Posts

Regeneration Movement Will Hold Scheduled COP25 Events in Chile, Also Send Delegations to Madrid

Regeneration International, Savory Institute, Organic Consumers Assoc. among other regenerative organizations committed to supporting the Regeneration Movement in Latin America

Contact:

Latin America: Ercilia Sahores, ercilia@regenerationinternational.org, +52 (55) 6257 7901

US: Katherine Paul, katherine@regenerationinternational.org; 207-653-3090

SANTIAGO, Chile – November 11, 2019 – In a show of solidarity with the growing Regeneration Movement in Chile and throughout Latin America, Regeneration International today announced it will hold the regeneration network’s annual general assembly and related global climate events in Santiago and regions, as planned, despite the recent announcement that Chile has pulled out of hosting the COP25 Global Climate Summit.

Regeneration International and key partners will also send delegations to the official COP25, which has been relocated to Madrid. 

“This is a historical and deeply symbolic moment for Chile,” said Ercilia Sahores, Regeneration International Latin America director. “Our decision to proceed with the meetings we’ve spent months organizing on the ground with Latin American civil society organizations reflects our commitment to ensuring that citizen voices, not just institutional voices can join forces and have a platform at COP25. We believe that the Regeneration Movement offers hope, in the way of practical, environmental, socioeconomic and political solutions to the systemic crisis occurring now in Chile and other parts of the world.”

“Regeneration International is inspired and energized by the unprecedented upsurge of grassroots resistance and regeneration spreading across the globe, said Ronnie Cummins, Regeneration International co-founder and steering committee member. “The recent uprisings in Chile, Hong Kong, Moscow, Lebanon and other nations, and the rapid growth of the Sunrise and Extinction Rebellion movements in the U.S. and Europe, are calling for system change as the only way to address the Climate Emergency and the related political, social and economic crises bearing down upon us. Regeneration International and our allied NGOs look forward to traveling to Santiago in December to participate with our Chilean and Latin American partners in building up a strong network throughout the Americas for a transcontinental Green New Deal with a strong focus on regenerative food, farming, reforestation and ecosystem restoration.” 

“The time we expected has arrived, years of training and active experimentation for eco-social regeneration in our hands, hearts and minds,” said Javiera Carrión, co-founder of El Manzano Permaculture, a Regeneration International affiliate. “The context has changed rapidly and violently here in Chile, as is happening in other parts of the world“. These are interesting and uncertain times. It is also time for the Regeneration Movement to gather and re-strategize. We have much work to do, and are grateful to have the support of Regeneration International at this critical moment.”

“Savory is excited to join forces with Regeneration International,” said Daniela Howell, CEO of the Savory Institute,” in both Chile and Spain during COP25, with our Hub leaders in South America and Europe joining in an expression of our committed support to the regenerative movement in these regions and globally. We look forward to participating as a united front in key sessions to advance the support for regenerative agriculture and the global 4×1000 initiative, as well as shared time of inspiration and friendship.”

Regeneration International will hold its General Assembly in Santiago December 9-10.

Regeneration International is a 501(c)(3) nonprofit dedicated to promoting, facilitating and accelerating the global transition to regenerative food, farming and land management for the purpose of restoring climate stability, ending world hunger and rebuilding deteriorated social, ecological and economic systems.

Soil Power! The Dirty Way to a Green Planet

The last great hope of avoiding catastrophic climate change may lie in a substance so commonplace that we typically ignore it or else walk all over it: the soil beneath our feet.

The earth possesses five major pools of carbon. Of those pools, the atmosphere is already overloaded with the stuff; the oceans are turning acidic as they become saturated with it; the forests are diminishing; and underground fossil fuel reserves are being emptied. That leaves soil as the most likely repository for immense quantities of carbon.

Now scientists are documenting how sequestering carbon in soil can produce a double dividend: It reduces climate change by extracting carbon from the atmosphere, and it restores the health of degraded soil and increases agricultural yields. Many scientists and farmers believe the emerging understanding of soil’s role in climate stability and agricultural productivity will prompt a paradigm shift in agriculture, triggering the abandonment of conventional practices like tillage, crop residue removal, mono-cropping, excessive grazing and blanket use of chemical fertilizer and pesticide.

 

KEEP READING ON THE NEW YORK TIMES

Regeneration International y Regeneration Belize anuncian la 2da Conferencia anual de agricultura tropical

PARA PUBLICACION INMEDIATA

 

29 de octubre de 2019

BELMOPAN, Belice – Regeneration International y Regeneration Belize anunciaron hoy que la 2da Conferencia anual de agricultura tropical se llevará a cabo en los terrenos de la Feria Nacional de Agricultura y Comercio (NATS) en Belmopan, Belice, del 11 al 13 de noviembre de 2019.

El evento es una oportunidad para que todos los agricultores vayan y escuchen a los agricultores y consultores tropicales exitosos compartir sus experiencias al poner en práctica métodos de agricultura regenerativa.

 

Los temas y oradores internacionales incluyen:

  • Mitigación de la sequía: Sr. Roland Bunch
  • Claves para gestionar la nutrición para controlar las enfermedades de las plantas: Dr. Don Huber
  • Protocolos de producción avícola regenerativa: Sr. Reginaldo Haslett-Marroquin
  • Prácticas regenerativas para la ganadería: Sr. Brock Menking

 

Los oradores locales incluyen:

Sr. Gerardo Aldana, Sra. Olivia Carballo-Avilez, Dr. Rosita Arvigo, Sra. Omaira Avila Rostant, Sr. George Emmanuel, Sr. Héctor Reyes, Sra. Teresita Balan, Dr. Ed Boles, Sr. Earl Green, Sr. Santiago Juan, Sr. Christopher Nesbitt, Sr. Henry Peller y Sr. William Usher.

La ceremonia de apertura será el lunes 11 de noviembre a las 2:00 p.m. CST en el escenario principal de NATS, donde varios de los oradores internacionales darán presentaciones preliminares. El martes 12 y miércoles 13 de noviembre, los asistentes pueden elegir entre 16 presentaciones y paneles diferentes que se darán durante todo el día en cuatro escenarios, así como visitar los stands de patrocinadores del evento. Los vendedores de comida estarán en el evento los días 12 y 13 de noviembre.

