desiertos, arroyos, ríos, arrecifes de coral, océanos y otros ecosistemas. Recolección de semillas, movimientos de tierras, curvas de nivel, viveros, plantas nativas, establecimiento de plantas, árboles, estacas vivas, siembra de retoños y mucho más estará en el menú.

MEXICO: 1er. Congreso Mexicano de Agroecología, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 12-17 de mayo de 2019.

Regeneración Internacional y la Asociación de Consumidores Orgánicos (ACO), junto con la Red de Semillas de México, participarán en el Primer Congreso Mexicano de Agroecología con una serie de actividades relacionadas con la defensa de las semillas y la agrodiversidad.

El miércoles 15 de mayo, habrá talleres sobre producción de semillas y sobre la tortilla 100% nixtamalizada. También habrá una presentación de “SIEMBRA!”, Una serie educativa sobre la producción de semillas y un intercambio de semillas.

El jueves 16 de mayo, participaremos en una mesa titulada “Semillas y resiliencia: aprendizaje, resistencia y construcción a través de la defensa, conservación y producción de semillas”, que contará con oradores del sector público y académico y organizaciones sin fines de lucro.

AFRICA DEL ESTE: Global Soil Week, Nairobi, Kenya, May 27-30, 2019

La Global Soil Week (Semana Mundial del Suelo) reunirá a científicos y profesionales del suelo para deliberar sobre cómo crear entornos que permitan la neutralidad de la degradación de la tierra en África. Precious Phiri, de Regeneration International, se asociará con la Oficina Federal Alemana para la Agricultura y la Alimentación (Viridiana Alcántara) para llevar a cabo una visita al Savory Hub de Kenia en las tierras de Masai Mara. Este evento mostrará el potencial para la regeneración de la salud del suelo en las tierras secas de Kenia. La esperanza es que esto genere interés entre los científicos para asociarse con Savory Hubs en proyectos orientados a la regeneración de los pastizales.

ESTADOS UNIDOS: el Green New Deal enciende la esperanza de un cambio integral en la política agrícola

Desde Regeneration International apoyamos el Green New Deal (GND) o Nuevo Acuerdo Verde, una propuesta de movilización para los próximos 10 años para combatir el cambio climático al tiempo que promueve medidas para reducir la desigualdad económica en Estados Unidos. El GND ofrece una oportunidad sin precedentes para finalmente unir a los activistas de justicia ambiental, climática, alimentaria, laboral y económica en los EE. UU. en torno a una plataforma de políticas que ofrece soluciones para las múltiples crisis que enfrentamos.

En los EE. UU., RI está trabajando tras bambalinas para crear una coalición nacional de agricultores y ganaderos a favor del GND con el objetivo de redactar y generar apoyos para las principales reformas de política agrícola para enfrentar el calentamiento global y otras crisis, como el deterioro de la salud pública y la contaminación del agua, el colapso de las granjas familiares y sus comunidades, la pérdida de la vida silvestre y la biodiversidad, y los bajos salarios de los trabajadores del campo y la industria alimentaria.

Haremos algunos anuncios importantes sobre nuestra asociación con el Movimiento Sunrise en los próximos meses. Por ahora, si vive en los EE. UU., favor de utilizar este formulario para pedir a sus miembros del Congreso que apoyen el Green New Deal.

¿Eres un granjero o ganadero en los Estados Unidos? Por favor firme esta carta al Congreso instando a que se apoye un Green New Deal.

¡Gracias!

Elige FAO a México para impulsar agroecología y erradicar el hambre

El Gobierno de México debe contemplar en los programas que forman parte de su Plan Nacional de Desarrollo, el impulsar un modelo de producción agroecológico sustentable, que permita alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, planteados en la agenda 2030 de la ONU para erradicar la pobreza y hambre cero, y mejorar la calidad de vida de las familias campesinas.

Crispin Moreira, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura en México (FAO), informó que para lograrlo se requiere de un marco legal, un mayor presupuesto, control social, intrumentos operativos y políticas públicas que favorezcan el fortalecimiento de este modelo agroecológico.

Anunció que México junto con Senegal y la Indía, fueron elegidos durante el II Simposium que realizó la FAO en Roma,  para impulsar una agenda más concreta, sobre producción agroecológica que permitan alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, en la erradicación de la extrema pobreza y hambre cero.

