Binéfar aspira a convertirse en el referente de la agricultura regenerativa en España

Binéfar aspira a convertirse en el referente de la agricultura regenerativa en España

Por: Miguel Barluenga | Publicado: 3 de marzo 2018

Dentro de la Semana de la Sostenibilidad se enmarca el proyecto en el ámbito de la transición agroecológica que plantea una opción de gestión de esos bienes que parece “revolucionaria” pero que es “de puro sentido común con la utilización de cuatro o cinco fincas agrícolas y ganaderas con características diferentes para abordar los distintos problemas agronómicos.

Binéfar quiere convertirse en la localidad que abra la puerta de la agricultura regenerativa al resto de Aragón. El concejal de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento, Txema Isábal, trabaja en la puesta en marcha de un grupo de cooperación que coordine sistemas piloto de agricultura regenerativa en esta población. El objetivo que se pretende alcanzar es convertirse en referentes de la aplicación de estas técnicas y ser un ejemplo para animar a agricultores y ganaderos a ponerlas en práctica tanto en la comarca de La Litera como más allá de sus hectáreas.

¿Y qué es la agricultura regenerativa? Se trata de un conjunto de técnicas que buscan la regeneración del suelo, su sostenibilidad, la resiliencia y el mantenimiento del tejido rural y social y que quieren hacer rentables las explotaciones agroganaderas reduciendo gastos, generando biofertilizantes propios y aprovechando la relación entre animales, plantas y la vida del suelo -microbiología, minerales y materia orgánica-, así como optimizando el agua de la lluvia.

Esta modalidad quiere ir un paso más allá que la agricultura ecológica. “No solo se trata de tener una agricultura limpia que sustituya productos químicos por otros en apariencia orgánica, sino que pasa por regenerar el suelo y crear las condiciones biológicas adecuadas para tener cultivos sanos y de calidad, imitando los parámetros de la naturaleza”, mantiene Isábal, que pertenece al grupo municipal de Cambiar Binéfar. Y es que, señala el concejal, la Peninsula Ibérica está perdiendo entre 15 y 20 toneladas de suelo por hectárea por los procesos de erosión. “Y tenemos Los Monegros como máximo exponente de un problema tan grave como el cambio climático”, enfatiza.

LEER MÁS AQUÍ
LEER MÁS ARTÍCULOS EN ESPAÑOL AQUÍ