Para ver el calendario de temas y oradores, haga clic aquí.

Más información aquí, en la página de Facebook de Regeneration Belize.

CONTACTO: mailto:regenerationbelize@gmail.com para más información.

 

Los principales patrocinadores de la conferencia incluyen: Ministerio de Agricultura, REDD + Belice; La Embajada de la República de China (Taiwán); Corporación Financiera de Desarrollo (DFC); Belize Telecommunications Ltd (BTL); y el Centro de Cambio Climático de la Comunidad del Caribe.

 

Regeneration International es una organización sin fines de lucro 501 (c) (3) dedicada a promover, facilitar y acelerar la transición global a la alimentación, la agricultura y la gestión de la tierra regenerativas con el propósito de restaurar la estabilidad climática, poner fin al hambre en el mundo y reconstruir los sistemas sociales, ecológicos y económicos deteriorados. Visite https://regenerationinternational.org/.

Regeneration International and Regeneration Belize Announce the 2nd Annual Tropical Agriculture Conference

FOR IMMEDIATE RELEASE

October 29, 2019

BELMOPAN, Belize – Regeneration International and Regeneration Belize today announced that the 2nd Annual Tropical Agriculture Conference will be held at the National Agriculture and Trade Show (NATS) grounds in Belmopan, Belize, November 11-13, 2019.

The event is an opportunity for all farmers to come and hear successful tropical farmers and consultants share their experiences in putting regenerative agriculture methods into practice.

Topics and international speakers include:

  •     Mitigating Drought: Mr. Roland Bunch
  •     Keys to Managing Nutrition to Control Plant Disease: Dr. Don Huber
  •     Regenerative Poultry Production Protocols: Mr. Reginaldo Haslett-Marroquin
  •     Regenerative Practices for Cattle Ranching: Mr. Brock Menking

Local Speakers include:

Mr. Gerardo Aldana, Ms. Olivia Carballo-Avilez, Dr. Rosita Arvigo, Ms. Omaira Avila Rostant, Mr. George Emmanuel, Mr. Hector Reyes,  Ms. Teresita Balan, Dr. Ed Boles, Mr. Earl Green, Mr. Santiago Juan, Mr. Christopher Nesbitt, Mr. Henry Peller and Mr. William Usher.

The opening ceremony will be Monday, November 11 at 2:00 p.m. CST at the main NATS stage where several of the international speakers will preview their presentations.  On Tuesday, November 12 and Wednesday, November 13, attendees can choose from 16 different presentations and panels to be given throughout the day at four stages, as well as visit the booths of sponsors of the event.  Food vendors will be at the event on November 12 and 13.

For the schedule of topics and speakers click here.

More here on the Regeneration Belize Facebook page.

CONTACT: regenerationbelize@gmail.com for more info. 

Major sponsors for the conference include: Ministry of Agriculture, REDD+ Belize; The Embassy of the Republic of China (Taiwan); Development Finance Corporation (DFC); Belize Telecommunications Ltd (BTL); and the Caribbean Community Climate Change Center.

Regeneration International is a 501(c)(3) nonprofit dedicated to promoting, facilitating and accelerating the global transition to regenerative food, farming and land management for the purpose of restoring climate stability, ending world hunger and rebuilding deteriorated social, ecological and economic systems. Visit https://regenerationinternational.org/.

Farmers Could Help Solve the Climate Crisis—we Just Don’t Invest in Them

When the first Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) land use report was released by the United Nations in 2000, cities like Copenhagen and countries like Costa Rica did not have public decrees to become carbon neutral.

You couldn’t yet offset your Lyft ride by a nominal fee, because there was no such thing as Lyft, or such a thing as mobile applications – at least not as we understand them today. And Tesla, the first company to offer a fleet of luxury electric cars, would not be founded for another three years.

As societies, our climate perspectives have changed considerably since then, when a UN climate report was more or less a stand-alone warning. Now the world watches as students walk out of classrooms en masse, calling for better climate policies. Narratives like An Inconvenient TruthDrawdown, and Six Degrees have made their way into popular discourse.

KEEP READING ON QUARTZ

The Solution to Climate Change Is Just below Our Feet

Adam Chappell was in the fight of his life. He and his brother were co-managing the 9,000-acre farm where they grew up in Cotton Plant, Arkansas. They’d each gone off to college to do something different, but couldn’t stay away. Now an invasion of pigweed was threatening to destroy everything.

“We were spraying ourselves broke just to fight this weed,” Chappell says. “We were spending more money than we could ever hope to make. So for the farm to survive, we knew we had to change the entire way we were doing things.”

Chappell turned to YouTube, where he found a guy growing organic pumpkins in a cereal rye cover crop, and was awestruck by the clean, wide rows. “He hadn’t put any herbicides down; all the weed control in that field was the cover crop,” he says. That fall, the Chappell brothers planted cereal rye with their cotton and soybeans, and they kept the farm.

KEEP READING ON NATIONAL GEOGRAPHIC

The Key to Saving Family Farms Is in the Soil

Would it sound too good to be true if I was to say that there was a simple, profitable and underused agricultural method to help feed everybody, cool the planet, and revitalize rural America? I used to think so, until I started visiting farmers who are restoring fertility to their land, stashing a lot of carbon in their soil, and returning healthy profitability to family farms. Now I’ve come to see how restoring soil health would prove as good for farmers and rural economies as it would for the environment.

Over the past several years, I drove through small towns from Ohio to the Dakotas visiting farmers to research Growing A Revolution, my book about restoring soil fertility through regenerative farming practices. Along the way, I saw a microcosm of the national economy in which run-down farms and hollowed-out towns stood in stark contrast to farms and communities thriving with renewed vitality.