SIGUE LEYENDO EN MEXICAMPO

Belice: transitando hacia la regeneración

Del 13 al 15 de noviembre de 2018 se realizó en Belmopan Belice, la Primera Conferencia Anual de Agricultura Tropical

Belmopan: “la ciudad Jardín” fue el escenario de la Primera Conferencia Anual de Agricultura Tropical del 13 al 15 de noviembre de 2018, a la que acudieron personas dedicadas a la agroecología, agroforestería, apicultura, ganadería, aves de corral, semillas tradicionales, plantas medicinales, huertos urbanos y rurales, junto con integrantes de la comunidad científica, líderes internacionales de proyectos regenerativos e integrantes del ministerio de agricultura y recursos naturales de Belice.

Diversos actores públicos, privados, de la sociedad civil y academia sumados a los productores de Belice, están intentando que el país sea el primer ejemplo en el continente Americano en lograr una transición Regenerativa.

¿Qué significa regenerativa?

Toda alternativa que contribuya a revertir la degeneración de la tierra, del medio ambiente, del tejido social, de la salud de personas, plantas y animales, la contaminación del agua, el suelo, el uso excesivo de agrotóxicos, la generación de carne de res, aves y lácteos con antibióticos y hormonas y todo tipo de siembras y cultivos bajo sistemas de agricultura industrial.

Es así como la palabra regeneración atrajo durante el primer día a 800 personas y el segundo a 300, provenientes de Belice y de otras naciones como son: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala y México, quienes asistieron a conferencias magistrales y talleres simultáneos intercambiando información, conocimientos y estrategias en inglés, español y Maya Kekchi .

Los temas abordados por 6 ponentes internacionales y 13 locales giraron en torno a prácticas regenerativas que permitan “secuestrar”el carbono de la atmósfera y devolverlo a los suelos y mares a través de proyectos de apicultura, semillas nativas, plantas medicinales, agroforestería, vainilla, huertos verdes, cítricos, silvipastoreo, aves de corral, agroturismo, biocarbón, entre otras, para concientizar a la población sobre la importancia de producir de forma agroecológica, holística y sana para proteger la biodiversidad, el agua, la madre tierra, la salud y vida humana, animal y de insectos polinizadores, así como el medio ambiente.

¿Cómo surge Regeneration International?

Regeneración Internacional se conformó en junio de 2015 en la Finca Luna Nueva de Costa Rica, al pie del maravilloso volcán el Arenal, que fue testigo de cómo 60 personas de 21 diferentes naciones -integrantes de comunidades campesinas, científicas, organizaciones civiles, instancias educativas y públicas- establecieron el compromiso común de revertir el calentamiento global y la destrucción del medioambiente a través de prácticas y proyectos regenerativos.

A tres años de su creación, RI aglutina a 250 organizaciones de diferentes países y está consolidando alianzas en Estados Unidos, Sudáfrica, India, Canadá, México, Guatemala y Belice, donde se efectuó la más reciente conferencia.

Algunas de las principales acciones de RI en sus tres años de vida han sido posicionar las prácticas regenerativas como una forma de revertir el calentamiento global en los encuentros internacionales sobre cambio climático (COP 21, 22 y 23), en el de biodiversidad (COP 13), así como en diversos foros internacionales; además de sumarse e impulsar la estrategia 4X1000 Iniciativa climática: Suelos por seguridad alimentaria, que busca incrementar anualmente un 0.4% las reservas de carbono a la tierra, lo que permitiría detener la concentración de CO2 en la atmósfera a través de prácticas orgánicas y regenerativas.

Entre las principales actividades de difusión y educación emprendidas por RI se cuentan: el impulso de una campaña global para educar a tomadores de decisiones públicas sobre agricultura regenerativa como una solución al cambio climático; promover proyectos de agricultura regenerativa, iniciativas públicas y la formación y capacitación dirigida a personas consumidoras, agricultoras, empresarias y políticas, acerca de la importancia de sembrar el planeta para restaurar la salud pública, promover la prosperidad y la paz a escala global.

¿Por qué Regeneración Belice?

La primera conferencia anual en Belice fue impulsada desde hace poco más de un año por tres entusiastas mujeres que de Estados Unidos se mudaron a vivir a Belice hace varias décadas, buscando una nueva forma de vida en armonía con el medio ambiente y la madre tierra: Sally Starkey, Dottie Feucht y Beth Roberson, junto con Inna Sánchez, una joven egresada de la Universidad EARTH y directora de investigación agrícola dentro del ministerio de agricultura.