These revitalized farms came in all sizes—hand-worked three-acre vegetable farms to horizon-spanning ranches where enormous remote-controlled contraptions seemingly cast out of Star Wars seeded and harvested fields with GPS-guided precision. Yet it was not size or technology that distinguished these places, but how they worked the land.

After the Second World War, an expanded reliance on chemicals boosted the yields from soils degraded during decades of intensive farming. At the same time, American farmers increasingly specialized in and became very good at growing a large amount of a small selection of crops. This newfound bounty manifest as a surplus of corn, wheat, and other agricultural commodities. Over time, this drove down the price farmers got for their harvest as the cost of fertilizer, diesel, and pesticides rose—squeezing farmers in the middle.

From 1960 to 1970 corn prices rose from just over $1 to $2 a bushel—the equivalent of about $8 in inflation adjusted dollars today. In 2019, however, corn prices have stayed around $4 a bushel, so farmers are getting half of the real income for growing the same harvest as they did when we put a man on the Moon. At the same time the inflation-adjusted price of a barrel of oil tripled from about $20 in 1970 to more than $60 today. Over the same period, global fertilizer prices roughly doubled. Today’s conventional farmers spend a lot more to grow crops they can sell for far less than their grandparents did.

The mantra became “get big or get out” as the average size of American farms grew. The number of farms declined as smaller ones were consolidated or went out of business. Small towns struggled to retain people, and economic vitality declined in rural areas as a smaller population supported fewer services and local businesses. Driving through America’s heartland today, it’s hard to miss the fallout: shuttered stores, closed restaurants, and half-vacant mini-malls.

Interviewing farmers who had already improved their soil, I found hope that we might turn around this almost century-long trend and economically revitalize rural America. Their practices not only restored soil health, but returned profitability to family farms in the span of a few years, as opposed to the decades you would expect.

If we restore soil health and save farmers substantial input costs, we can restore smaller farms as a means to a secure living and revive the economic viability of farming communities across small town America.

So how did those farmers do it?

The successful regenerative farmers I visited all combined three unconventional practices that cultivate beneficial soil life: They parked their plows, planted cover crops, and grew complex crop rotations. Some also reintroduced livestock to their fields, employing a shifting mosaic of single-wire electric fences to frequently move cattle and implement regenerative grazing methods. These farmers were rethinking how they saw and treated their land.

This combination of unconventional practices—no till, cover crops, and complex rotations—allowed farmers to use far less fertilizer, pesticide, and diesel to grow and harvest as much, if not more, than they did growing one or two crops under conventional farming practices. At conferences, other farmers related how it took just a couple of years for this new farming system to rebuild soil fertility enough to become more profitable than neighboring conventional farms. From then on, these regenerative farmers spent less money to grow more, a surefire recipe for a better bottom line.

Regenerative agriculture is not just about restoring the life of the soil.I could see the difference around the countryside. In parts of the Dakotas where no-till and cover crops had been widely adopted, the landscape was dotted with new grain silos and barns. Shiny new pickup trucks streamed by on the roads. But in counties where black dirt fields still marred the view, things looked worn down and worn out, and topsoil blew across the highway. In Kansas, I was struck by the contrast between bright, well-maintained equipment dealerships in counties that had gone no-till, and sad lots of rusting gear in those counties still hitched to the plow.

Regenerative agriculture is not just about restoring the life of the soil. By making smaller farms profitable once again, it could bring more people back to the land and thereby boost the economy in small towns across America.

You don’t have to take my word for all this.

These points are backed up by a recent paper by Claire LaCanne and Jonathan Lundgren who compared regenerative and conventional corn fields on 20 farms in North and South Dakota, Nebraska, and Minnesota. They ranked farms from most regenerative to most conventional based on whether farmers tilled, planted cover crops, used insecticides or other pesticides, and let cattle graze off cover crops and crop stubble. They then divided them into two groups of fields: regenerative fields that were not tilled, received no insecticides, and included livestock grazing; and conventional fields that were tilled at least annually, regularly received insecticides, and had bare soil in between cash crops.

For each field, LaCanne and Lundgren measured the amount of organic matter in the soil, pest insect populations, corn yield, expenses, and profit. What they found directly contradicts key tenets of conventional agriculture. They found that pest insects (such as corn rootworms, European corn borers, Western bean cutworm, other caterpillars, and aphids) were 10 times as abundant on conventional farms that used insecticides than on farms that relied on regenerative, pest-resilient cropping systems with no insecticides. The lower pest abundance in regenerative fields was likely due to competition from greater insect diversity, and because insecticide use kills predatory insects (like ladybugs) capable of keeping pests in check. This becomes a problem because pest populations rebound before their predators.

The soil is the historical root of American prosperity, the foundation of our country. LaCanne and Lundgren also found that regenerative corn fields were almost twice as profitable as conventionally managed corn fields due to lower seed and fertilizer costs, a price premium if the crops are organic, and the added value of cover crop grazing for meat production on the regenerative fields. The profitability was unrelated to grain yield, but positively correlated with soil organic matter. In other words, restoring soil paved the way to restoring farm profitability. A profitable farm was less about how much the farmer grew and more about how they treated their soil.

Other studies have also found higher economic returns from adding cover crops to no-till systems in order to improve soil health. One example comes from a four-year study of the economic impacts of cover crops conducted by the National Association of Conservation Districts and Datu Research on a farm in northwestern Missouri. Over the course of the study, cover crops averaged a positive return of $16 per acre among all fields, and reached up to $100 an acre in some places. The cost of cover crop seeds and planting was more than offset by lowering fertilizer costs by up to $50 per acre, increasing corn yields from 120 bushels to 153 bushels per acre, and raising soybean yields from 38 bushels to 52 bushels per acre.

Such results are not an anomaly. In 2019, the USDA’s Sustainable Agriculture Research and Education (SARE) program released a report on cover crop economics based on data from several hundred farms that concluded cover crops generally provide a positive return within three years and that profit margins continued to grow for at least seven years. Corn and soybean yields were consistently higher in cover cropped fields, especially in drought years. Such examples show that spending less to grow more is a winning combination for farmers.

Whether on large commodity crop operations or on small boutique farmsteads supplying farmers markets and restaurants, the key to a more profitable farm lay in the health of the soil. And we need more small farms near cities to provide fresh foods and vegetables, much as we need regenerative grain and dairy and grazing farther afield. Bringing life back to the soil can help farm profitability across America’s rural landscapes. It’s time to reverse and revise the “get big or get out” mentality to “get small and get back in.” Restoring the soil on smaller, more profitable farms holds the key to restoring rural communities.

The soil is the historical root of American prosperity, the foundation of our country. But since the American Revolution, our nation’s soils have lost half their organic matter—half their natural fertility. Policies that promote efforts to rebuild healthy soils offer fertile ground to help restore prosperity to family farms and farming communities. Reinvesting in our soils is a natural infrastructure program, a sound investment in the foundation and future of America. This would not only put a lot of carbon in the ground, it would reduce the environmental damage from agrochemical use and help bring life back to the land and rural communities. Having more people on the land isn’t the problem, it’s the solution.

Reposted with permission from Common Dreams

El Manzano: Pioneros en un Océano De Pinos

BIO BIO, Chile – Es casi inquietante la forma en que la historia de la comunidad de El Manzano ha reflejado la historia de Chile. En un país habitado en gran parte por los descendientes de inmigrantes europeos de principios del siglo XX, El Manzano ocupa 120 hectáreas de un rancho en la región del Bío Bío de Chile. La tierra fue comprada en 1930 por un inglés, bisabuelo de la cofundadora y codirectora de Manzano, Javiera Carrión.

Como gran parte de Chile, la tierra de El Manzano fue dividida, vendida a grandes compañías madereras, deforestada y luego reemplazada con pinos, lo cual empobreció el suelo. La tierra fue nuevamente dividida a principios de la década de 1970, bajo una iniciativa de reforma agraria a nivel nacional implementada bajo el presidente socialista Salvador Allende.

Ahora, El Manzano está a la vanguardia de una creciente ola chilena de granjas orgánicas y centros educativos para la regeneración eco-social.

“Hace diez o 12 años había muy pocos de nosotros haciendo esto,” dice Carrión. “Hemos sido pioneros, innovadores. Nuestra estrategia principal para sobrevivir en un contexto adverso para la regeneración ha sido hacer alianzas con socios internacionales: Gaia University, Gaia Education, GEN, CASA, Regrarians y recientemente Regeneration International. Y hemos estado activos ofreciendo capacitaciones para nuestro equipo y una red más amplia. ”

Según Carrión, cuando El Manzano se formó en el 2000, no había otras comunidades intencionales de agricultura orgánica en Chile. Pero ahora están empezando a brotar.

“Ha sido increíble este año”, dijo Carrión por teléfono desde El Manzano. “La gente nos ha estado invitando a todas partes todo el tiempo. Antes, teníamos que llegar fuera de Chile para encontrar personas de ideas afines y aprender. Ahora está explotando por todas partes. Hay personas que están transformando sus vidas con lo que hacemos aquí. Nuestras ofertas educativas son muy transformadoras y conducen a la acción “.

Carrión cree que la COP25 de diciembre en Santiago, a 500 kilómetros al norte de Bío Bío, está estimulando el interés en la agricultura regenerativa, y espera que haga aún más para estimular a más de sus compatriotas a iniciar comunidades como El Manzano.

Bajo su misión de organizar el aprendizaje para la regeneración eco-social y catalizar el cambio, El Manzano ha estado ejecutando una incubadora de proyectos regenerativos en Chile y en otras partes de América Latina. La incubadora de 2019 fue financiada por el Ministerio de Economía de Chile para crear un centro regenerativo en Bío Bío.

El Manzano está haciendo todo lo posible para apoyar la COP25, pero la fecha de diciembre cae justo en el medio de la temporada de cultivo de la comunidad en el hemisferio sur, que va de agosto a abril. Aún así, la comunidad espera enviar tres miembros a la COP y apoyará los eventos y asambleas de Regeneration International en la COP.

El Manzano es una comunidad integral de aproximadamente 80 personas, que tiene viviendas, construcción de viviendas, una escuela primaria de un maestro y un centro educativo que enseña permacultura, agricultura orgánica, diseño de ecoaldeas, meditación y yoga, entre otras cosas. Según Carrión, El Manzano es autosuficiente a nivel financiero y se sustenta a través de tres negocios: educación y diseño para la regeneración, tala y molienda de árboles, y agricultura orgánica. Sus cultivos incluyen trigo, centeno, arándanos, trigo sarraceno y quinoa, un grano que se ha cultivado en América del Sur durante milenios.

Pero El Manzano es más que solo mantenerse a sí mismo. Se trata de crear un futuro viable para las próximas generaciones, dentro y fuera de la comunidad. Al igual que muchas áreas rurales en Chile y en toda América Latina, la región alrededor de El Manzano ha perdido gran parte de su generación más joven debido al atractivo de las ciudades con más oportunidades económicas.

“Brindamos servicios básicos para que nuestros jóvenes puedan quedarse aquí y ganarse la vida”, me dijo Carrión. “Este es un proyecto intergeneracional. Queremos crear una pequeña ciudad increíble en un océano de pinos. ” Pero Carrión dice que se necesitará más que solo su pequeña comunidad para proteger y preservar lo que tienen. Un desafío que enfrenta la comunidad es el peligro de incendios forestales.

Al reflejar el pensamiento de los activistas de la agricultura regenerativa en todo el mundo, Carrión dice que El Manzano no puede hacerlo solo. “Podemos hacer lo que queramos con nuestra propiedad, pero necesitamos trabajar con otros para proteger y regenerar toda nuestra área. Necesitamos crear una respuesta regional.”

Hasta ahora, eso parece estar yendo bien, y parece que El Manzano se está adelantando a la historia que ha hecho tanto para dar forma a la comunidad que se está construyendo en los bosques de pinos del centro de Chile.

Lawrence Reichard es periodista independiente. Para mantenerse al día con las noticias y eventos, suscríbase aquí para recibir el boletín Regeneration International.