Ellas, en coordinación con Sustainable Harvest International y Organic Consumers Association (organizaciones integrantes de Regeneration International), comenzaron a gestar esta actividad que constituye el primer modelo regenerativo regional integrado por equipos multidisciplinarios que suman sus esfuerzos para trascender hacia una nación regenerativa.

Y lo más importante, lograron el apoyo del Ministro de Agricultura, Pesca, Forestería, Medioambiente, Desarrollo Sustentable e Inmigración de Belice, Senador Godwin Hulse, quien ha sido agricultor y está comprometido a impulsar políticas públicas para que Belice trascienda hacia una nación regenerativa.

Este escalamiento hacia proyectos regenerativos es fundamental en un país como Belice, con aproximadamente 390 mil personas que viven básicamente del turismo, manufactura, pesca y producción agrícola de cultivos como azúcar, plátano y naranja, cultivos en los que se usan altos niveles de agrotóxicos, lo cual no solo ha contaminado sus tierras y aguas, sino también dañado la salud de quienes siembran y consumen esos alimentos.

Además de que al haber optado por monocultivos de exportación, el país importa grandes cantidades de granos básicos, lo cual constituye un déficit económico y no garantiza la calidad de los alimentos.

Cabe señalar que en los años 50 del siglo pasado se establecieron grandes colonias de comunidades menonitas en Belice, invitadas por el gobierno colonial que les brindó tierras y todo tipo de facilidades para producir. Estos grupos han producido alimentos principalmente para el mercado local; no obstante, usan grandes cantidades de agrotóxicos dentro de un sistema industrial , lo cual no solo ha dañado la tierra y contaminado el agua, sino les ha afectado en su salud.

Por ello, la asistencia de integrantes de la comunidad menonita a la Primera Conferencia Anual de Agricultura Tropical en Belmopan abre una puerta de esperanza para que también estas comunidades, tradicionalmente aisladas para preservar su cultura y forma de vida, accedan a prácticas regenerativas.

Los próximos pasos serán impartir talleres técnicos para la producción de biocarbón, cuidado y preservación de semillas, control agroecológico de malezas, plagas, hongos, entre otros, planeados durante el 2019.

La idea es avanzar gradualmente hacia la conformación de un Belice regenerativo, lo cual no sólo dependerá del compromiso de las autoridades locales para instaurar políticas públicas, sino de la suma de todas y todos los actores sociales de Belice relacionados con el campo, lo cual constituirá un ejemplo no sólo para el continente americano sino para el mundo entero.

Publicado con permiso de Consumidores Orgánicos

El Green New Deal de Alexandria Ocasio-Cortez: cómo es el ambicioso plan contra el cambio climático de la congresista más joven de EE.UU.

“¡La gente se está muriendo! ¡Están muriendo!”.

La congresista más joven de Estados Unidos, la demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, realizó esta semana una apasionada defensa del Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde), una propuesta elaborada por ella y el senador demócrata Ed Markey para combatir el cambio climático al tiempo que promueve medidas para reducir la desigualdad económica en Estados Unidos.

La intervención de Ocasio-Cortez se produjo como reacción a las críticas del senador republicano Sean Duffy, que calificó la propuesta de “hipocresía elitista”durante una sesión en el Senado el pasado martes en la que el documento fue ampliamente rechazado en una votación que los demócratas calificaron de “montaje político”.

“¿Le quieren decir a la gente que su preocupación, su deseo de tener agua y aire limpios es elitista? Díganselo a los niños del Bronx que sufren de las tasas más altas de asma infantil en el país“, expuso Ocasio-Cortez indignada.

Siga leyendo en BBC News Mundo

Pastizales: Evitan el Calentamiento

Por primera vez en miles de años, la concentración de CO2 atmosférico pasó los 400 ppm durante todo un año. Hasta ahora las eras geológicas eran consecuencia de fenómenos naturales, lentos e inmanejables para las criaturas vivientes. Hoy los científicos dan por inaugurado el Antropoceno, la era donde los humanos somos la principal fuerza interviniente. Desde que descubrió el uso del fuego, el hombre fue alterando el paisaje y la vida del planeta, aumentando las emisiones de carbono y destruyendo sus sumideros, como costo asociado al progreso.