En suelo dorado: Regeneration International se asocia con el proyecto de Myanmar Golden Ground para ayudar a los agricultores a cultivar sin químicos

ESTADO DE SHAN, Myanmar – En 2018, fui a Myanmar después que me asignaran una tarea de relaciones públicas para documentar un proyecto de prueba de un prototipo de dron que dispara vainas de semillas de manglar. Poco sabía entonces que esta tarea me llevaría a descubrir historias desgarradoras de agricultores expuestos diariamente, sin ropa protectora, a productos químicos no regulados altamente tóxicos, una tendencia que se está documentando en toda Asia, particularmente en los países limítrofes de China, donde la mayoría de estos productos químicos se originan.

 

La historia comenzó mientras trabajaba en la campaña de comunicación de mi tarea asignada en la oficina de mi compañero en Yangon, Myanmar. Allí tomé un libro titulado “Manual de agricultores orgánicos”. Escrito en birmano, este manual de agricultores está lleno de fotos e incluso dibujos que explican cómo evitar los riesgos de la agricultura convencional mediante el uso de insumos gratuitos y fácilmente disponibles que se encuentran en materiales orgánicos, cómo implementar diferentes técnicas de compostaje y cómo diseñar combinaciones de cultivos.

El “Manual de agricultores orgánicos” de Myanmar ha publicado cinco ediciones y vendió 5,000 copias a través de Golden Ground, uno de los pocos centros de capacitación orgánica del país. Golden Ground, fundada en 2014, está dirigida por Hlay Myint, quien escribió y publicó la guía completa.

Mientras hojeaba las páginas con ávido interés, una voz desde la parte de atrás de la oficina dijo: “Es a causa de estos químicos peligrosos”.

La voz pertenecía a una mujer local que trabajaba para la ONG involucrada en el proyecto de drones.

“¿Qué productos químicos peligrosos?”, le pregunté.

“Vienen de Tailandia, creo”.

“Entonces, ¿hay agricultores que ahora se están convirtiendo en orgánicos debido a los riesgos para la salud?”, pregunté.

Sí, ella dijo.

“¿Le gustaría que le presentaran al Sr. Hla Myint, el fundador de Golden Ground?”, preguntó.

“Sí”, le dije, “estaría muy interesado en conocerlo”.

“Él estará aquí mañana”, dijo la mujer. “Apoyamos su centro de capacitación hace un tiempo”.

 

Al día siguiente, un humilde caballero llegó vestido con un Loungyi, un vestido tradicional masculino de Myanmar, y masticando nuez de betel, una especie de nuez de palma que muchas personas consumen como el tabaco de mascar en algunas partes de Asia.

Me presenté como miembro de Regeneration International y la Asociación de Consumidores Orgánicos y expresé mi interés en su trabajo ayudando a los agricultores.

Parecía tener prisa, en una visita rápida para recoger algunos papeles. Sí, debes venir, dijo. Me dio su número de teléfono. “Debo irme ahora o perderé mi autobús para ir al estado de Taunggyi Shan, donde está Golden Ground”.

“Antes de que te vayas”, le dije, “escuché que estás ayudando a los agricultores a alejarse de los agroquímicos tóxicos”. Se rió. “Sí”, dijo, “¡cientos! ¡En diez pueblos ya!”.

“Debes venir, debes venir”, dijo, mientras avanzaba rápidamente para tomar su autobús de 10 horas.

Yo estaba intrigado. Mis instintos me instaban a conocer a las personas en las 10 aldeas y crear reportes de prensa sobre los agricultores que se alejan de las prácticas nocivas en una región remota de la que la mayoría del mundo nunca escucha.

El estado de Shan es conocido por ser una zona de conflicto y es la región productora de opio y metanfetamina más grande del mundo. El tipo de lugar que invalida la cobertura del seguro, pensé. Pero afortunadamente esas historias solo suceden en los territorios del norte, bastante lejos de Golden Ground. La mayor parte del estado de Shan representa un granero para el país, con hectáreas y hectáreas de tierras agrícolas que producen, entre otras cosas, maíz, café, té, legumbres, jengibre y viñedos. Sí, tienen buen vino.

Entonces, decidí visitar el estado de Shan y reunirme con el Sr. Hla Myint. Pero no estaba solo: mi compañero birmano, Hsu Zin, estaba conmigo. Conocí a Hsu en Yangon, gracias a un hilo de redes sociales sobre mi trabajo. Hsu coordinaba el programa de empresas sociales del Consejo Británico para Myanmar y había vivido y estudiado en Londres. Naturalmente, habíamos hecho clic, convirtiéndonos en mejores amigos y luego, poco después, para mi gran fortuna, socios. Habíamos descubierto una pasión común por la educación, la agricultura orgánica y muchas otras cosas.

Hsu estaba encantada cuando le pregunté si estaría interesada en visitar Golden Ground y ayudar a traducir las discusiones con los miembros de la comunidad rural.

Así que ambos nos dirigimos a Shan State para encontrarnos con Hla Myint y visitar el centro de capacitación Golden Ground.

Fuimos recibidos primero en el centro de capacitación por uno de los colegas de Hla Myint, quien nos llevó a conocer a Hla Myint en uno de sus campos de papa, legumbres y jengibre.

Hla Myint es un hombre ocupado. Enseña cursos de una semana a docenas de agricultores y también proporciona seguimiento en las tierras de sus aprendices recién calificados, para garantizar que sus períodos de transición se realicen sin problemas. Así que no perdimos el tiempo. Le preguntamos si podíamos entrevistarlo sobre lo que hace y por qué.

“Los agricultores aquí son engañados”, dijo Hla Myint. “Primero se les promete alta productividad, pero en cambio se enferman y se endeudan. Estamos a pocas millas de China, donde los productos químicos no regulados que son muy perjudiciales para la salud de los agricultores se introducen de contrabando a través de la frontera con China. Hemos visto cánceres, abortos espontáneos y malformaciones de nacimiento en niños, todos los cuales se cree que fueron causados ​​por el uso de productos químicos no regulados ”.

Muchos agricultores compran estos productos porque son 10 veces más baratos que los químicos regulados por el gobierno de Myanmar. Y los agricultores no siguen ninguna de las instrucciones de dosificación. Incluso hemos visto a personas usar sus brazos desnudos para mezclar cócteles peligrosos de herbicidas y pesticidas altamente tóxicos. Por lo tanto, promovemos prácticas de agricultura orgánica para ayudar a cambiar algunas de estas prácticas.

¿Podemos conocer a algunos de los agricultores con los que trabaja?, le pregunté.

Hla hizo algunas llamadas telefónicas y en pocos minutos dijo que sí, hay un pueblo cercano donde podemos conocer a personas que han sufrido los efectos de estos venenos.

Mientras nos dirigíamos del campo de papas al vehículo de Hla, Hla notó algunos contenedores vacíos que habían sido arrojados cerca de su tierra. Su rostro se puso triste y confundido. “Mira esto”, dijo. “Aquí hay dos botellas de plástico con etiquetas marcadas en tailandés y chino. Esto es con lo que estamos lidiando. Está en todas partes. Me preocupa mucho que nuestros campos se hayan contaminado sin que lo sepamos.”

Cuando llegamos al pueblo fuimos recibidos por una familia de campesinos. Nos invitaron a tomar el té en su casa, una humilde casa de madera sin ventanas, sin muebles y con solo unos pocos cuadros en las paredes.

La familia se ofreció amablemente a cocinar arroz para todos, una forma de hospitalidad que fue directa al corazón. Habiendo viajado a muchos lugares remotos, no puedo evitar notar cómo los corazones más grandes y la hospitalidad incondicional siempre se encuentran con las personas más pobres. Siempre compartirán lo poco que tienen (té, arroz, su pedazo de carne único para ese día especial de la semana) y nunca pedirán nada a cambio. Es un placer dar la bienvenida a un extraño, especialmente si los visitantes han viajado lejos para honrarlos con su presencia.

Aquí nos encontramos con Ma Mya, una campesina de 35 años que había estado trabajando desde los 11 años. Su sonrisa era generosa. Nos hizo sentir como en casa. Nos sentamos y ella habló de su profunda experiencia como agricultor. Nunca solíamos usar productos químicos, dijo, pero un día fuimos empleados por terratenientes ricos y nos dijeron que los usáramos. Al instante me sentí enferma al usarlos. Afectaron mi visión y me desorienté mucho. No podía hacer la diferencia entre hombres y mujeres.

Luego entrevistamos a Maung Hla, su hermano. Las sustancias químicas lo enfermaron durante tres meses. “Al principio trabajaba normalmente”, dijo Maung, “pero con el tiempo comencé a sentirme mareado hasta que experimenté una parálisis parcial y no pude trabajar”.

Ma May y Maung Hla nos llevaron a conocer a su capacitadora de agricultores en una aldea vecina que estaba trabajando con su equipo en una gran plantación de pulso. Estaban ocupados cosechando, pero ella accedió a hablar con nosotros.

“Los productos químicos hacen que el suelo sea duro y degradado”, dijo. “En la época de mi padre, nunca necesitábamos usar productos químicos. El día que comenzamos (a usar los químicos), el trabajo se volvió costoso y, cuando se aplican, estos químicos nos queman los ojos y la piel ”.

No queriendo quitarle el precioso tiempo de cosecha de los agricultores, les agradecimos por hablar con nosotros y seguimos con Hla Myint. “Quiero llevarte a nuestras oficinas y conocer a nuestro equipo”, dijo.

Su equipo de oficina eran todos jóvenes y dinámicos defensores de las prácticas orgánicas. Nos dieron una presentación completa de sus actividades en el centro de entrenamiento Golden Ground y las 10 aldeas. Luego preguntaron sobre la agricultura regenerativa. “Queremos aprender más. ¡Estamos listos para capacitar a muchos más agricultores! ”

Luego les di algunos ejemplos de prácticas de agricultura regenerativa que les serían útiles, como las de los biorreactores de David Johnson y Main Street Project. Preguntaron si Regeneration International podría organizar un taller aquí algún día. Eso era posible, dije.

De vuelta en Yangon, llamé por teléfono a Andre Leu, director internacional de Regeneration International. Andre tiene una historia de amor con el estado de Shan, ya que estuvo allí en 1976 con Julia, su esposa. Se conocieron en el norte de Tailandia en 1976 y emprendieron una aventura para descubrir variedades locales de frutas en el estado de Shan. Andre y Julia luego continuaron un viaje de por vida y desarrollaron una próspera granja y negocio de frutas tropicales orgánicas en Australia.

Andre estaba muy entusiasmado cuando le conté toda la historia. Me encantaría volver al estado de Shan y conocer a los agricultores allí, dijo. Después de unos meses de coordinación, Andre, Julia, Hsu Zin y yo volvimos al centro de capacitación Golden Ground. Golden Ground movilizó a cientos de agricultores para asistir a un taller dirigido por Andre, y el Ministerio de Agricultura, Ganadería e Irrigación también asistió con docenas de estudiantes y algunos de sus mejores agrónomos.

Andre impartió un taller de un día sobre el manejo regenerativo de plagas y malezas, y produjimos este breve video para Trails of Regeneration (Caminos de regeneración):

Pronto habrá más información sobre esta historia, junto con un lanzamiento en video de todo el taller de Golden Ground y Regeneration International sobre control regenerativo de plagas y malezas.

 

Oliver Gardiner es el productor y coordinador de medios de Regeneration International para Asia y Europa. Para mantenerse al día con las noticias de Regeneration International, suscríbase a nuestro boletín.

 

Los líderes en la Cumbre de Gobiernos Locales Asiáticos para la Agricultura Orgánica resaltan el progreso e identifican necesidades futuras

GOESAN, COREA DEL SUR – Exuberantes montañas verdes, valles cultivados, altos estándares de agricultura orgánica, desarrollos de viviendas de alta tecnología energéticamente eficientes, energías renovables descentralizadas, ciclovías con techo solar, políticas alimentarias sin desperdicio y estrictos esquemas de gestión de residuos de circuito cerrado.