Photo credit: Unsplash

El aumento de los gases en la atmósfera produce efecto invernadero y la temperatura media del planeta aumenta. Las consecuencias son: sequías largas seguidas de tormentas de gran intensidad, lo que aumenta las inundaciones.

Las emisiones son como canillas abiertas echando agua en una bañadera. Es necesario cerrarlas, pero también hay que revisar lo que pasa con el desagüe. El problema no son sólo las emisiones, sino el estado de los sumideros. Se cree que la canilla abierta es el consumo de combustibles para uso domiciliario, transporte e industria.

CONTINUA LEYENDO EN LA NACION

Recuperan suelos en La Toglla usando ramas de los árboles

Publicado por: El Universo

La Toglla, una comunidad ancestral de 700 habitantes, que ocupa 551 hectáreas en las faldas del Ilaló, en la parroquia Guangopolo del cantón Quito, impulsa el proyecto “Diseño y puesta en marcha de una nueva estrategia de Agradación de suelos y ambiente en el Ilaló”.

El objetivo es tener 15 hectáreas reforestadas y que en tres años la cangahua tenga una capa arable y cultivable para sembrar.

Hemos cedido una hectárea y media para sembrar penco y entre cada penco, sembraremos guarango. Con el penco se obtiene el mishqui, chaguarmishqui y todos sus derivados y con el guarango un pigmento para los artesanos que trabajan en cuero. El guarango es un espino, una leguminosa que ayuda a descompactar el suelo, cuenta. Con el Gobierno de la provincia buscamos sembrar y promocionar el mishqui (tequila) como bebida símbolo de la provincia, dice Jaime Paucar, presidente del Consejo de Gobierno de la Comunidad La Toglla.

LEER MÁS AQUÍ

Un proyecto europeo devuelve a Alto Campoo el carácter de estación de montaña

Publicado por: Redacción EFE Verde

Alto Campoo ha recuperado su carácter de estación de montaña gracias al proyecto europeo Life Econnect, que ha permitido la restauración ambiental de los terrenos afectados por la estación de esquí, la conectividad ecológica de espacios Natura 2000 de la Sierra Híjar y la Sierra del Cordel.

La vicepresidenta de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, ha visitado Alto Campoo para conocer el resultado de este proyecto del Programa Life de la UE.

Tras cuatro años de trabajo del Ejecutivo, a través del departamento que dirige Díaz Tezanos y de CANTUR, junto a SEO/BirdLife, Alto Campoo se ha convertido en la primera estación de esquí con su propio Plan de Gestión de la Biodiversidad. La vicepresidenta ha destacado el éxito absoluto de esta iniciativa y se ha mostrado satisfecha de poder devolver a la montaña su aspecto natural, con praderías donde hasta ahora había pedregales, y conectando, además, dos áreas naturales que habían quedado separadas por la estación de esquí.

El director del CANTUR, Javier Carrión, ha calificado de “importantísimo este proyecto, que ya es una realidad”, ya que ha permitido “devolver al medio lo que era del medio”. “Nosotros teníamos cierta ‘culpa’ en la degradación de esta área y por eso somos los primeros implicados en este proyecto”, ha asegurado.

LEER MÁS AQUÍ

La guerra contra la agricultura familiar: “sutil, cruel y perversa”

Publicado por: Sputnik

La producción comunitaria de alimentos está amenazada por las grandes industrias agropecuarias. “Hay una guerra”, dijo a Sputnik Mauricio Vives, presidente de Graneco, una cooperativa uruguaya agroecológica que la FAO considera es una buena muestra de producción responsable. Según Vives, agricultura, comer sano y cuidar la tierra van de la mano.

El 70% de los alimentos del mundo son producidos por la agricultura campesina y sólo el resto es generado por empresas que, mayoritariamente, no se dedican a terminar con el hambre, sino a forrajes o a producir recursos para biocombustibles. Teniendo las cifras en cuenta, se podría pensar que la “guerra” mencionada por Vives la están ganando los agricultores comunitarios. Sin embargo, el panorama es bastante distinto.

El tipo de producción agroecológica de alimentos familiar generalmente no utiliza siembra directa, y en lugar de combatir la vegetación silvestre, “mal llamada maleza”, con químicos, antes de sembrar hace un laboreo del suelo.

LEER MÁS AQUÍ