Este es el condado de Goesan, en Corea del Sur, hogar de Hansalim, una de las cooperativas de agricultura orgánica más grandes del mundo.

Hansalim alimenta a 1,6 millones de personas y emplea a más de cinco mil agricultores. Hansalim, un centro orgánico multimillonario gestionado en su totalidad por mujeres, es una empresa social muy activa que ha inspirado el movimiento orgánico en todo el mundo.

Es aquí donde Regeneration International participó en la 5ta Cumbre de los Gobiernos Locales Asiáticos para la Agricultura Orgánica +4 (continentes), la primera cumbre intercontinental sobre política orgánica, organizada en septiembre por la Federación Internacional de Movimientos Agrícolas Orgánicos (IFOAM) Asia.

La cumbre atrajo a más de 200 formuladores de políticas locales, regionales y nacionales de los cinco continentes que se esfuerzan por abordar múltiples crisis en los sistemas de producción de alimentos de hoy en día, como el uso generalizado de tóxicos y sus impactos en la salud pública.

La escena fue puesta en escena por Su Excelencia, Lee Cha Yong, alcalde del condado de Goesan, presidente de los Gobiernos Locales Asiáticos para la Agricultura Orgánica (ALGOA) y Louise Luttikholt, directora ejecutiva de IFOAM, quien dijo a la Cumbre: “Estamos ante cambios tan grandes que ni siquiera podemos imaginar lo que nos depara el futuro”.

El vicepresidente saliente de IFOAM, Frank Eyhorn, habló en la Cumbre sobre “las políticas coherentes que impulsan la sostenibilidad en la agricultura”.

Eyhorn enfatizó la importancia de las políticas agrícolas y cómo pueden hacer una de dos cosas: perpetuar prácticas y sistemas insostenibles, o apoyar la construcción de sostenibilidad.

Eyhorn recomendó centrarse en las políticas que mejoran los sistemas convencionales elevando el listón de lo que es aceptable, en otras palabras, elevando el estándar mínimo.

Andre Leu, director internacional de Regeneration International, embajador de IFOAM-ALGOA y ex presidente de IFOAM Organic International, se dirigió a la cumbre sobre por qué se necesita urgentemente un cambio de política.

Andre habló de la cruda realidad: detener las emisiones no será suficiente para prevenir un cambio climático catastrófico. Recordó a la audiencia de todas las ciudades importantes del mundo que se verán afectadas por el aumento del nivel del mar: Nueva York, Pequín, Lagos, Kolkata, Londres, Bangkok y muchas otras megaciudades. Esto podría, dijo Andre, causar migraciones forzadas en masa de proporciones inimaginables que resultarían en una ruptura total del estado de derecho.

Andre dijo que necesitamos extraer y capturar carbono rápidamente. ¿Cómo? Mediante la implementación de prácticas agrícolas orgánicas regenerativas, que tienen el potencial de extraer suficiente CO2 para prevenir el cambio climático severo.

Andre concluyó que se necesita con urgencia un cambio de política para apoyar una transición generalizada a los sistemas regenerativos, de modo que no solo detengamos el cambio climático, sino que lo revertamos.

Andre pronunció un segundo discurso de apertura en el que explicó que para implementar políticas dirigidas al desarrollo regenerativo, los consumidores deben estar totalmente a bordo y deben exigir una acción política que amplíe las prácticas de agricultura regenerativa que restauren el medio ambiente.

Andre dijo que la investigación de etiquetado de productos muestra que la mayor atracción para los consumidores es la salud. Es la salud lo que impulsa al 95% de los consumidores a invertir en la compra de productos orgánicos. Y esto nos lleva a la necesidad de centrarnos en comunicar mejor los impactos en la salud de los agroquímicos sintéticos, los aditivos alimentarios y los organismos genéticamente modificados (OGM).

Andre pasó a hacer una serie de puntos, que incluyen:

  • No hemos encontrado evidencia científica que demuestre que haya un nivel seguro de uso de pesticidas.
  • Los organismos reguladores hacen pruebas en los ingredientes principales de los agroquímicos, pero nunca las realizan en los aditivos petroquímicos que hacen que los agroquímicos sean más eficientes y más tóxicos.
  • Estudios independientes han demostrado que estos aditivos son cientos de veces más tóxicos que los ingredientes activos originales de los químicos. Así es como la gran industria agrícola se sale con la suya y sigue con el uso de estos agroquímicos.
  • La Organización Mundial de la Salud ha declarado una epidemia mundial en enfermedades no transmisibles como el cáncer, la diabetes, las enfermedades cardíacas y las enfermedades respiratorias crónicas, que se han convertido en las principales causas de mortalidad en humanos. Y el aumento en estas enfermedades es paralelo al aumento en el uso de pesticidas.
  • Estudios independientes han demostrado que la exposición de por vida al herbicida Roundup causa tumores, trastornos de la memoria, daño renal, daño hepático y disfunciones hormonales en ratas.
  • No hay evidencia alguna de ningún nivel seguro de exposición a pesticidas en niños. Las pruebas externas en ratas jóvenes muestran que son vulnerables a las cantidades más pequeñas de exposición. En los Estados Unidos, los bebés nacen con hasta 232 químicos en su cordón placentario. “Nuestros niños están siendo envenenados incluso antes de nacer. Para mí esto es un crimen”, dijo Andre. “El daño infligido por los pesticidas se transmite de generación en generación y todos están preocupados”.

Para apoyar estas declaraciones, Nakhyun Choi, director del Departamento de Agricultura Ecológica del Ministerio de Agricultura de Corea del Sur, hizo una presentación que reconoció la acumulación de agroquímicos nocivos en el cuerpo humano y cómo los bebés que amamantan son particularmente vulnerables, ya que estos venenos salen del cuerpo de las mujeres a través de la leche materna.

En una entrevista después de su presentación, Choi dijo que sabemos sobre el bioenriquecimiento del cuerpo, lo que entra queda. Por lo tanto, al comer alimentos provenientes de métodos de cultivo convencionales, todos tenemos una acumulación de productos químicos nocivos en nuestros cuerpos. La acumulación de agroquímicos tóxicos puede causar infertilidad, cáncer y depresión, agregó Choi.

Choi dijo que la investigación en Corea ha demostrado que los agricultores que practican la agricultura convencional con pesticidas tienen 2,4 veces más probabilidades de tener demencia que los agricultores que practican la agricultura ecológica. Todo lo que comemos en nuestras vidas se acumula en nuestros sistemas, dijo Choi, y es importante proteger a los consumidores.

Choi pasó a hacer una serie de otros puntos, que incluyen:

  • Mientras más alimentos contaminados comas, más se acumularán con el potencial de crear serios problemas de salud.
  • La infertilidad y la demencia están aumentando en Corea y representan problemas serios para una sociedad coreana que envejece.
  • Para resolver algunos de estos problemas, es importante promover una agricultura ecológica generalizada y una gestión racional de los recursos naturales como el suelo y el agua, y aumentar la biodiversidad y la captura de carbono.
  • En Corea, solo el 4,9% de la agricultura es ecológica y este es un gran problema. La mayor demanda de productos orgánicos proviene de las comidas escolares, pero necesitamos que esto se generalice.
  • El mercado ecológico en Corea del Sur tiene un valor aproximado de 1,1 mil millones de dólares americanos, pero esto podría aumentar significativamente con las medidas políticas adecuadas.
  • Corea del Sur ofrece paquetes de alimentos saludables para mujeres embarazadas y actualmente está trabajando arduamente para proteger a todos los ciudadanos y las generaciones futuras.
  • Se necesitan estrategias y políticas agrícolas ecológicas que se implementarán en Corea.

Esta cumbre histórica de líderes locales también dio una visión del mundo sobre algunas políticas innovadoras que se están desarrollando actualmente a nivel regional en los países en vías de desarrollo donde la llamada Revolución Verde ha causado estragos en el suelo y el bienestar de los agricultores durante décadas.

El progreso en la región del Mekong de Vietnam incluye:

  • En 2019, Vietnam promulgó su primera ley de agricultura orgánica, que cuenta con el apoyo de un sindicato de agricultores de 10 millones de miembros.
  • El vecino Laos está trabajando con la Organización de Agricultura y Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) para desarrollar programas regionales de conversión agroecológica para pequeños agricultores, y Camboya se ha convertido en un ejemplo líder en Asia para ampliar las políticas agroecológicas y las prácticas agrícolas.
  • Pierre Ferrand, Oficial de Agroecología de la FAO para Asia Pacífico, dijo que la FAO está desarrollando un marco analítico, una herramienta para evaluar el desempeño multidimensional de la agroecología a nivel de granja en la región del Mekong que puede usarse para dar forma a futuras políticas locales, regionales y nacionales.

Sobre el progreso en África:

  • David Amudavi, miembro de la junta mundial de IFOAM, explicó el trabajo de BIOVISION Africa Trust, del cual es director. BIOVISION Africa Trust es una rama de la organización suiza BIOVISION, cuyo padre fundador es el conocido Dr. Hans Herren, quien también es co-fundador de Regeneration International.
  • Recientemente, Biovision Africa Trust, en asociación con Regeneration International, organizó la primera conferencia de Agroecología para África en Nairobi, Kenia. La conferencia fue un gran éxito, con más de 400 participantes de todo el mundo.
  • Los centros de innovación verde que Biovision Africa Trust ha establecido con el apoyo de GIZ Alemania, una agencia alemana de ayuda al desarrollo, han dado nueva vida a la extensión agrícola en África. Uno de los grandes éxitos en 2019 fue que Uganda se convirtió en el primer país de África con una política de agricultura orgánica, un gran paso para África, y muestra lo que es posible.

En una entrevista, Amudavi señaló que las políticas son muy necesarias en África para proteger la salud humana, animal y ambiental. Explicó que la mayoría de los suelos en África están muriendo debido a los efectos combinados de la agricultura químicamente intensiva y la emergencia climática.

Amudavi espera que Kenia, su tierra natal, sea el próximo país africano en presentar una política orgánica. Un proyecto de política sobre productos orgánicos está actualmente pendiente de aprobación por el Parlamento.

 

Otros esfuerzos en África se están realizando a través de la Iniciativa de Agricultura Orgánica Ecológica, que fue creada por jefes de estado africanos para recopilar conocimientos de organizaciones internacionales sobre la mejora de los sistemas agrícolas.

La Red Internacional de Eco-Regiones (INNER) también participó en la cumbre de IFOAM. Dirigido por Salvatore Basile, INNER trabaja con regiones de toda Europa donde los agricultores, los consumidores y los gobiernos locales tienen un acuerdo sobre la gestión sostenible de sus tierras, con las prácticas agrícolas agroecológicas orgánicas en el centro de sus decisiones. Esto incluye 49 regiones en Italia, 14 en Portugal y muchas más en Francia, Túnez, Alemania, Eslovenia y otros países.

Uno de los aspectos más destacados de la cumbre de IFOAM fue la Liga de Municipios, Ciudades y Provincias de Agricultura Orgánica de Filipinas (LOAMCP). LOAMCP representa cerca de 200 gobiernos locales y se está expandiendo rápidamente. LOAMCP fue una fuerza impulsora en la creación de ALGOA. Regeneration International está trabajando actualmente con LOAMCP para asesorar a la organización sobre la estrategia climática y la educación en torno a la agricultura regenerativa, y para promover las iniciativas de LOAMCP en todo el mundo. Para el año 2022, LOAMCP espera certificar 1.2 millones de hectáreas de agricultura orgánica.

 

Oliver Gardiner es productor y coordinador de medios de Regeneration International para Asia y Europa. (Con agradecimiento a la cooperación de IFOAM Asia). Para mantenerse al día con las noticias de Regeneration International, suscríbase a nuestro boletín.